Archive | Datos

Cuidados en invierno: ¿Cómo evitar el síndrome de ojo seco?

Se acerca el invierno y durante esta época estamos expuestos a las bajas temperaturas y al fuerte viento. Estas condiciones, sumadas a la calefacción y aires acondicionados del interior, pueden contribuir al desarrollo del síndrome del ojo seco.

El ojo seco afecta hasta un 20% de la población. No obstante, su aparición se incrementa notoriamente en la tercera edad, estando presente en un 75% de los mayores de 65 años. Es una afección más habitual en mujeres, surgiendo en la mayoría de los casos al momento de la reducción de estrógenos (climaterio).

Las elevadas temperaturas interiores gracias a los sistemas de calefacción propician ambientes de sequedad ambiental tremendamente alta. Las estufas eléctricas o de gas, en conjunto con los sistemas de calefacción, reducen la humedad del aire, lo que deriva en el incremento de la evaporación de la película lagrimal del ojo.

Estos factores inciden en la aparición del síndrome del ojo seco. Sus síntomas incluyen irritación ocular, ardor en los ojos, fotofobia y sensación de pesadez en los párpados, entre otros.

Recomendaciones para evitar el síndrome del ojo seco

Para evitar el síndrome del ojo seco, especialmente cuando hay bajas temperaturas, es aconsejable seguir las siguientes recomendaciones:

-Pestañear frecuentemente, sobre todo al ver televisión o utilizar el computador.

-Usar anteojos de sol, incluso en invierno. Éstos contribuyen a cuidar los ojos del viento y del contacto con el aire frío.

-Para quienes asisten a centros de recreación invernales, es fundamental la aplicación de protector solar en la zona de los párpados, así como el uso de anteojos protectores. Las condiciones climáticas y el sol en la altura pueden generar cuadros severos de queratitis, que consiste en una lesión en la córnea por una alteración de la superficie ocular relacionada al ojo seco.

-Los fármacos aplicados deben ser recetados exclusivamente por un oftalmólogo.

-Consumir alimentos ricos en Omega-3 como vegetales verdes, semillas y pescados. Estos ayudan a cambiar la secreción de grasa del cuerpo, como por ejemplo las lágrimas. De esta forma, le entregan una composición más saludable.

-Reducir la ingesta de productos que contienen Omega-6 como las margarinas, huevos, carnes y aceites vegetales.

-Evitar ambientes con demasiada contaminación o humo de tabaco.

-Evitar zonas con aire acondicionado o demasiada calefacción.

Posted in Datos, Enfermedades, Lentes, Salud VisualComments (0)

Hábitos que hacen que tus ojos ardan

Muchas veces sin darnos cuenta, diversos hábitos hacen que nuestros ojos ardan. Entonces, antes de padecer patologías más graves – como el síndrome de ojo seco- es importante considerar las siguientes acciones que pueden causar daños en tus globos oculares.

  • Cigarro: fumar o estar cerca de alguien que lo hace derivará en irritación y ardor ocular. Esto ocurre debido a las sustancias químicas presentes en el humo del cigarro.

  • Exposición solar: los rayos uv generan diversos daños en la visión. Entre estos tenemos el ardor, que se debe a los reflejos indirectos de luz.

  • Aire acondicionado: si te encuentras en la oficina y tus ojos arden, seguramente hay presencia de aire acondicionado. Esto es por la falta de hidratación en tus ojos al exponerse a un ambiente seco.

  • Contaminación: si frecuentemente visitas sitios con demasiado flujo vehicular o áreas industriales, tus ojos arderán por las sustancias contaminantes en el ambiente.

  • Uso frecuente de computadores: en la actualidad, es casi imposible que haya una actividad profesional que no incluya el uso de computadores. Pasar muchas horas ante una pantalla causa irritación y sequedad en los ojos.

  • Utilización excesiva del celular: esto produce daños en la visión, ya que fijar la mirada en una pantalla por tiempo prolongado interfiere con la lubricación natural del ojo.

  • Exceso de luz: los ambientes demasiado brillantes e iluminados perjudican a tus ojos, ya que la luz artificial en diversas tonalidades ocasionan ardor y cansancio en tu vista.

  • Bacterias: tocarse los ojos con las manos sucias puede provocar infecciones que derivan en ardor y picazón.

  • Cuerpos extraños: si llevas a cabo actividades al aire libre y sufres de ardor o dolor, puede que un cuerpo extraño haya ingresado al ojo sin darse cuenta.

  • Hábitos de salud incorrectos: una mala alimentación puede incrementar los niveles de colesterol y azúcar en la sangre, provocando sequedad, ardor y dolor en tus ojos.

Fuente: salud180.com

Posted in Datos, Salud VisualComments (0)

Lentes de contacto alteran 5 mil bacterias en los ojos

Los usuarios de lentes de contacto son más proclives a sufrir infecciones visuales. No obstante, no se conocía exactamente la cantidad de bacterias y variaciones a las que es expuesta el ojo. En la actualidad, un reciente estudio descubrió con precisión cuántas bacterias se afectan o intervienen en el uso de estos lentes.

Según la investigación llevada a cabo por NYU Langone Medical Center y reportada por The Scientist, las alteraciones en las 5.245 variantes de bacterias que habitan generalmente el ojo al insertar un lente de contacto, podría ser uno de los motivos por lo que los usuarios de este elemento son más propensos a sufrir infecciones visuales.

Maria Gloria Dominguez-Bello, microbióloga del NYU Langone Medical Center y una de las autoras principales del trabajo, explicó que “nuestra investigación muestra claramente que poner un objeto extraño, como un lente de contacto, en el ojo no es un acto neutral. Lo que esperamos que muestren nuestros experimentos futuros es si estos cambios en el microbioma ocular de las personas que usan lentes de contacto se debe a que la presión del lente afecta y altera de forma directa al sistema inmunitario del ojo, distinguiendo qué bacterias son suprimidas o impulsadas con su uso”.

En la primera fase del estudio, los expertos tomaron muestras de nueve usuarios de lentes de contacto y otras once de personas que no los usaban. Así, hallaron que los tipos de bacterias de los usuarios eran casi idénticas a las que están de forma común en la piel de los párpados y eran tres veces mayores en proporciones que las que están normalmente en los ojos de los que no usan los lentes.

La interrogante es que si estos cambios en la composición de las bacterias se causa directamente por el contacto de los dedos al poner el lente, o si originalmente la integración de este elemento al ojo ajeno crea esta gran alteración en las bacterias.

Fuente: fayerwayer.com

Posted in Datos, LentesComments (0)

¿Qué es un Entropión?

El Entropión es una alteración en la forma de los párpados que puede causar molestias por el contacto de las pestañas con la córnea o la conjuntiva. Esta afección también puede causar molestias estéticas y solo la cirugía figura como solución para esta condición.

La patología puede ser hereditaria o generada por la debilidad de los tejidos de los párpados ocasionados por la edad. No obstante, habitualmente es causada por un espasmo o el debilitamiento de los músculos que circundan la parte inferior del ojo. En los bebés, casi nunca causa problemas, ya que sus pestañas son muy suaves y no lesionan la córnea con facilidad.

Si la inversión es hacia fuera es denominado ectropión y si la inversión es hacia adentro se denomina entropión. El entropión suele ser el causante de las lesiones conjuntivo-cornéales, por el contacto con las pestañas.

Los síntomas de esta condición se manifiestan en disminución de la visión si la córnea está lesionada, lagrimeo excesivo, dolor o molestia en los ojos, Irritación en los ojos y enrojecimiento. El médico generalmente puede diagnosticar esta afección al examinar los párpados y, por lo general, no se requieren exámenes especiales.

Como tratamiento las lágrimas artificiales pueden evitar que el ojo se reseque y pueden ayudarle a que se sienta mejor, por otra parte la cirugía para corregir la posición de los párpados por lo general funciona bien. El pronóstico generalmente es bueno si la afección se trata antes de que se presente daño al ojo.

La mayoría de los casos de entropión no se pueden prevenir, pero el tratamiento reduce el riesgo de que se presenten complicaciones. Acuda al médico si tiene ojos rojos después de visitar un área donde se presenta tracoma (norte de África o el sur de Asia).

 

 

Posted in Datos, Enfermedades, Oftalmología, Retina, Salud VisualComments (0)

La córnea: Enfermedades que pueden afectarla

La córnea es la parte frontal transparente del ojo que cubre el iris, la pupila y la cámara anterior. Junto con la cámara anterior y el cristalino, refracta la luz y es responsable de dos terceras partes de la potencia total del ojo y ayuda a proteger el ojo de gérmenes, polvo y otros materiales dañinos. En los humanos, el poder refractivo de la córnea es de aproximadamente 43 dioptrías.

 Las enfermedades de la córnea son variadas y pueden causar dolor y pérdida de la visión. Entre ellas podemos encontrar errores de refracción, alergias, infecciones, lesiones, distrofias (condición en que algunas partes de la córnea pierden transparencia debido a la acumulación de material turbio).  El tratamiento de las enfermedades de la córnea incluye medicinas, trasplante y cirugía láser.

 Queratitis punteada superficial

Esta  enfermedad consiste en que las células de la superficie de la córnea mueren a causa de una infección vírica o bacteriana, sequedad de los ojos, exposición a los rayos UV (luz solar, lámparas solares o arcos de soldadura), la irritación por el uso prolongado de lentes de contacto o una reacción alérgica. También puede ser el efecto secundario de la administración de vidarabina.

Se siente dolor en los ojos, que se tornan llorosos, sensibles a la luz e inyectados de sangre, y la visión puede ser ligeramente borrosa. Cuando los rayos ultravioleta causan esta enfermedad, los síntomas generalmente no aparecen hasta al cabo de varias horas y duran unos días. Cuando un virus provoca este proceso, el ganglio linfático que se encuentra delante de la oreja puede estar inflamado y doloroso.

Casi todas las personas que padecen esta enfermedad se recuperan por completo. Cuando la causa es un virus, no se necesita ningún tratamiento y la recuperación suele completarse en 3 semanas. Cuando la causa es una infección bacteriana, se recurre a los antibióticos y cuando es debida a la sequedad de los ojos o los rayos UV, se aplica un tratamiento con pomadas y lágrimas artificiales.

 Úlcera de la córnea (úlcera corneal)

Esta condición es una perforación de la córnea, generalmente debida a una infección provocada por bacterias, hongos, virus o la Acanthamoeba. En otras ocasiones, es consecuencia de una herida. Cuando los párpados no se cierran correctamente para proteger el ojo y humedecer la córnea, pueden aparecer úlceras debidas a la sequedad y la irritación.

Las bacterias (en general los estafilococos) pueden infectar y ulcerar la córnea cuando el ojo ha sufrido una herida, haya entrado en él un cuerpo extraño o esté irritado por las lentes de contacto. Los hongos pueden causar úlceras de crecimiento lento. En muy raras ocasiones, la deficiencia de vitamina A o de proteínas puede producir una ulceración de la córnea.

Las UC producen dolor, sensibilidad a la luz y una mayor secreción de lágrimas. Puede aparecer un punto blanco amarillento de pus. En ciertos casos, las úlceras aparecen sobre toda la córnea y pueden penetrar en profundidad y cierta cantidad de pus puede acumularse además detrás de la córnea. Cuanto más profunda es la úlcera, más graves son los síntomas y las complicaciones.

Las úlceras de la córnea pueden cerrarse con un tratamiento, pero pueden dejar como secuelas un material turbio y fibroso que causa cicatrización e impide la visión. Otras complicaciones incluyen las infecciones persistentes, la perforación de la córnea, el desplazamiento del iris y la destrucción del ojo.

Infección por herpes simple

La manifestación inicial de la infección corneal por herpes puede parecer una infección bacteriana leve porque los ojos están ligeramente doloridos, llorosos, rojos y sensibles a la luz. La inflamación de la córnea nubla la visión. Sin embargo, la infección por herpes no responde a los antibióticos, como haría una infección bacteriana, y suele empeorar cada vez más.

Con mayor frecuencia, la infección produce solo ligeros cambios en la córnea y desaparece sin tratamiento. En muy raras ocasiones, el virus penetra profundamente en la córnea, destruyendo su superficie. La infección puede ser recurrente, dañando aún más la superficie de la córnea. El virus del herpes simple también puede provocar un incremento en el crecimiento de los vasos sanguíneos, empeoramiento de la visión o pérdida total de la misma.

El médico puede recetar un fármaco antivírico como la trifluridina, la vidarabina o la idoxuridina, que en general se recetan en forma de pomada o solución que se aplica sobre el ojo varias veces al día. A veces, para contribuir a acelerar la curación, el oftalmólogo tiene que raspar suavemente la córnea con un bastoncito con punta de algodón para eliminar las células muertas y las dañadas.

Infección por herpes zoster

El herpes zoster es un virus que crece en los nervios y puede diseminarse por la piel, provocando lesiones muy típicas. Esta enfermedad no necesariamente afecta al ojo, incluso aparece en la cara y la frente. Pero si la división oftálmica del quinto nervio craneal (nervio trigeminal) resulta infectada, esta infección probablemente se extienda hacia el ojo.

Esta infección produce dolor, enrojecimiento e hinchazón de los párpados. Una córnea infectada puede hincharse, resultar gravemente dañada y desarrollar cicatrices. Las complicaciones más comunes de la infección corneal incluyen el glaucoma permanente y la falta de sensibilidad cuando se toca la córnea.

Cuando el herpes zoster infecta la cara y amenaza el ojo, el tratamiento precoz con aciclovir administrado en forma oral durante 7 días reduce el riesgo de complicaciones oculares. Los corticosteroides, generalmente en forma de gotas, también pueden resultar de gran ayuda. Las gotas de atropina suelen utilizarse con frecuencia para mantener la pupila dilatada y ayudar a evitar que aumente la presión ocular.

Queratitis ulcerativa periférica

 Esta enfermedad consiste en una inflamación y ulceración de la córnea que suele aparecer en personas que padecen enfermedades del tejido conectivo como la artritis reumatoide. Esta condición empeora la visión, aumenta la sensibilidad a la luz y produce la sensación de que un cuerpo extraño está atrapado en el ojo.

Entre las personas que padecen artritis reumatoide y queratitis ulcerativa periférica, alrededor del 40% mueren tras 10 años de la aparición de la queratitis ulcerativa periférica, a menos que se sometan a un tratamiento. Los tratamientos con medicamentos que inhiben el sistema inmunitario reducen el índice de mortalidad a un 8 por ciento en 10 años.

 Queratomalacia

La queratomalacia (xeroftalmía, queratitis xerótica) es una enfermedad en la que la córnea se seca y se vuelve opaca debido a una deficiencia de vitamina A, proteínas y calorías en la dieta. La superficie de la córnea muere y pueden aparecer úlceras e infecciones bacterianas. Las glándulas lagrimales y la conjuntiva también se ven afectadas, lo que deriva en una inadecuada producción de lágrimas y sequedad de los ojos.

La ceguera nocturna (visión muy deficiente en la oscuridad) puede desarrollarse debido a una deficiencia de vitamina A. Las gotas o pomadas con antibiótico pueden ayudar a curar las infecciones, pero es aún más importante corregir la falta de vitamina A con suplementos vitamínicos o bien solucionar la desnutrición con una dieta enriquecida o con suplementos.

Queratocono

 El queratocono es un cambio gradual de la forma de la córnea, que acaba pareciéndose a un cono. La enfermedad comienza entre los 10 y los 20 años. Uno o ambos ojos pueden verse afectados, lo que produce grandes cambios en la visión y exige frecuentes cambios en la prescripción de gafas o lentes de contacto.

Los lentes de contacto suelen corregir los problemas de visión mejor que las gafas, pero a veces el cambio de la forma de la córnea es tan intenso que las lentes de contacto no pueden ser utilizadas o bien no consiguen corregir la visión. En casos extremos, puede ser necesario realizar un trasplante de córnea.

Queratopatía ampollar

La queratopatía ampollar es una tumefacción de la córnea que aparece con más frecuencia en los ancianos. En casos excepcionales, la queratopatía ampollar tiene lugar tras una cirugía de los ojos, como la de cataratas. La tumefacción produce ampollas llenas de líquido sobre la superficie de la córnea que pueden romperse, causando dolor y disminuyendo la visión.

La queratopatía ampollar se trata reduciendo la cantidad de líquido en la córnea mediante soluciones salinas o lentes de contacto blandas. En muy raras ocasiones, es preciso hacer un trasplante de córnea.

Posted in Córnea, Datos, Enfermedades, Queratócono, Salud VisualComments (0)

Artista pinta cómo ven las personas con miopía

Philip Barlow, artista sudafricano, siempre pintó paisajes. No obstante, el la actualidad empezó a interesarse por pintar la realidad como la verían los ojos de alguien que normalmente no sería tomado como ejemplo. En sus obras, Barlow plasma imágenes que se aproximan a la realidad, a excepción del hecho de que se ven borrosas.

Así, el artista intenta retratar cómo ven las personas con algún grado de miopía, jugando con la interacción de la luz en las distintas superficies, en contextos tan rutinarios como lo puede ser una visita a la playa o una caminata por la ciudad. Mira las imágenes:

miopía miopia2 miopia3 miopia4 miopia5

 

 

Posted in Datos, Enfermedades, LentesComments (0)

Cuidados para los ojos en la época de frío

Está a punto de concluir el invierno, sin embargo, es importante tener en cuenta las medidas de prevención para no sufrir daños oculares en la recta final de la temporada invernal.

El frío y los ojos

Los ojos son uno de los órganos que tiene mayor contacto con elementos propios del clima tales como el frío, el viento o la contaminación ambiental.

El frío del invierno provoca una notoria sequedad en los ojos, cuyos síntomas principales son el ardor ocular, la sensación de arenilla y la picazón.

Durante el tiempo de frío aumentan los riesgos oculares en ambientes de interior y exterior, pues el uso de la calefacción y los contaminantes de la combustión, provocan resequedad; a esto se le suma el abuso del computador que se produce una baja frecuencia del parpadeo.

El sol de invierno puede traernos graves complicaciones, ya que una prolongada exposición a los rayos UV puede producir irritaciones y hasta quemaduras en la córnea, problemas típicos de las personas que practican montañismo y esquí.

Para prevenir, los especialistas recomiendan las siguientes medidas:

  • Ventilar oficinas y casas para evitar ambientes resecos y contaminados.
  • Lubricar la vista con lágrimas artificiales.
  • Hacer pausas frecuentes por un par de minutos cuando se trabaja frente al computador.
  • Usar lentes de sol o transparentes con filtro UV.
  • Usar antiparras, si se practica montañismo o ski.

Posted in Datos, Enfermedades, Lentes, Oftalmología, Retina, Salud VisualComments (0)

Alimentos para combatir la presbicia

La visión cansada, también denominada presbicia, es uno de los procesos de envejecimiento del ojo que impide el enfoque de los objetos cercanos. Esta afección es bastante frecuente, surgiendo con la edad la mayoría de las veces. Después de los 40 años se tiene más propensión. Por este motivo, existen diversos alimentos para los ojos, los cuales sirven para prevenir esta patología gracias a su contenido vitamínico.

Los expertos señalan a las siguientes vitaminas como beneficiosas para evitar la presbicia:

– Cromo: es un mineral fundamental para asimilar proteínas, carbohidratos y grasas. Además, es bastante útil para la transformación de glucosa en energía. Por otra parte, el consumo de cromo combate la fatiga producida por estar por tiempo prolongado ante una pantalla. El germen de trigo y las espinacas son las principales fuentes de cromo.

– Gluconato de cobre: estimula la generación de hemoglobina, proteína responsable de llevar oxígeno a los tejidos. Por ende, este nutriente contribuye a una mejor circulación y permite que cantidades de oxígeno más grande lleguen a los órganos vitales. Así, previene la pérdida de la vista. Las legumbres son una gran fuente de gluconato de cobre.

Luteína: consiste en un pigmento amarillo existente en la retina, el que cuida la visión de forma parecida a como lo hacen los lentes de sol. Las personas que tienen bajos niveles de luteína tienen más prevalencia a sufrir degeneración macular. Es de suma importancia considerar que los individuos de ojos claros, por poseer menos pigmentos naturales en sus globos oculares, requieren mayores cantidades de luteína en su dieta. Las frutas y verduras amarillas, naranjas y rojas son los mejores alimentos para adquirir la luteína.

– Ácido alfalipoico: especialistas aseguran que el ácido alfalipoico es el antioxidante ideal. El nutriente es bastante versátil, teniendo la capacidad de frenar varios de los efectos negativos de la acción de los radicales libres, ya sea en la visión como en el resto del cuerpo. Además, ayuda a usar de forma más eficiente las vitaminas C y E. El ácido alfalipoico está en las papas, brócoli, espinaca y zanahoria, entre otros alimentos.

Incluye estos alimentos en tu dieta. De esta manera, estarás retrasando el desarrollo presbicia.

 

Posted in Datos, Oftalmología, Salud VisualComments (0)

Lo que debes saber del envejecimiento del ojo

Las células del cristalino carecen de regeneración: por ende, el ojo es el órgano que se deteriora de manera más rápida. Al transcurrir el tiempo, la mayor parte de las personas padecen problemas visuales como las cataratas o la vista cansada, situaciones que ocurren por el veloz desgaste de esta parte del globo ocular.

Las manifestaciones iniciales del deterioro ocular surgen aproximadamente desde los 45 años, cuando se pierde la elasticidad del cristalino. La consecuencia más habitual es la dificultad para ver de cerca, patología que se denomina presbicia y que afecta a cerca del 95% de la población mayor de 50 años.

Salud visual en la vejez

Los ojos son además el órgano en el que primero se evidencian los síntomas del envejecimiento, según expertos de la Clínica Baviera, en Madrid, España.

El cristalino “es una de las partes del ojo que más pronto y rápido se deteriora”, esto es debido a que, “a diferencia de la piel, sus células no se regeneran”. Este deterioro “ocasiona que la mayoría de la población con edad avanzada, sufra vista cansada y cataratas“, sostienen.

No basta esperar que se presenten dificultades para ver. A partir de los 40 años, un control anual con el oftalmólogo puede ayudar incluso a detectar patologías que podrían estar avanzando silenciosamente. Las visitas periódicas al oftalmólogo “permiten detectar problemas de salud y tratarlos para que no afecten la calidad de vida“, subrayan los expertos.

Aceleración del deterioro visual

La edad no es el factor exclusivo que apresura el proceso de envejecimiento de los ojos. Otra incidencia relevante en este aspecto es la sobreexposición a los rayos ultravioleta del sol, ya que el daño es acumulativo y puede producir cataratas.

Otra zona del ojo que puede sufrir los efectos del sol es la retina. Por este motivo, los oftalmólogos aconsejan cuidar los ojos con lentes de sol homologados, para evitar el avance de la degeneración macular asociada a la edad (DMAE).

Posted in Córnea, Datos, Degeneración Macular, Enfermedades, Oftalmología, Salud VisualComments (0)

¿Cómo ven las personas con hipermetropía?

La hipermetropía es un error refractivo, lo que se traduce en que el ojo no refracta o no dobla la luz apropiadamente, por lo que las imágenes no se enfocan de forma clara ¿Quieres saber cómo ven las personas con esta afección? Te lo mostramos en las siguientes imágenes.

hipermetropia

Al existir hipermetropía, por lo general, los objetos lejanos se ven nítidos, pero los que están cerca se observan borrosos.

hipermetropia

No obstante, un paciente hipermétrope no necesariamente ve mal de cerca, ya que también puede ver mal de lejos. Sin embargo, esto dependerá de la magnitud de la hipermetropía. Los pacientes jóvenes, menores de 40 años, podrían ver bien de cerca, aunque tengan hipermetropía moderada.

hipermetropia

Posted in Datos, OftalmologíaComments (0)

PHVsPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZHNfcm90YXRlPC9zdHJvbmc+IC0gdHJ1ZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzE8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjVhLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjViLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzM8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjVjLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzQ8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjVkLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX21wdV9hZHNlbnNlPC9zdHJvbmc+IC0gPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfbXB1X2Rpc2FibGU8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfbXB1X2ltYWdlPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tL2Fkcy8zMDB4MjUwYS5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF9tcHVfdXJsPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdG9wX2Fkc2Vuc2U8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF90b3BfZGlzYWJsZTwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF90b3BfaW1hZ2U8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzQ2OHg2MGEuanBnPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdG9wX3VybDwvc3Ryb25nPiAtIHd3dy5zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmNvbTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF8xPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdXJsXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb208L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF91cmxfMzwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cud29vdGhlbWVzLmNvbTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF80PC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWx0X3N0eWxlc2hlZXQ8L3N0cm9uZz4gLSBkZWZhdWx0LmNzczwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2F1dGhvcjwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYXV0b19pbWc8L3N0cm9uZz4gLSBmYWxzZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2N1c3RvbV9jc3M8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19jdXN0b21fZmF2aWNvbjwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly9zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmNvbS93cC1jb250ZW50L3VwbG9hZHMvMjAxMC8wNi9mYXZpY29uLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ZlYXR1cmVkX2NhdGVnb3J5PC9zdHJvbmc+IC0gU2VsZWN0IGEgY2F0ZWdvcnk6PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fZmVhdF9lbnRyaWVzPC9zdHJvbmc+IC0gNTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ZlZWRidXJuZXJfaWQ8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19mZWVkYnVybmVyX3VybDwvc3Ryb25nPiAtIDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2dvb2dsZV9hbmFseXRpY3M8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19ob21lPC9zdHJvbmc+IC0gZmFsc2U8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19ob21lX3RodW1iX2hlaWdodDwvc3Ryb25nPiAtIDU3PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29faG9tZV90aHVtYl93aWR0aDwvc3Ryb25nPiAtIDEwMDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ltYWdlX3NpbmdsZTwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fbG9nbzwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly9zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmNvbS93cC1jb250ZW50L3dvb191cGxvYWRzLzEyLXN2LmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX21hbnVhbDwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cud29vdGhlbWVzLmNvbS9zdXBwb3J0L3RoZW1lLWRvY3VtZW50YXRpb24vZ2F6ZXR0ZS1lZGl0aW9uLzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3Jlc2l6ZTwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaG9ydG5hbWU8L3N0cm9uZz4gLSB3b288L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaG93X2Nhcm91c2VsPC9zdHJvbmc+IC0gdHJ1ZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3Nob3dfdmlkZW88L3N0cm9uZz4gLSBmYWxzZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3NpbmdsZV9oZWlnaHQ8L3N0cm9uZz4gLSAxODA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaW5nbGVfd2lkdGg8L3N0cm9uZz4gLSAyNTA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb190YWJzPC9zdHJvbmc+IC0gZmFsc2U8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb190aGVtZW5hbWU8L3N0cm9uZz4gLSBHYXpldHRlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fdXBsb2Fkczwvc3Ryb25nPiAtIGE6MTA6e2k6MDtzOjU3OiJodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy8xMi1zdi5qcGciO2k6MTtzOjgzOiJodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy8xMS1IZWFkZXJfQmxvZ19TYWx1ZF9hX2xhX1Zpc3RhLmpwZyI7aToyO3M6Nzg6Imh0dHA6Ly9zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmNvbS93cC1jb250ZW50L3dvb191cGxvYWRzLzEwLXVsdHJhX25vdl9zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmpwZyI7aTozO3M6ODE6Imh0dHA6Ly9zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmNvbS93cC1jb250ZW50L3dvb191cGxvYWRzLzktdWx0cmFfb2N0dWJyZV9zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmpwZyI7aTo0O3M6Njc6Imh0dHA6Ly9zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmNvbS93cC1jb250ZW50L3dvb191cGxvYWRzLzgtc2FsdXNhbGF2aXN0YS5qcGciO2k6NTtzOjY2OiJodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy83LWxvZ29fMDAxXygyKS5qcGciO2k6NjtzOjc1OiJodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy82LWxvZ29fc2FsdWRfYV9sYV92aXN0YS5qcGciO2k6NztzOjc1OiJodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy81LWxvZ29fc2FsdWRfYV9sYV92aXN0YS5qcGciO2k6ODtzOjU4OiJodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy80LWxvZ28uanBnIjtpOjk7czo1ODoiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvMy1sb2dvLmpwZyI7fTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3ZpZGVvX2NhdGVnb3J5PC9zdHJvbmc+IC0gU2VsZWN0IGEgY2F0ZWdvcnk6PC9saT48L3VsPg==