Ver Categorías
+

Tag Archive | "Glaucoma"

La mitad de pacientes con glaucoma desconoce su enfermedad


El glaucoma es una enfermedad de la vista cuya progresión se puede ralentizar con el tratamiento adecuado, aunque la falta de prevención hace que la mitad de estos afectados no sepa que la padece hasta que ha perdido gran parte del campo visual.

Así lo ha asegurado el Grupo Federópticos, lamentando que sólo el 22 por ciento de las visitas que se realizan a la óptica esté relacionada con una revisión general de la salud visual.

La importancia de la detección temprana

“Una detección temprana de este tipo de patologías resulta imprescindible para evitar la pérdida visual, y un análisis clínico bien realizado, puede llevar a la detección de un trastorno visual aún antes del examen ocular”, ha explicado Xavier Vivas, presidente del Instituto Federópticos.

La utilidad de las revisiones abarca más allá de la detección de la miopía, hipermetropía, astigmatismo y presbícia. A partir de los 55 años, las personas se muestran más propensas a sufrir una serie de problemas de visión asociados al paso de los años, como son las cataratas, la degeneración macular asociada a la edad (DMAE), la retinopatía diabética, el desprendimiento de retina o el glaucoma.

Método a prueba

El Instituto Federópticos ha desarrollado un sistema denominado ‘Método If’ para la detección de posibles anomalías de riesgo, que está ayudando a elevar los estándares de la salud visual de la población.

En este contexto, Vivas destaca que “las pruebas tradicionales podrían pasar por alto hasta un 70 por ciento de las afecciones. De este modo, es aconsejable que al menos cada dos años, nos realicemos un estudio optométrico completo capaz de detectar el 100% de las anomalías visuales”.

Se trata de un proceso que debe recoger datos subjetivos del paciente, a los que se añaden datos objetivos obtenidos mediante técnicas de observación, exámenes y pruebas específicas.

Fuente: Europapress.es

Posted in Degeneración Macular, Glaucoma, Oftalmología, Salud VisualComments (0)

Abuso en uso de gotas oculares genera daños


Evitar la automedicación es algo que está a tu alcance. A diario convivimos con factores ambientales que nos hacen enrojecer nuestros ojos o también podemos ser más sensibles y presentar ese rojo antiestético constantemente y con facilidad.

La solución no es aplicarse gotas. Esta es una solución parche, que te hace dependiente de su uso, donde luego rebotas y vuelves a tener el efecto que habías eliminado. Si haz escuchado que todo en exceso es malo. Es precisamente lo que ocurre en el caso de las gotas artificiales o blanqueadoras.

Ten en cuenta que existen gotas con preservantes, que generan reacciones alérgicas y que si bien, te calman, después viene el ataque nuevamente.

Es mejor evitar daños y problemas , ya que el problema sencillo que puedes tener, con una automedicación irresponsable y descontrolada, puede generarte nuevos problemas en tus ojos.

Existe lo que se llama el efecto rebote. Cuando pretendes ocultar el rojo del ojo, sueles hacer uso de gotas y estas contienen nafazolina. La cura a tu problema resulta eficiente pero si lo haces más de dos veces al día y sigues constantemente, no te extrañes si tus venas se ponen rojas, porque estarías ante la presencia de una vasoconstricción: Sensación de ardor, venas inflamadas y como consecuencia, persistencia del color rojo.

Esto es importante ya que la mayoría de las personas desconocen que las gotas contienen análogos de esteroides que son en otras palabras, desinflamatorios como la dexametasona, lo que puede ocasionar glaucoma.

Además si estás embarazada, eres alérgico, estás consumiendo medicamentos o estás en estados delicados de salud, debes tener aún más ojo para cuidar de tu visión.

 

Posted in Datos, Enfermedades, Glaucoma, Salud VisualComments (0)

7 consejos para mantener sus ojos sanos


Existen diversos cuidados que usted puede llevar a cabo para conservar sus ojos sanos. A continuación, te presentamos algunos consejos para mantener tus ojos en óptimas condiciones:

  • Un examen completo de los ojos con dilatación de las pupilas. Usted puede pensar que su visión está bien o que sus ojos están sanos, pero la única manera de estar seguro es visitando a su oculista para un examen de los ojos. Muchas enfermedades comunes como el glaucoma, la enfermedad diabética del ojo y la degeneración macular relacionada con la edad, en ocasiones no presentan signos de aviso.
  • Conoce el historial familiar de salud ocular. Habla con los miembros de tu familia sobre su historial de salud. Es importante saber si alguien ha sido diagnosticado con una enfermedad o condición ya que muchas son hereditarias. Esto le puede ayudar a determinar si tienes mayor riesgo de desarrollar una enfermedad o condición en los ojos.
  • Come correctamente para proteger su vista. Seguramente has escuchado que las zanahorias son buenas para tus ojos y seguir una dieta rica en frutas y vegetales, particularmente espinacas y la col. Las investigaciones también han demostrado que hay beneficios para la salud de los ojos al comer pescados como el salmón.
  • Manten un peso saludable. Estar en sobrepeso u obeso aumenta su riesgo de desarrollar diabetes y otras condiciones sistémicas, que pueden llevar a una pérdida de visión, como la enfermedad diabética del ojo o el glaucoma.
  • Deja de fumar. Fumar es negativo para sus ojos y también para el resto de su cuerpo. Las investigaciones han relacionado fumar con un aumento en el riesgo de desarrollar degeneración macular, catarata y daño en el nervio óptico. Todos estos pueden causar ceguera.
  • Descansa tus ojos. Si pasas mucho tiempo en el computador o fijando la vista en un elemento, parpadeas con menor frecuencia se pueden cansar. Intenta emplear la regla 20-20-20: Cada 20 minutos, mira a 20 pies de distancia, por 20 segundos. Esto puede ayuda a reducir la fatiga en tus ojos.

Posted in Degeneración Macular, Enfermedades, Glaucoma, Lentes, Oftalmología, Retina, Salud VisualComments (0)

El 90% de los casos de ceguera por glaucoma pueden evitarse


La detección temprana podría evitar el 90% de los casos de ceguera generados por el glaucoma, según información entregada por la Asociación de Glaucoma para Afectados y Familiares (AGAF) de España. La Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que esta condición afecta a más de 60 millones de personas en todo el planeta, siendo una de las principales causas de ceguera.

Al ser una afección asintomática, hace que más de la mitad de quienes la sufren no esté conscientes de la situación.

La mayor incidencia del glaucoma surge desde los 40 años de edad, incidiendo a un 2,1 de personas entre los 50 y 59 años; a un 2,3% entre 60 y 69; y a un 3,5% en los mayores de 70.

El glaucoma es una enfermedad neurodegenerativa, que se caracteriza por el daño en el nervio óptico debido a una intolerancia a la presión intraocular, la que puede estar incrementada o, inclusive, estar en niveles normales.

El desgaste progresivo de las fibras del nervio óptico deriva en la pérdida del campo visual y, en los diagnósticos más severos, a la ceguera. No se puede prevenir el surgimiento del glaucoma y, ya que los síntomas aparecen en fases avanzadas, la detección suele ser tarde.

No obstante, hay un tratamiento para frenar su avance y reducir la pérdida de la vista. Por este motivo, se requiere asistir a revisiones oftalmológicas de forma frecuenta, sobre todo quienes son proclives a padecer glaucoma: pacientes con antecedentes familiares, diabéticos, personas con miopía alta y todos los individuos mayores de 50 años de edad.

Considerando que el año generado por el glaucoma no puede revertirse, mientras antes se aplique un tratamiento oportuno, habrán mejores resultados. Si bien no existe una cura, sí puede frenarse su avance a través de la disminución y control de la presión intraocular.

En el siguiente video puedes apreciar cómo el glaucoma va progresando y afectando el campo visual.

Posted in GlaucomaComments (0)

¿Qué es la “visión en túnel”


La “visión en túnel” recibe este nombre debido a la pérdida de la visión lateral, quedando útil solamente la vista central. Este problema de salud ocular puede estar vinculado con dos enfermedades: glaucoma y retinitis pigmentaria.

El glaucoma consiste en una patología que daña el nervio óptico del ojo. Este se conecta a la retina (capa de tejido sensible a la luz que cubre la zona posterior del globo ocular), y se forma por muchas fibras nerviosas, como un cable eléctrico que se compone de diversos cables. El nervio óptico manda señales desde la retina al cerebro, donde estas se interpretan como las imágenes que percibimos.

En tanto, la retinitis pigmentaria se trata de un grupo de desórdenes genéticos que inciden en la capacidad de respuesta de la retina a la luz. Esta es una patología hereditaria que provoca una pérdida lenta de la vista, empezando por una vista nocturna reducida y la pérdida de la visión lateral ya mencionada. Al paso del tiempo, esta afección deriva en ceguera. Lamentablemente, no existe una cura para la retinitis pigmentaria.

Las células de la retina, denominadas bastones y conos, mueren con esta enfermedad. En la mayor parte de variedades de retinitis pigmentaria los bastones (hallados principalmente en las áreas externas de la retina, y encargadas de la visión periférica y nocturna), son los primeros en sufrir una degneración. Cuando las células de la retina más centralmente localizadas (conos) se afectan por esta patología, hay una pérdida en la percepción del color y la vista central.

Es importante controlar la visión periódicamente con el fin de descartar posibles enfermedades. Esta medida puede prevenir daños irreversibles en nuestros ojos, incluso la ceguera.

Fuente: aao.org

 

 

Posted in Datos, Glaucoma, RetinaComments (0)

Todo sobre el cáncer de ojo: causas y tratamiento


Aun cuando es una enfermedad poco frecuente, los diversos tipos de cáncer de ojo son bastante delicados ya que se expanden rápidamente a otras áreas del cuerpo. Sin embargo, los últimos avances médicos están logrando mejores resultados en la visión con los tratamientos.

Los melanomas de la úvea consisten en los tumores visualers malignos primarios más comunes en personas caucásicas y de ojos claros. Este segmento de la población es ocho veces más propensa a sufrir este cáncer, en comparación a los morenos, y tres veces más que los asiáticos.

Esta enfermedad afecta a personas de entre 50 y 60 años, fundamentalmente a los hombres. No obstante, en Estados Unidos se han diagnosticado casos en menores de 20 años. Los antecedentes familiares y la exposición al sol prolongada también son factores que inciden en el desarrollo de la patología.

La primera etapa del melanoma uveal es asintomática. Sin embargo, cuando el tumor va creciendo, ocurre una distorsión de la pupila, visión borrosa, reducción de la agudeza visual por el desprendimiento secundario de la retina y glaucoma.

Asimismo, el cáncer de ojo puede ser mortal, ya que tiende a extenderse a órganos vitales como los pulmones o el hígado.

Tratamiento para el cáncer de ojo

Scott Oliver, académico de la Facultad de Medicina de la Universidad de Colorado, en Estados Unidos, descubrió un innovador método para tratar el cáncer de ojo, el que podría resultar beneficioso para los pacientes con esta afección.

La investigación fue publicada en la revista científica especializada “Archives of Ophtalmology”, en donde el autor del trabajo explica minuciosamente este método basado en la inyección de aceite de silicona dentro del globo ocular para cuidarlo en un 55% de la radiación nociva que se usa para el tratamiento de la enfermedad. Esto se aplica para prevenir el efecto secundario de pérdida de la visión.

Como la técnica más usada para combatir esta enfermedad es la radioterapia, Oliver afirma que a través del aceite de silicona se puede evitar la muerte de las células visuales y que no ocurra una ceguera permanente.

Posted in Enfermedades, Oftalmología, Salud VisualComments (0)

Qué es el glaucoma congénito


El glaucoma congénito aparece en el niño recién nacido y hasta los 3 años de edad. La prevalencia de este glaucoma es 0.05% de la población. La elevación de la presión se produce por una falla en el desarrollo del trabéculo. El 30% está presente al nacer, alrededor del 70% se manifiesta antes del año de edad y el 100% se ha manifestado a los 3 años de edad. Aproximadamente, dos tercios de los casos son bilaterales.

La incidencia del glaucoma congénito es de uno por cada 10.000 a 15.000 recién nacidos. Este glaucoma es sintomático: los niños presentan epífora y fotofobia producto de la distensión de las terminaciones nerviosas de la córnea por efecto de la presión ocular elevada. En tanto, la córnea puede presentar edema. El diámetro de la córnea se encuentra aumentado, debiendo ser 11.5 mm al nacer y 12 mm al año. Un exceso de 1 mm indica aumento del tamaño del globo ocular o buftalmos. Esto ocurre porque la pared ocular del niño hasta los 3 años de edad es distensible expandiéndose por efecto de la presión intraocular elevada.

El glaucoma es el primer motivo de ceguera irreversible en el mundo, estando presente en el 2% de la población mundial. Los latinos mayores de 40 años son quienes tienen más riesgos de contraer la enfermedad, según especialistas.

En este sentido, muchos oftalmólogos se centran en detectar el glaucoma, aun cuando el paciente llega por cualquier otra causa a la consulta, como ojo rojo, picazón o una visión deficiente. Cualquier persona puede sufrir esta patología, desde recién nacidos hasta individuos en edad adulta. No obstante, hay factores de riesgo, como los antecedentes hereditarios. Esta condición aumenta 10 veces las probabilidades de desarrollar la enfermedad.

Además, los mayores de 50 años de edad que tienen miopía elevada (mayor a – 6.00 dioptrias), pacientes con migraña y diabetes mellitus también son más propensos a sufrir la afección.

Específicamente, ¿qué es el glaucoma?

El glaucoma es una patología degenerativa del nervio óptico, que se caracteriza por un daño gradual del campo visual, avanzando hasta producir ceguera. El principal motivo de evolución de la enfermedad es la presión intraocular alta.

Tipos de glaucoma

Hay diferentes tipos de glaucoma, entre los que tenemos:

– Glaucoma de ángulo abierto: es el más habitual. En conjunto con el glaucoma de ángulo cerrado, se caracteriza por el incremento de la presión intraocular que aprieta las fibras del nervio óptico, derivando en un daño irreversible.

– Glaucoma congénito: aparece por causas de nacimiento, estando vinculado a otros síndromes congénitos.

– De tipo secundario: es generado por otra afección o trastorno que surge en el ojo del paciente.

Posted in Enfermedades, Glaucoma, Oftalmología, Salud VisualComments (0)

Cómo afecta la artritis a tus ojos


Si bien la artritis es fundamentalmente reconocida por ser una patología de los huesos y articulaciones, también es habitual que influya en otras zonas del organismo, sobre todo la artritis reumatoidea. De esta manera, una parte del cuerpo que puede ser afectada son los ojos.

En primer lugar, tenemos el Síndrome de Sjogren. Esta enfermedad es una patología autoinmune que genera un exceso de creación de anticuerpos en la sangre. Esto puede derivar en afecciones del tejido conectivo, como la artritis reumatoidea. Una de las zonas primordiales donde puede incidir son los ojos, produciendo que comiencen a secarse y su posterior inflamación. Si bien el tratamiento para este trastorno puede variar, habitualmente se utilizan corticosteroides.

Por su parte, la uveitis es otro inconveniente del ojo que puede suceder debido a la artritis, sobre todo en la artritis reumatoidera juvenil. Esta enfermedad consiste en la inflamación del segmento interior del ojo, incluyendo el iris, el cuerpo ciliar y el coroide del ojo.

La uveitis puede producir enrojecimiento del ojo, dolor ocular, sensibilidad a la luz y visión borrosa. Las gotas oculares son el tratamiento más común para la variante leve de la enfermedad. No obstante, en casos graves, se podría requerir una cirugía láser.

La escleritis es otra enfermedad que influye en los ojos, derivada de la artritis. Esta anomalía inflamatoria ataca la cobertura blanca del globo ocular, denominada esclerótica. La inflamación que produce la escleritis puede producir mucho dolor y, generalmente, se utilizan gotas oculares antiinglamatorias para atenuar estas manifestaciones.

Por último, tenemos al glaucoma. Frecuentemente, la artritis puede causar inflamación que interfiere en el proceso de drenaje del ojo. Esto puede desencadenar la enfermedad visual, la que produce dolor, vista borrosa y una pérdida total de la visión si no es tratada a tiempo. El glaucoma puede evitarse mejorando la inflamación de los alrededores del sistema de drenaje a través de gotas oculares con corticosteroides. Sin embargo, se debe recordar que todo medicamento será recetado por un oftalmólogo.

Posted in Glaucoma, Oftalmología, Salud VisualComments (0)

El glaucoma afecta mayormente a quienes padecen miopía


Se cree que las personas que padecen miopía pueden ser más propensas a sufrir de glaucoma, una condición que causa ceguera. Más de 2 millones de estadounidenses mayores de 40 años padecen esta enfermedad ocular, que cada vez es más costosa de tratar.

La doctora Barbara Klein, de la Universidad de Wisconsin-Madison, afirma que “una conclusión sería que las personas miopes deberían realizarse exámenes oftalmológicos habituales“.

Hay múltiples métodos de tratar esta enfermedad, entre ellas fármacos y cirugía. Sin embargo ninguno devuelve la visión. Esto es debido a que el glaucoma es un conjunto de trastornos oculares que dañan el nervio óptico generando pérdida de la vista.

Un estudio, publicado en la revista Ophthalmology, se concentró en la forma más común de la enfermedad, haciendo la relación entre la miopía y el glaucoma de “ángulo abierto”. El equipo de Nomdo Jansonius, del Centro Médico de la Universidad de Groninga, en Holanda, combinó datos de 11 estudios publicados sobre decenas de miles de pacientes.

Los autores encontraron que 9 de cada 10 personas miopes eran más propensas a desarrollar glaucoma de ángulo abierto. Además, los resultados demostraron que la miopía y el glaucoma suelen aparecer simultáneamente, no que uno cause al otro.

“Los resultados son, de algún modo, generales”, dijo la científica, y no aplicables sólo a un grupo poblacional.

La Academia Estadounidense de Oftalmología llegó a la conclusión de que es necesario hacerse controles oculares habituales desde los 40 años. Respecto a los afroamericanos,  se habla incluso de comenzar antes, con controles cada tres a cinco años, debido al alto riesgo que tienen de desarrollar esta condición.

 

 

Posted in Enfermedades, Glaucoma, Salud VisualComments (0)

El ejercicio ayudaría a reducir el riesgo de desarrollar glaucoma


El ejercicio conlleva una serie de beneficios al organismo. Además de los ya conocidos, una investigación reciente determinó que un estilo de vida físicamente activo podría contribuir a cuidar los ojos del glaucoma.

El glaucoma, una de las principales causas de ceguera, generalmente surge cuando la presión de los fluidos dentro del ojo se incrementa, dañando al nervio óptico.

Los científicos analizaron el vínculo entre la actividad física y la presión ocular en 5.650 hombres y mujeres entre los 48 y 90 años de edad, en Gran Bretaña. Se realizaron dos evaluaciones a los participantes: la primera entre 1993 y 1997, mientras que la segunda se llevó a cabo entre 2006 y 2010.

Según los datos entregados acerca del ejercicio en el trabajo y en el tiempo libre, las personas fueron catalogadas como inactivas, moderadamente inactivas, moderadamente activos o activos. Durante los años señalados, se controló la presión ocular.

Conclusiones del estudio

El trabajo concluyó que el ejercicio físico moderado hecho unos 15 años con anterioridad, se relacionaba con una disminución de un 15% en el riesgo de presión de perfusión ocular (PPO) baja, un factor de riesgo relevante del glaucoma.

Paul Foster, doctor del Instituto de Oftalmología del Colegio Universitario de Londres y autor del estudio, afirmó que no se puede hablar sobre la relación causal de esta situación, pero que evidentemente existe un vínculo entre un estilo de vida sedentario y los factores que aumentan las probabilidades de glaucoma.

Una diversidad de investigaciones han revisado el efecto de la actividad física sobre los dos componentes de la PPO, la presión intraocular (PIO) y la presión arterial. No obstante, este es el primer análisis que destaca la relación entre la actividad física y la PPO, según los autores.

Por último, los científicos reconocieron que se requiere más investigación hasta que definitivamente se use el ejercicio como un método para evitar o tratar el glaucoma.

 

 

Posted in Glaucoma, Oftalmología, Salud VisualComments (0)

PHVsPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZHNfcm90YXRlPC9zdHJvbmc+IC0gdHJ1ZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzE8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjVhLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjViLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzM8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjVjLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzQ8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjVkLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX21wdV9hZHNlbnNlPC9zdHJvbmc+IC0gPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfbXB1X2Rpc2FibGU8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfbXB1X2ltYWdlPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tL2Fkcy8zMDB4MjUwYS5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF9tcHVfdXJsPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdG9wX2Fkc2Vuc2U8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF90b3BfZGlzYWJsZTwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF90b3BfaW1hZ2U8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzQ2OHg2MGEuanBnPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdG9wX3VybDwvc3Ryb25nPiAtIHd3dy5zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmNvbTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF8xPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdXJsXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb208L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF91cmxfMzwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cud29vdGhlbWVzLmNvbTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF80PC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWx0X3N0eWxlc2hlZXQ8L3N0cm9uZz4gLSBkZWZhdWx0LmNzczwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2F1dGhvcjwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYXV0b19pbWc8L3N0cm9uZz4gLSBmYWxzZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2N1c3RvbV9jc3M8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19jdXN0b21fZmF2aWNvbjwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly9zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmNvbS93cC1jb250ZW50L3VwbG9hZHMvMjAxMC8wNi9mYXZpY29uLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ZlYXR1cmVkX2NhdGVnb3J5PC9zdHJvbmc+IC0gU2VsZWN0IGEgY2F0ZWdvcnk6PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fZmVhdF9lbnRyaWVzPC9zdHJvbmc+IC0gNTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ZlZWRidXJuZXJfaWQ8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19mZWVkYnVybmVyX3VybDwvc3Ryb25nPiAtIDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2dvb2dsZV9hbmFseXRpY3M8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19ob21lPC9zdHJvbmc+IC0gZmFsc2U8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19ob21lX3RodW1iX2hlaWdodDwvc3Ryb25nPiAtIDU3PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29faG9tZV90aHVtYl93aWR0aDwvc3Ryb25nPiAtIDEwMDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ltYWdlX3NpbmdsZTwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fbG9nbzwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly9zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmNvbS93cC1jb250ZW50L3dvb191cGxvYWRzLzEyLXN2LmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX21hbnVhbDwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cud29vdGhlbWVzLmNvbS9zdXBwb3J0L3RoZW1lLWRvY3VtZW50YXRpb24vZ2F6ZXR0ZS1lZGl0aW9uLzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3Jlc2l6ZTwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaG9ydG5hbWU8L3N0cm9uZz4gLSB3b288L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaG93X2Nhcm91c2VsPC9zdHJvbmc+IC0gdHJ1ZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3Nob3dfdmlkZW88L3N0cm9uZz4gLSBmYWxzZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3NpbmdsZV9oZWlnaHQ8L3N0cm9uZz4gLSAxODA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaW5nbGVfd2lkdGg8L3N0cm9uZz4gLSAyNTA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb190YWJzPC9zdHJvbmc+IC0gZmFsc2U8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb190aGVtZW5hbWU8L3N0cm9uZz4gLSBHYXpldHRlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fdXBsb2Fkczwvc3Ryb25nPiAtIGE6MTA6e2k6MDtzOjU3OiJodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy8xMi1zdi5qcGciO2k6MTtzOjgzOiJodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy8xMS1IZWFkZXJfQmxvZ19TYWx1ZF9hX2xhX1Zpc3RhLmpwZyI7aToyO3M6Nzg6Imh0dHA6Ly9zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmNvbS93cC1jb250ZW50L3dvb191cGxvYWRzLzEwLXVsdHJhX25vdl9zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmpwZyI7aTozO3M6ODE6Imh0dHA6Ly9zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmNvbS93cC1jb250ZW50L3dvb191cGxvYWRzLzktdWx0cmFfb2N0dWJyZV9zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmpwZyI7aTo0O3M6Njc6Imh0dHA6Ly9zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmNvbS93cC1jb250ZW50L3dvb191cGxvYWRzLzgtc2FsdXNhbGF2aXN0YS5qcGciO2k6NTtzOjY2OiJodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy83LWxvZ29fMDAxXygyKS5qcGciO2k6NjtzOjc1OiJodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy82LWxvZ29fc2FsdWRfYV9sYV92aXN0YS5qcGciO2k6NztzOjc1OiJodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy81LWxvZ29fc2FsdWRfYV9sYV92aXN0YS5qcGciO2k6ODtzOjU4OiJodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy80LWxvZ28uanBnIjtpOjk7czo1ODoiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvMy1sb2dvLmpwZyI7fTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3ZpZGVvX2NhdGVnb3J5PC9zdHJvbmc+IC0gU2VsZWN0IGEgY2F0ZWdvcnk6PC9saT48L3VsPg==