Archive | Datos

La córnea: Enfermedades que pueden afectarla

La córnea es la parte frontal transparente del ojo que cubre el iris, la pupila y la cámara anterior. Junto con la cámara anterior y el cristalino, refracta la luz y es responsable de dos terceras partes de la potencia total del ojo y ayuda a proteger el ojo de gérmenes, polvo y otros materiales dañinos. En los humanos, el poder refractivo de la córnea es de aproximadamente 43 dioptrías.

 Las enfermedades de la córnea son variadas y pueden causar dolor y pérdida de la visión. Entre ellas podemos encontrar errores de refracción, alergias, infecciones, lesiones, distrofias (condición en que algunas partes de la córnea pierden transparencia debido a la acumulación de material turbio).  El tratamiento de las enfermedades de la córnea incluye medicinas, trasplante y cirugía láser.

 Queratitis punteada superficial

Esta  enfermedad consiste en que las células de la superficie de la córnea mueren a causa de una infección vírica o bacteriana, sequedad de los ojos, exposición a los rayos UV (luz solar, lámparas solares o arcos de soldadura), la irritación por el uso prolongado de lentes de contacto o una reacción alérgica. También puede ser el efecto secundario de la administración de vidarabina.

Se siente dolor en los ojos, que se tornan llorosos, sensibles a la luz e inyectados de sangre, y la visión puede ser ligeramente borrosa. Cuando los rayos ultravioleta causan esta enfermedad, los síntomas generalmente no aparecen hasta al cabo de varias horas y duran unos días. Cuando un virus provoca este proceso, el ganglio linfático que se encuentra delante de la oreja puede estar inflamado y doloroso.

Casi todas las personas que padecen esta enfermedad se recuperan por completo. Cuando la causa es un virus, no se necesita ningún tratamiento y la recuperación suele completarse en 3 semanas. Cuando la causa es una infección bacteriana, se recurre a los antibióticos y cuando es debida a la sequedad de los ojos o los rayos UV, se aplica un tratamiento con pomadas y lágrimas artificiales.

 Úlcera de la córnea (úlcera corneal)

Esta condición es una perforación de la córnea, generalmente debida a una infección provocada por bacterias, hongos, virus o la Acanthamoeba. En otras ocasiones, es consecuencia de una herida. Cuando los párpados no se cierran correctamente para proteger el ojo y humedecer la córnea, pueden aparecer úlceras debidas a la sequedad y la irritación.

Las bacterias (en general los estafilococos) pueden infectar y ulcerar la córnea cuando el ojo ha sufrido una herida, haya entrado en él un cuerpo extraño o esté irritado por las lentes de contacto. Los hongos pueden causar úlceras de crecimiento lento. En muy raras ocasiones, la deficiencia de vitamina A o de proteínas puede producir una ulceración de la córnea.

Las UC producen dolor, sensibilidad a la luz y una mayor secreción de lágrimas. Puede aparecer un punto blanco amarillento de pus. En ciertos casos, las úlceras aparecen sobre toda la córnea y pueden penetrar en profundidad y cierta cantidad de pus puede acumularse además detrás de la córnea. Cuanto más profunda es la úlcera, más graves son los síntomas y las complicaciones.

Las úlceras de la córnea pueden cerrarse con un tratamiento, pero pueden dejar como secuelas un material turbio y fibroso que causa cicatrización e impide la visión. Otras complicaciones incluyen las infecciones persistentes, la perforación de la córnea, el desplazamiento del iris y la destrucción del ojo.

Infección por herpes simple

La manifestación inicial de la infección corneal por herpes puede parecer una infección bacteriana leve porque los ojos están ligeramente doloridos, llorosos, rojos y sensibles a la luz. La inflamación de la córnea nubla la visión. Sin embargo, la infección por herpes no responde a los antibióticos, como haría una infección bacteriana, y suele empeorar cada vez más.

Con mayor frecuencia, la infección produce solo ligeros cambios en la córnea y desaparece sin tratamiento. En muy raras ocasiones, el virus penetra profundamente en la córnea, destruyendo su superficie. La infección puede ser recurrente, dañando aún más la superficie de la córnea. El virus del herpes simple también puede provocar un incremento en el crecimiento de los vasos sanguíneos, empeoramiento de la visión o pérdida total de la misma.

El médico puede recetar un fármaco antivírico como la trifluridina, la vidarabina o la idoxuridina, que en general se recetan en forma de pomada o solución que se aplica sobre el ojo varias veces al día. A veces, para contribuir a acelerar la curación, el oftalmólogo tiene que raspar suavemente la córnea con un bastoncito con punta de algodón para eliminar las células muertas y las dañadas.

Infección por herpes zoster

El herpes zoster es un virus que crece en los nervios y puede diseminarse por la piel, provocando lesiones muy típicas. Esta enfermedad no necesariamente afecta al ojo, incluso aparece en la cara y la frente. Pero si la división oftálmica del quinto nervio craneal (nervio trigeminal) resulta infectada, esta infección probablemente se extienda hacia el ojo.

Esta infección produce dolor, enrojecimiento e hinchazón de los párpados. Una córnea infectada puede hincharse, resultar gravemente dañada y desarrollar cicatrices. Las complicaciones más comunes de la infección corneal incluyen el glaucoma permanente y la falta de sensibilidad cuando se toca la córnea.

Cuando el herpes zoster infecta la cara y amenaza el ojo, el tratamiento precoz con aciclovir administrado en forma oral durante 7 días reduce el riesgo de complicaciones oculares. Los corticosteroides, generalmente en forma de gotas, también pueden resultar de gran ayuda. Las gotas de atropina suelen utilizarse con frecuencia para mantener la pupila dilatada y ayudar a evitar que aumente la presión ocular.

Queratitis ulcerativa periférica

 Esta enfermedad consiste en una inflamación y ulceración de la córnea que suele aparecer en personas que padecen enfermedades del tejido conectivo como la artritis reumatoide. Esta condición empeora la visión, aumenta la sensibilidad a la luz y produce la sensación de que un cuerpo extraño está atrapado en el ojo.

Entre las personas que padecen artritis reumatoide y queratitis ulcerativa periférica, alrededor del 40% mueren tras 10 años de la aparición de la queratitis ulcerativa periférica, a menos que se sometan a un tratamiento. Los tratamientos con medicamentos que inhiben el sistema inmunitario reducen el índice de mortalidad a un 8 por ciento en 10 años.

 Queratomalacia

La queratomalacia (xeroftalmía, queratitis xerótica) es una enfermedad en la que la córnea se seca y se vuelve opaca debido a una deficiencia de vitamina A, proteínas y calorías en la dieta. La superficie de la córnea muere y pueden aparecer úlceras e infecciones bacterianas. Las glándulas lagrimales y la conjuntiva también se ven afectadas, lo que deriva en una inadecuada producción de lágrimas y sequedad de los ojos.

La ceguera nocturna (visión muy deficiente en la oscuridad) puede desarrollarse debido a una deficiencia de vitamina A. Las gotas o pomadas con antibiótico pueden ayudar a curar las infecciones, pero es aún más importante corregir la falta de vitamina A con suplementos vitamínicos o bien solucionar la desnutrición con una dieta enriquecida o con suplementos.

Queratocono

 El queratocono es un cambio gradual de la forma de la córnea, que acaba pareciéndose a un cono. La enfermedad comienza entre los 10 y los 20 años. Uno o ambos ojos pueden verse afectados, lo que produce grandes cambios en la visión y exige frecuentes cambios en la prescripción de gafas o lentes de contacto.

Los lentes de contacto suelen corregir los problemas de visión mejor que las gafas, pero a veces el cambio de la forma de la córnea es tan intenso que las lentes de contacto no pueden ser utilizadas o bien no consiguen corregir la visión. En casos extremos, puede ser necesario realizar un trasplante de córnea.

Queratopatía ampollar

La queratopatía ampollar es una tumefacción de la córnea que aparece con más frecuencia en los ancianos. En casos excepcionales, la queratopatía ampollar tiene lugar tras una cirugía de los ojos, como la de cataratas. La tumefacción produce ampollas llenas de líquido sobre la superficie de la córnea que pueden romperse, causando dolor y disminuyendo la visión.

La queratopatía ampollar se trata reduciendo la cantidad de líquido en la córnea mediante soluciones salinas o lentes de contacto blandas. En muy raras ocasiones, es preciso hacer un trasplante de córnea.

Posted in Córnea, Datos, Enfermedades, Queratócono, Salud VisualComments (0)

Artista pinta cómo ven las personas con miopía

Philip Barlow, artista sudafricano, siempre pintó paisajes. No obstante, el la actualidad empezó a interesarse por pintar la realidad como la verían los ojos de alguien que normalmente no sería tomado como ejemplo. En sus obras, Barlow plasma imágenes que se aproximan a la realidad, a excepción del hecho de que se ven borrosas.

Así, el artista intenta retratar cómo ven las personas con algún grado de miopía, jugando con la interacción de la luz en las distintas superficies, en contextos tan rutinarios como lo puede ser una visita a la playa o una caminata por la ciudad. Mira las imágenes:

miopía miopia2 miopia3 miopia4 miopia5

 

 

Posted in Datos, Enfermedades, LentesComments (0)

¿Cómo ven las personas con hipermetropía?

La hipermetropía es un error refractivo, lo que se traduce en que el ojo no refracta o no dobla la luz apropiadamente, por lo que las imágenes no se enfocan de forma clara ¿Quieres saber cómo ven las personas con esta afección? Te lo mostramos en las siguientes imágenes.

hipermetropia

Al existir hipermetropía, por lo general, los objetos lejanos se ven nítidos, pero los que están cerca se observan borrosos.

hipermetropia

No obstante, un paciente hipermétrope no necesariamente ve mal de cerca, ya que también puede ver mal de lejos. Sin embargo, esto dependerá de la magnitud de la hipermetropía. Los pacientes jóvenes, menores de 40 años, podrían ver bien de cerca, aunque tengan hipermetropía moderada.

hipermetropia

Posted in Datos, OftalmologíaComments (0)

Hábitos que hacen que tus ojos ardan

Muchas veces sin darnos cuenta, diversos hábitos hacen que nuestros ojos ardan. Entonces, antes de padecer patologías más graves – como el síndrome de ojo seco- es importante considerar las siguientes acciones que pueden causar daños en tus globos oculares.

  • Cigarro: fumar o estar cerca de alguien que lo hace derivará en irritación y ardor ocular. Esto ocurre debido a las sustancias químicas presentes en el humo del cigarro.

  • Exposición solar: los rayos uv generan diversos daños en la visión. Entre estos tenemos el ardor, que se debe a los reflejos indirectos de luz.

  • Aire acondicionado: si te encuentras en la oficina y tus ojos arden, seguramente hay presencia de aire acondicionado. Esto es por la falta de hidratación en tus ojos al exponerse a un ambiente seco.

  • Contaminación: si frecuentemente visitas sitios con demasiado flujo vehicular o áreas industriales, tus ojos arderán por las sustancias contaminantes en el ambiente.

  • Uso frecuente de computadores: en la actualidad, es casi imposible que haya una actividad profesional que no incluya el uso de computadores. Pasar muchas horas ante una pantalla causa irritación y sequedad en los ojos.

  • Utilización excesiva del celular: esto produce daños en la visión, ya que fijar la mirada en una pantalla por tiempo prolongado interfiere con la lubricación natural del ojo.

  • Exceso de luz: los ambientes demasiado brillantes e iluminados perjudican a tus ojos, ya que la luz artificial en diversas tonalidades ocasionan ardor y cansancio en tu vista.

  • Bacterias: tocarse los ojos con las manos sucias puede provocar infecciones que derivan en ardor y picazón.

  • Cuerpos extraños: si llevas a cabo actividades al aire libre y sufres de ardor o dolor, puede que un cuerpo extraño haya ingresado al ojo sin darse cuenta.

  • Hábitos de salud incorrectos: una mala alimentación puede incrementar los niveles de colesterol y azúcar en la sangre, provocando sequedad, ardor y dolor en tus ojos.

Fuente: salud180.com

Posted in Datos, Salud VisualComments (0)

La alta miopía es un peligro para la retina

La miopía es un defecto refractivo que causa una visión borrosa, ya que los objetos lejanos se enfocan por delante de la retina y no sobre ésta, como debería ser. La alta miopía ocurre cuando estos pacientes tienen más de 6 dioptrías, generándose un estiramiento excesivo del ojo y todas sus estructuras.

Este trastorno tiene un efecto directo sobre la retina, que puede perder su grosor. Los principales problemas que estas personas podrían sufrir son el desprendimiento de retina, membranas neovasculares, hemorragias submaculares, atrofia coriorretiniana, crecimiento de vasos por debajo de la retina en la zona macular, agujero macular miópico o separación de las capas de la retina macular.

No obstante, el diagnóstico temprano de esta enfermedad oftalmológica puede cambiar notoriamente el futuro de la visión.

Alrededor del 40% de los miopes con más de 8 dioptrías son altamente propensos a sufrir alguna enfermedad del centro de la retina, implicando una considerable pérdida de la visión. Así lo asegura el oftalmólogo Carlos Mateo, del Instituto de Microcirugía Ocular (IMO) de España. El profesional agrega que, por este motivo, esta patología es hoy una de las principales preocupaciones del mundo oftalmológico.

El experto del IMO sostiene que las enfermedades retinianas pueden ocasionar una discapacidad visual notable e influir directamente en la calidad de vida de las personas, sobre todo cuando están en edad laboral, que son los pacientes que mayormente tienen esta anomalía.

Las personas que sufren de alta miopía alcanzan un 2% de la población. Además de producir complicaciones en la retina, estos pacientes también tienen una mayor predisposición a otras enfermedades oftalmológicas, como el glaucoma o cataratas.

Síntomas de la alta miopía

Las manifestaciones de la alta miopía son líneas onduladas o manchas opacas dentro del campo visual. También ocurre una pérdida de la agudeza de la vista. No obstante, aunque no haya síntomas de este tipo y la enfermedad está diagnosticada, es importante que estos pacientes acudan a controles oftalmológicos periódicamente para descartar lesiones en la retina, que en muchas ocasiones no son detectadas.

Tratamiento para la alta miopía

Si bien los anteojos y lentes de contacto pueden ayudar a corregir la vista de los pacientes miopes, no constituyen una solución definitiva para el problema. Los procedimientos actuales que se utilizan en estos casos son la cirugía Lasik y, en los casos en que la miopía sea demasiado alta, podrían necesitarse lentes intraoculares fáquicos.

Es posible que se requiera usar técnicas combinadas de Lasik y lentes intraoculares, para tratar ametropías que no puedan corregirse con un solo método.

 

Posted in Cirugía Refractiva, Datos, Lentes, Oftalmología, Retina, Salud VisualComments (0)

Usar lentes de sol en días nublados puede prevenir daños en los ojos

Aunque no es una situación perceptible, los rayos UV también están presentes en los días nublados, y pueden ser aún más dañinos para nuestros ojos en esta época del año. Incluso, hay que tener en cuenta que, en casos extremos, estos pueden llevar a la ceguera. Por este motivo, es fundamental usar lentes de sol durante todo el año.

Los efectos más nocivos de la radiación ultravioleta se generan en la retina de los ojos. Aunque el globo ocular posee barreras naturales para filtrar la luz, estas no son suficientes para cuidarse de los altos niveles de radiación, especialmente en el norte de Chile.

En este sentido, es muy relevante utilizar lentes que tengan filtro UV adquiridos en sitios confiables y certificados, ya que el inconveniente de los artículos conseguidos en el comercio informal es que no cuentan con esta protección y pueden producir daños más graves. Uno de estos pueden ser la dilatación de la pupila, lo que genera una exposición mayor de los ojos a los rayos del sol.

Asimismo, la OMS indica que el 20% de los casos de ceguera por cataratas se deriva de la exposición solar, donde la única solución es utilizar unos lentes solares apropiados. En los meses de invierno, estos cuidados deben ser mayores, ya que la preocupación disminuye ante los días nublados. De esta manera, la parte cristalina de los ojos se torna opaca, generando enfermedades visuales.

Otro aspecto que debe considerarse es que se piensa que, mientras más oscuro es el lente, más protege. No obstante, existen anteojos de lectura que poseen protección UV y son transparentes, mientras que otros de sol son bastante oscuros y no cuentan con esta.

Posted in Datos, LentesComments (0)

El otoño podría traer irritación y sequedad ocular en tus ojos

En otoño el ambiente se oscurece, llega el frío, la lluvia y, aparentemente, no estamos expuestos tanto al sol como en verano. Sin embargo, en esta estación también debemos de cuidar nuestros ojos.

Someterse a controles oculares periódicos es de suma importancia para cuidar tus ojos. En muchas ocasiones, se piensa que solamente se debe asistir a un oftalmólogo cuando hay un problema visual, sin considerar que algunos de estos inconvenientes pueden prevenirse.

Si bien en el otoño los ojos no están totalmente expuestos al sol, en esta estación también es primordial cuidarlos. La afección más común de esta época es la sequedad visual, un trastorno que se genera en la superficie de la córnea y la conjuntiva como consecuencia de la carencia de producción de lágrimas o por su mala calidad.

Las principales manifestaciones del síndrome de ojo seco son irritación, enrojecimiento, sensación de cuerpo extraño en el interior del ojo o arenilla. La fatiga, lagrimeo y pesadez en los párpados también son síntomas.

Un ojo mal lubricado puede derivar en molestias oculares y lesiones en la córnea o conjuntiva. En este sentido, es fundamental el diagnóstico y tratamiento precoz para prevenir daños mayores. Las lágrimas artificiales y pomadas lubricantes pueden ser efectivas, ya que contribuyen a hidratar la superficie ocular. No obstante, estas deben ser recetadas por un oftalmólogo.

¿Por qué aparece sequedad ocular en otoño?

La sequedad ocular surge en otoño e invierno producto de factores ambientales asociados a espacios con alta evaporación. De esta forma, la calefacción o el viento son clásicos detonadores de este trastorno. Otro de los inconvenientes es que en otoño se habita en ambientes cerrados, con estufas o artefactos de aire acondicionado, que ayudan al desarrollo de la sequedad visual y la irritación.

El otoño también se asocia al retorno al trabajo o colegio, actividades que implican estar con la mirada fija y expuestas a pantallas digitales. Así, en esta estación también son habituales afecciones como la vista cansada o borrosa.

 

 

Posted in DatosComments (0)

¿Qué es la “visión en túnel”

La “visión en túnel” recibe este nombre debido a la pérdida de la visión lateral, quedando útil solamente la vista central. Este problema de salud ocular puede estar vinculado con dos enfermedades: glaucoma y retinitis pigmentaria.

El glaucoma consiste en una patología que daña el nervio óptico del ojo. Este se conecta a la retina (capa de tejido sensible a la luz que cubre la zona posterior del globo ocular), y se forma por muchas fibras nerviosas, como un cable eléctrico que se compone de diversos cables. El nervio óptico manda señales desde la retina al cerebro, donde estas se interpretan como las imágenes que percibimos.

En tanto, la retinitis pigmentaria se trata de un grupo de desórdenes genéticos que inciden en la capacidad de respuesta de la retina a la luz. Esta es una patología hereditaria que provoca una pérdida lenta de la vista, empezando por una vista nocturna reducida y la pérdida de la visión lateral ya mencionada. Al paso del tiempo, esta afección deriva en ceguera. Lamentablemente, no existe una cura para la retinitis pigmentaria.

Las células de la retina, denominadas bastones y conos, mueren con esta enfermedad. En la mayor parte de variedades de retinitis pigmentaria los bastones (hallados principalmente en las áreas externas de la retina, y encargadas de la visión periférica y nocturna), son los primeros en sufrir una degneración. Cuando las células de la retina más centralmente localizadas (conos) se afectan por esta patología, hay una pérdida en la percepción del color y la vista central.

Es importante controlar la visión periódicamente con el fin de descartar posibles enfermedades. Esta medida puede prevenir daños irreversibles en nuestros ojos, incluso la ceguera.

Fuente: aao.org

 

 

Posted in Datos, Glaucoma, RetinaComments (0)

Astigmatismo puede derivar en queratocono

El ojo tiene una forma circular, es por eso que lo llamamos “globo ocular”. Sin embargo, con el paso de los años y por falta de colágeno, puede adoptar una forma cónica o parecida a un balón de rugby. Al adquirir esta morfología irregular, la luz no se puede refractar en todos los meridianos del ojo. Esto da origen al astigmatismo.

El astigmatismo puede ser congénito y corregirse de manera natural con la mayoría de edad, aunque en algunos pacientes puede no ser así. De esta manera, se convierte en un factor de riesgo para sufrir queratocono.

Para los oftalmólogos, cualquier cambio igual o superior a 0,5 dioptrías que se manifieste durante la adolescencia o que los defectos refractivos sean mayores en un ojo, son antecedentes que se deben mantener en cuenta porque pueden ser los primeros síntomas del queratocono.

El queratocono es una alteración del globo ocular donde se produce un adelgazamiento progresivo de la zona central o paracentral de la córnea. Es la primera causa de trasplante corneal en pacientes jóvenes.

Esta condición es hereditaria aproximadamente en un 25% de los casos. También hay casos relacionados con alergias oculares o frotamiento continuo de los ojos. En el resto de las situaciones, se manifiesta de forma esporádica, ligado a patrones complejos de herencia que aún se siguen investigando.

Si bien no existen medidas preventivas frente a esta enfermedad, hay tratamientos para frenarlo si su detección ha sido temprana. También existen formas leves que no producen alteración visual y que solo se diagnostican con estudios topográficos.

La población de mayor riesgo son los niños, adolescentes y jóvenes, por lo que es importante promover las revisiones oculares entre estos grupos de edad.

Los especialistas sugieren a los familiares directos de los pacientes con queratocono, pese a no estar aparentemente afectados, se sometan a examen visual, ya que podrían ser propensos a la enfermedad.

 

 

Posted in Cirugía/Tratamiento, Córnea, Datos, Enfermedades, Queratócono, Salud VisualComments (0)

Los ojos pueden reflejar tu estado de salud

Nuestros ojos muestran diversas estructuras de nuestro cuerpo, como nervios, arterias y venas. De esta forma, los globos oculares dan cuenta de nuestro estado de salud y son varias las enfermedades que pueden reflejarse a través de la vista:

  • Tiroides: en la enfermedad de Graves, cuando la tiroides alcanza un punto relevante genera hormonas que atacan los músculos y tejidos que existen dentro de la órbita. De esta manera, las personas adquieren una apariencia de “ojos saltones”.

  • Hipertensión: pequeños cambios en los vasos sanguíneos de la retina serían los primeros síntomas de la hipertensión arterial. Esto puede derivar en derrame cerebral o afecciones cardiacas.

  • Estrés: esto causa acumulación de líquido debajo de la retina y, por ende, provoca una visión borrosa.

  • Inflamación: la artritis reumatoide, psoriasis o la enfermedad de Crohn causan inflamación ocular y enrojecimiento. Estas patologías hacen que el sistema inmune ataque sus propios tejidos.

  • Alergias: una reacción alérgica hace que la sangre se acumule en la zona inferior de los ojos. En muchos casos, estas bolsas ni siquiera pueden camuflarse con maquillaje.

  • Diabetes: un estudio de United Healthcare reveló que en un examen de la vista, la enfermedad que es más simple de diagnosticar es la diabetes. Esto se debe a que la cantidad de azúcar del organismo puede advertirse en distintas áreas del ojo, así como en el debilitamiento de los vasos sanguíneos de la retina.

  • Depresión: una investigación publicada por “Journal os Abnormal Psycology” en 2013 indica que las personas que sufren de depresión tardan más tiempo en retirar la mirada de fotos que los individuos que no la padecen.

 

Fuente: okdiario.com

Posted in Datos, Salud VisualComments (0)

PHVsPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZHNfcm90YXRlPC9zdHJvbmc+IC0gdHJ1ZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzE8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjVhLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjViLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzM8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjVjLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzQ8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjVkLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX21wdV9hZHNlbnNlPC9zdHJvbmc+IC0gPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfbXB1X2Rpc2FibGU8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfbXB1X2ltYWdlPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tL2Fkcy8zMDB4MjUwYS5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF9tcHVfdXJsPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdG9wX2Fkc2Vuc2U8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF90b3BfZGlzYWJsZTwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF90b3BfaW1hZ2U8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzQ2OHg2MGEuanBnPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdG9wX3VybDwvc3Ryb25nPiAtIHd3dy5zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmNvbTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF8xPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdXJsXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb208L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF91cmxfMzwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cud29vdGhlbWVzLmNvbTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF80PC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWx0X3N0eWxlc2hlZXQ8L3N0cm9uZz4gLSBkZWZhdWx0LmNzczwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2F1dGhvcjwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYXV0b19pbWc8L3N0cm9uZz4gLSBmYWxzZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2N1c3RvbV9jc3M8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19jdXN0b21fZmF2aWNvbjwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly9zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmNvbS93cC1jb250ZW50L3VwbG9hZHMvMjAxMC8wNi9mYXZpY29uLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ZlYXR1cmVkX2NhdGVnb3J5PC9zdHJvbmc+IC0gU2VsZWN0IGEgY2F0ZWdvcnk6PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fZmVhdF9lbnRyaWVzPC9zdHJvbmc+IC0gNTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ZlZWRidXJuZXJfaWQ8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19mZWVkYnVybmVyX3VybDwvc3Ryb25nPiAtIDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2dvb2dsZV9hbmFseXRpY3M8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19ob21lPC9zdHJvbmc+IC0gZmFsc2U8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19ob21lX3RodW1iX2hlaWdodDwvc3Ryb25nPiAtIDU3PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29faG9tZV90aHVtYl93aWR0aDwvc3Ryb25nPiAtIDEwMDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ltYWdlX3NpbmdsZTwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fbG9nbzwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly9zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmNvbS93cC1jb250ZW50L3dvb191cGxvYWRzLzEyLXN2LmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX21hbnVhbDwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cud29vdGhlbWVzLmNvbS9zdXBwb3J0L3RoZW1lLWRvY3VtZW50YXRpb24vZ2F6ZXR0ZS1lZGl0aW9uLzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3Jlc2l6ZTwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaG9ydG5hbWU8L3N0cm9uZz4gLSB3b288L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaG93X2Nhcm91c2VsPC9zdHJvbmc+IC0gdHJ1ZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3Nob3dfdmlkZW88L3N0cm9uZz4gLSBmYWxzZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3NpbmdsZV9oZWlnaHQ8L3N0cm9uZz4gLSAxODA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaW5nbGVfd2lkdGg8L3N0cm9uZz4gLSAyNTA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb190YWJzPC9zdHJvbmc+IC0gZmFsc2U8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb190aGVtZW5hbWU8L3N0cm9uZz4gLSBHYXpldHRlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fdXBsb2Fkczwvc3Ryb25nPiAtIGE6MTA6e2k6MDtzOjU3OiJodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy8xMi1zdi5qcGciO2k6MTtzOjgzOiJodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy8xMS1IZWFkZXJfQmxvZ19TYWx1ZF9hX2xhX1Zpc3RhLmpwZyI7aToyO3M6Nzg6Imh0dHA6Ly9zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmNvbS93cC1jb250ZW50L3dvb191cGxvYWRzLzEwLXVsdHJhX25vdl9zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmpwZyI7aTozO3M6ODE6Imh0dHA6Ly9zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmNvbS93cC1jb250ZW50L3dvb191cGxvYWRzLzktdWx0cmFfb2N0dWJyZV9zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmpwZyI7aTo0O3M6Njc6Imh0dHA6Ly9zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmNvbS93cC1jb250ZW50L3dvb191cGxvYWRzLzgtc2FsdXNhbGF2aXN0YS5qcGciO2k6NTtzOjY2OiJodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy83LWxvZ29fMDAxXygyKS5qcGciO2k6NjtzOjc1OiJodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy82LWxvZ29fc2FsdWRfYV9sYV92aXN0YS5qcGciO2k6NztzOjc1OiJodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy81LWxvZ29fc2FsdWRfYV9sYV92aXN0YS5qcGciO2k6ODtzOjU4OiJodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy80LWxvZ28uanBnIjtpOjk7czo1ODoiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvMy1sb2dvLmpwZyI7fTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3ZpZGVvX2NhdGVnb3J5PC9zdHJvbmc+IC0gU2VsZWN0IGEgY2F0ZWdvcnk6PC9saT48L3VsPg==