Tag Archive | "lentes de contacto"

La córnea: Enfermedades que pueden afectarla


La córnea es la parte frontal transparente del ojo que cubre el iris, la pupila y la cámara anterior. Junto con la cámara anterior y el cristalino, refracta la luz y es responsable de dos terceras partes de la potencia total del ojo y ayuda a proteger el ojo de gérmenes, polvo y otros materiales dañinos. En los humanos, el poder refractivo de la córnea es de aproximadamente 43 dioptrías.

 Las enfermedades de la córnea son variadas y pueden causar dolor y pérdida de la visión. Entre ellas podemos encontrar errores de refracción, alergias, infecciones, lesiones, distrofias (condición en que algunas partes de la córnea pierden transparencia debido a la acumulación de material turbio).  El tratamiento de las enfermedades de la córnea incluye medicinas, trasplante y cirugía láser.

 Queratitis punteada superficial

Esta  enfermedad consiste en que las células de la superficie de la córnea mueren a causa de una infección vírica o bacteriana, sequedad de los ojos, exposición a los rayos UV (luz solar, lámparas solares o arcos de soldadura), la irritación por el uso prolongado de lentes de contacto o una reacción alérgica. También puede ser el efecto secundario de la administración de vidarabina.

Se siente dolor en los ojos, que se tornan llorosos, sensibles a la luz e inyectados de sangre, y la visión puede ser ligeramente borrosa. Cuando los rayos ultravioleta causan esta enfermedad, los síntomas generalmente no aparecen hasta al cabo de varias horas y duran unos días. Cuando un virus provoca este proceso, el ganglio linfático que se encuentra delante de la oreja puede estar inflamado y doloroso.

Casi todas las personas que padecen esta enfermedad se recuperan por completo. Cuando la causa es un virus, no se necesita ningún tratamiento y la recuperación suele completarse en 3 semanas. Cuando la causa es una infección bacteriana, se recurre a los antibióticos y cuando es debida a la sequedad de los ojos o los rayos UV, se aplica un tratamiento con pomadas y lágrimas artificiales.

 Úlcera de la córnea (úlcera corneal)

Esta condición es una perforación de la córnea, generalmente debida a una infección provocada por bacterias, hongos, virus o la Acanthamoeba. En otras ocasiones, es consecuencia de una herida. Cuando los párpados no se cierran correctamente para proteger el ojo y humedecer la córnea, pueden aparecer úlceras debidas a la sequedad y la irritación.

Las bacterias (en general los estafilococos) pueden infectar y ulcerar la córnea cuando el ojo ha sufrido una herida, haya entrado en él un cuerpo extraño o esté irritado por las lentes de contacto. Los hongos pueden causar úlceras de crecimiento lento. En muy raras ocasiones, la deficiencia de vitamina A o de proteínas puede producir una ulceración de la córnea.

Las UC producen dolor, sensibilidad a la luz y una mayor secreción de lágrimas. Puede aparecer un punto blanco amarillento de pus. En ciertos casos, las úlceras aparecen sobre toda la córnea y pueden penetrar en profundidad y cierta cantidad de pus puede acumularse además detrás de la córnea. Cuanto más profunda es la úlcera, más graves son los síntomas y las complicaciones.

Las úlceras de la córnea pueden cerrarse con un tratamiento, pero pueden dejar como secuelas un material turbio y fibroso que causa cicatrización e impide la visión. Otras complicaciones incluyen las infecciones persistentes, la perforación de la córnea, el desplazamiento del iris y la destrucción del ojo.

Infección por herpes simple

La manifestación inicial de la infección corneal por herpes puede parecer una infección bacteriana leve porque los ojos están ligeramente doloridos, llorosos, rojos y sensibles a la luz. La inflamación de la córnea nubla la visión. Sin embargo, la infección por herpes no responde a los antibióticos, como haría una infección bacteriana, y suele empeorar cada vez más.

Con mayor frecuencia, la infección produce solo ligeros cambios en la córnea y desaparece sin tratamiento. En muy raras ocasiones, el virus penetra profundamente en la córnea, destruyendo su superficie. La infección puede ser recurrente, dañando aún más la superficie de la córnea. El virus del herpes simple también puede provocar un incremento en el crecimiento de los vasos sanguíneos, empeoramiento de la visión o pérdida total de la misma.

El médico puede recetar un fármaco antivírico como la trifluridina, la vidarabina o la idoxuridina, que en general se recetan en forma de pomada o solución que se aplica sobre el ojo varias veces al día. A veces, para contribuir a acelerar la curación, el oftalmólogo tiene que raspar suavemente la córnea con un bastoncito con punta de algodón para eliminar las células muertas y las dañadas.

Infección por herpes zoster

El herpes zoster es un virus que crece en los nervios y puede diseminarse por la piel, provocando lesiones muy típicas. Esta enfermedad no necesariamente afecta al ojo, incluso aparece en la cara y la frente. Pero si la división oftálmica del quinto nervio craneal (nervio trigeminal) resulta infectada, esta infección probablemente se extienda hacia el ojo.

Esta infección produce dolor, enrojecimiento e hinchazón de los párpados. Una córnea infectada puede hincharse, resultar gravemente dañada y desarrollar cicatrices. Las complicaciones más comunes de la infección corneal incluyen el glaucoma permanente y la falta de sensibilidad cuando se toca la córnea.

Cuando el herpes zoster infecta la cara y amenaza el ojo, el tratamiento precoz con aciclovir administrado en forma oral durante 7 días reduce el riesgo de complicaciones oculares. Los corticosteroides, generalmente en forma de gotas, también pueden resultar de gran ayuda. Las gotas de atropina suelen utilizarse con frecuencia para mantener la pupila dilatada y ayudar a evitar que aumente la presión ocular.

Queratitis ulcerativa periférica

 Esta enfermedad consiste en una inflamación y ulceración de la córnea que suele aparecer en personas que padecen enfermedades del tejido conectivo como la artritis reumatoide. Esta condición empeora la visión, aumenta la sensibilidad a la luz y produce la sensación de que un cuerpo extraño está atrapado en el ojo.

Entre las personas que padecen artritis reumatoide y queratitis ulcerativa periférica, alrededor del 40% mueren tras 10 años de la aparición de la queratitis ulcerativa periférica, a menos que se sometan a un tratamiento. Los tratamientos con medicamentos que inhiben el sistema inmunitario reducen el índice de mortalidad a un 8 por ciento en 10 años.

 Queratomalacia

La queratomalacia (xeroftalmía, queratitis xerótica) es una enfermedad en la que la córnea se seca y se vuelve opaca debido a una deficiencia de vitamina A, proteínas y calorías en la dieta. La superficie de la córnea muere y pueden aparecer úlceras e infecciones bacterianas. Las glándulas lagrimales y la conjuntiva también se ven afectadas, lo que deriva en una inadecuada producción de lágrimas y sequedad de los ojos.

La ceguera nocturna (visión muy deficiente en la oscuridad) puede desarrollarse debido a una deficiencia de vitamina A. Las gotas o pomadas con antibiótico pueden ayudar a curar las infecciones, pero es aún más importante corregir la falta de vitamina A con suplementos vitamínicos o bien solucionar la desnutrición con una dieta enriquecida o con suplementos.

Queratocono

 El queratocono es un cambio gradual de la forma de la córnea, que acaba pareciéndose a un cono. La enfermedad comienza entre los 10 y los 20 años. Uno o ambos ojos pueden verse afectados, lo que produce grandes cambios en la visión y exige frecuentes cambios en la prescripción de gafas o lentes de contacto.

Los lentes de contacto suelen corregir los problemas de visión mejor que las gafas, pero a veces el cambio de la forma de la córnea es tan intenso que las lentes de contacto no pueden ser utilizadas o bien no consiguen corregir la visión. En casos extremos, puede ser necesario realizar un trasplante de córnea.

Queratopatía ampollar

La queratopatía ampollar es una tumefacción de la córnea que aparece con más frecuencia en los ancianos. En casos excepcionales, la queratopatía ampollar tiene lugar tras una cirugía de los ojos, como la de cataratas. La tumefacción produce ampollas llenas de líquido sobre la superficie de la córnea que pueden romperse, causando dolor y disminuyendo la visión.

La queratopatía ampollar se trata reduciendo la cantidad de líquido en la córnea mediante soluciones salinas o lentes de contacto blandas. En muy raras ocasiones, es preciso hacer un trasplante de córnea.

Posted in Córnea, Datos, Enfermedades, Queratócono, Salud VisualComments (0)

Lentes de contacto alteran 5 mil bacterias en los ojos


Los usuarios de lentes de contacto son más proclives a sufrir infecciones visuales. No obstante, no se conocía exactamente la cantidad de bacterias y variaciones a las que es expuesta el ojo. En la actualidad, un reciente estudio descubrió con precisión cuántas bacterias se afectan o intervienen en el uso de estos lentes.

Según la investigación llevada a cabo por NYU Langone Medical Center y reportada por The Scientist, las alteraciones en las 5.245 variantes de bacterias que habitan generalmente el ojo al insertar un lente de contacto, podría ser uno de los motivos por lo que los usuarios de este elemento son más propensos a sufrir infecciones visuales.

Maria Gloria Dominguez-Bello, microbióloga del NYU Langone Medical Center y una de las autoras principales del trabajo, explicó que “nuestra investigación muestra claramente que poner un objeto extraño, como un lente de contacto, en el ojo no es un acto neutral. Lo que esperamos que muestren nuestros experimentos futuros es si estos cambios en el microbioma ocular de las personas que usan lentes de contacto se debe a que la presión del lente afecta y altera de forma directa al sistema inmunitario del ojo, distinguiendo qué bacterias son suprimidas o impulsadas con su uso”.

En la primera fase del estudio, los expertos tomaron muestras de nueve usuarios de lentes de contacto y otras once de personas que no los usaban. Así, hallaron que los tipos de bacterias de los usuarios eran casi idénticas a las que están de forma común en la piel de los párpados y eran tres veces mayores en proporciones que las que están normalmente en los ojos de los que no usan los lentes.

La interrogante es que si estos cambios en la composición de las bacterias se causa directamente por el contacto de los dedos al poner el lente, o si originalmente la integración de este elemento al ojo ajeno crea esta gran alteración en las bacterias.

Fuente: fayerwayer.com

Posted in Datos, LentesComments (0)

¿Sabes cuándo expiran tus lentes de contacto?


Hay una alta probabilidad de que no te fijes en eso por un par de razones: Es solo un montón de números en un envase demasiado pequeño, no tienes claro por qué importa, o por lo general, las fechas son tan lejanas que quienes utilizan lentes de contacto regularmente, los usan mucho antes de la fecha de expiración. Pero aunque las razones no están claras, obedecer a la fecha de caducidad es una parte importante de la seguridad y salud de tus ojos.

Deberías prestar mucha atención a la fecha de expiración de tus lentes de contacto. Son productos sanitarios que deben ser esterilizados y guardados en contenedores herméticos antes de ser utilizados debido a que están en contacto directo con el ojo. Si el lente está contaminado, existe una alta probabilidad de causar una infección.

Los lentes de contacto son sellados en un recipiente hermético el cual está diseñado para proteger y mantener el lente en óptimas condiciones.

Lentes de contacto expirados

 

Las fechas indicadas en los envases tienen su razón de ser. Pasada esta fecha, el contenedor puede verse afectado, causando una contaminación de la solución salina y por ende, aumenta el riesgo de que los ojos contraigan alguna infección si los utilizas.

Información que debieras encontrar en el envase de tus lentes de contacto:

  • Marca
  • Nombre del material
  • Nombre del fabricante
  • Base de curva del lente
  • Diámetro
  • Número del lote
  • Fecha de expiración

Es común que la fecha de expiración de tus lentes de contactos blandos sea de 4 años desde la fecha de fabricación y generalmente está escrita en la parte inferior del envase, en un formato aaaa/mm.

No olvides revisar la fecha cada vez que abras un nuevo envase. ¡No te expongas innecesariamente a ningún peligro!

Por otra parte, una solución permanente, fácil y segura es Cirugía Lasik. Con este procedimiento puedes olvidar todas las complicaciones que trae consigo el uso de lentes de contactos vencidos, previniendo infecciones que perjudiquen aún más tu visión.

 

Posted in Cirugía Lasik, LentesComments (0)

Esto ocurre cuando duermes con tus lentes de contacto puestos


¿Utilizas lentes de contacto? Si la respuesta es afirmativa, es muy probable que alguna vez te hayas quedado dormido y se te olvidó quitártelos. Sabemos que lo médicos no recomiendan quedarse dormido con los lentes de contacto puestos, pero ¿sabes por qué, exactamente?

Como sucede con cualquier objeto o sustancia extraña que introduzcas en el cuerpo, los ojos tardan un tiempo en asimilar los lentes de contacto. Según Russell Wohl, OD, de Farmingdale, Nueva York, “los lentes de contacto pueden provocar sequedad en los ojos de algunas personas”. Las lágrimas de cada persona son distintas y la compone una determinada acidez de PH, explica Wohl, cuando se pone un lente de contacto y la solución o líquido del lente tiene un PH diferente al natural del ojo este puede provocar graves daños debido que el ojo a través de su lubricación natural intentará eliminar esa solución.

“Si sufres de resequedad en los ojos, por ningún motivo debes utilizar lentes de contacto ya que pueden exacerbar eso. Cuando parpadeamos, estamos limpiando la córnea con ayuda de las lágrimas y esto ayuda a mantener las cosas uniforme y claras, si la córnea no está lo suficientemente lubricada, esta queda expuesta al aire  lo que provoca molestas irritaciones”, indica el experto.

Cuando dormimos, limitamos la cantidad de oxígeno que necesita la córnea para mantenerse sana. Aunque existe otra manera de obtener oxígeno y es a través de los vasos sanguíneos ubicados en el ojo, pero aun así recibimos menos que cuando estamos despiertos. “Lo que hace el lente de contacto es limitar aún más el oxígeno que llega a la córnea ya que crea una barrera entre el oxígeno y la córnea lo que a la larga puede experimentar lo que se llama hipoxia (privación del oxígeno en una región del cuerpo)” Explica Wohl.

También aumentan las probabilidades de desarrollar una infección, porque las bacterias pueden llegar a la córnea. “Las bacterias son oportunistas y, literalmente pueden empezar a comer la córnea, donde en el peor de lo casos se puede llegar a la pérdida total de la visión”.

Si te duermes accidentalmente con tus lentes de contacto una sola noche, es poco probable que experimentes problemas. Pero si después esto se te convierte en un hábito frecuente, estás aumentando las probabilidades de tener una enfermedad grave en el ojo.

Si empiezas a notar que tus ojos son muy rojos o sientes que hay algo en tu ojo que te está irritando todo el tiempo, empiezas a ver borroso o si miras la luz de una lámpara y es como si estuvieras mirando directamente al sol, debes preocuparte ya que estos pueden ser signos de infección ocular y deberías ver un oftalmólogo de inmediato. “La buena noticia es que la mayoría del tiempo es un episodio agudo y se puede corregir dejando de utilizar por un tiempo los lentes de contacto“, concluye Wohl.

De todas maneras, una solución definitiva y confiable para dejar de utilizar los lentes de contacto es la Cirugía Lasik. Con este procedimiento te olvidarás de sufrir cualquiera de esos molestos síntomas ya mencionados, previniendo posibles enfermedades que perjudiquen aún más tu visión.

Posted in Cirugía Lasik, Lentes, OftalmologíaComments (0)

No uses lentes de contacto: pueden causar infecciones


La mala manipulación de los lentes de contacto puede causar una serie de infecciones. Entre estas, una de las más severas es la queratitis fúngica, que consiste en una infección de la córnea, la cual constituye la parte transparente que cubre el iris del ojo y la pupila. Este mal se desarrolla bastante rápido y, de no ser tratado, podría llegar a la ceguera.

Causas de la queratitis fúngica

El hongo que produce la queratitis fúngica se denomina “Fusarium”. Habitualmente está presente en el piso, el agua y en plantas, sobre todo en donde hay climas cálidos. Esta enfermedad puede surgir luego de una lesión en la córnea que implique material vegetal. Por ejemplo, se desarrolla luego de una contusión en el ojo con la rama de una palmera.

El trastorno también puede aparecer cuando pacientes con un sistema inmunológico débil sufren una exposición al hongo y al administrar de manera antihigiénica los lentes de contacto.

¿Qué síntomas produce la queratitis fúngica?

La queratitis fúngica muestra las siguientes manifestaciones:

-Reducción de la vista

-Dolor ocular

-Fotofobia (sensibilidad extrema a la luz)

-Lagrimeo excesivo

-Aparición de secreciones oculares.

Tratamiento para la queratitis fúngica

Para tener un diagnóstico certero de la queratitis fúngica, el oftalmólogo podría raspar suavemente el ojo para obtener una muestra pequeña y realizar una prueba para determinar si existe una infección. El especialista sabrá si la queratitis es fúngica, bacteriana o de otra naturaleza.

El tratamiento para esta afección oftalmológica generalmente incorpora la aplicación de gotas oculares anti fúngicas y fármacos de consumo oral. Si estos tratamientos no son suficientes para eliminar la infección, podría requerirse una intervención quirúrgica, incluyendo un trasplante de córnea.

En ciertos casos, esta cirugía corneal no será efectiva para recuperar la visión. Asimismo, si ocupas lentes de contacto, es de suma importancia manipularlos con cuidado, almacenándolos y limpiándolos correctamente para disminuir el riesgo de desarrollar una infección por queratitis.

Es importante que, de existir los síntomas descritos, consultes inmediatamente a un oftalmólogo: corres el riesgo de sufrir una ceguera permanente si la enfermedad no se trata a tiempo.

Posted in Córnea, Salud VisualComments (0)

Estuches de lentes de contacto guardan distintos tipos de gérmenes


Un estudio del Journal of The College of Optometrist indica que al examinar diversos artículos para almacenar lentes de contacto, el 34% de estos estaban llenos de gérmenes como Serratia y Staphylococcus aureus.

Estos gérmenes pueden causar queratitis, una patología visual inflamatoria que daña la córnea. En asos severos, esta enfermedad puede provocar ceguera.

Para que tus ojos no corran peligro, debes enjuagar con agua caliente el estuche todos los días y reemplazarlo cada tres meses.

Otro inconveniente con los gérmenes se da en la ropa nueva. Científicos de la Universidad de Nueva York, en Estados Unidos, hallaron que distintas prendas nuevas de tiendas contenían flujo nasal, caspa e incluso heces. Por este motivo, recuerda lavar en agua caliente la indumentaria antes de usarla y lavarse las manos luego de ir de compras, evitando el contacto con tus ojos.

Por otra parte, un trabajo encabezado por el Servicio Nacional de Salud Británico demostró que una almohada, pasados dos años, es un gran foco de infección. Esto porque transcurrido este tiempo, este elemento está lleno de ácaros de polvo, piel muerta, bacterias y saliva.

Fuente: Terra

Posted in Datos, Salud VisualComments (0)

Cómo los lentes de contacto modifican los ojos


Los lentes de contacto pueden alterar la comunidad microbiana natural de los ojos, según una investigación de la Escuela de Medicina de la Universidad de Nueva York, en Estados Unidos. El trabajo realizado en 58 adultos que buscaban atención oftalmológica ambulatoria determinó que estos elementos hacen al micribioma del ojo más semejante al de la piel, con una mayor proporción de bacterias cutáneas ‘Pseudomonas’, ‘Acinetobacter’, ‘Methylobacterium’ y ‘Lactobacillus’ y proporciones más bajas de ‘Haemophilus’, ‘Streptococcus’, ‘Staphylococcus’ y ‘Corynebacterium’.

“Nuestro estudio tiene el potencial de ayudar a futuros análisis a explorar nuevos conocimientos sobre un posible papel del microbioma en el aumento del riesgo de infecciones en los ojos de los usuarios de lentes de contacto”, señala María Domínguez-Bello, autora de la investigacón y profesora asociada de Medicina de la Universidad de Nueva York.

Los científicos usaron una técnica de laboratorio denominada “secuencia 16S rRNA” para comparar las comunidades bacterianas de la conjuntiva (superficie del globo ocular) y la piel de estos 58 pacientes, además de analizar muestras de 20 de los participantes (9 usuarios de lentes y 11 sin lentes) en los tres puntos de tiempo e el transcurso de seis semanas).

En 250 muestras en el laboratorio (116 de la conjuntiva, 114 de la piel bajo el ojo y 20 de lentes de contacto), los científicos hallaron una mayor diversidad de bacterias en la superficie ocular que en la piel debajo de los ojos o en los lentes de contacto.

La microbiota de la superficie ocular de quienes llevaban lentes de contacto era más similar a la piel en comparación con la de los que no usaban lentes, con más abundacia de bacterias ‘Pseudomonas’, ‘Acinetobacter’, ‘Methylobacterium’ y ‘Lactobacillus’.

En los que no portaban lentes de contacto, no se encontraron estas bacterias en una cantidad relativamente mayor en las muestras de piel en comparación con el ojo (con excepción de ‘Lactobacillus’), lo que indica que estas bacterias pueden clasificarse como “bacterias de la piel”. Las bacterias ‘Haemophilus’, ‘Streptococcus’, ‘Staphylococcus’ y ‘Corynebacterium’ se agotaron en la microbiota de los usuarios de lentes en contraste con las personas que no los usaban.

Fuente ecodiario.es

Posted in Lentes, Salud VisualComments (0)

Problemas al usar lentes de contacto sin receta: estudiante se arrancó la córnea al quitárselos


Una adolescente europea se arrancó la córnea de un ojo mientras intentaba de quitarse unos lentes de contacto baratos con efecto de “ojos de gato”, que había usado para su disfraz de halloween.

Tia Goode, de 18 años y originaria de Merthyr, Gales, escogió un disfraz de leopardo para su fiesta del 31 de octubre. Por este motivo, adquirió unos lentes de contacto de utilería de un valor aproximado de 7 dólares.

No obstante, al intentar sacárselos, comprobó que estos no podían retirarse. Entonces, forcejeó por unos 40 minutos hasta que finalmente consiguió quitárselos, pero con un gran dolor que terminó por llevarla al hospital.

Una vez en la urgencia, los médicos le colocaron anestesia para poder abrirle el ojo derecho. Aquí, le explicaron a la joven que se había arrancado la capa protectora transparente de la zona frontal de sus ojos (córnea), por lo que necesitaría de un determinado tratamiento que incluía el uso de un parche permanente.

Afortunadamente, la estudiante de la Universidad de Gales del sur no sufrirá ningún daño perpetuo en su visión, y le recetaron antibióticos mientras tenga cubierto su ojo para que la recuperación sea completa.

Por este motivo, es importante enfatizar que todo lente de contacto debe ser utilizado con prescripción de un profesional de la salud de la de la vista. Usar productos del comercio informal puede traer graves consecuencias para la visión.

Fuente/foto: tiemposur.com

Posted in Córnea, Salud VisualComments (0)

Los peligros de los lentes de contacto sin receta


Un joven estadounidense de 23 años llamado Julian Hamlin perdió la visión de un ojo por utilizar lentes de contacto de color sin receta. En solamente tres años, ya ha pasado por 15 cirugías, incluyendo 7 transplantes de córnea.

Hamlin, que actualmente se desempeña como asistente administrativo y recepcionista, indicó que su vida cambió cuando despertó con una infección en el ojo, la cual fue diagnosticada como conjuntivitis.

No obstante, tres días más tarde tuvo que llegar al hospital con ceguera en el ojo izquierdo debido a una úlcera corneal severa, una llaga en el revestimiento del ojo producida por una infección. De manera posterior, el joven desarrolló glaucoma por el incremento de la presión ocular, lo que tuvo que portar un artefacto que ayudaba a drenar el líquido que contenía en su interior.

Julian conseguía los lentes de contacto sin receta en estaciones de servicio y en tiendas de belleza, utilizándolos por dos años. Los lentes eran de color y económicos, por lo que muchos adolescentes de la zona los adquirían.

Hamlin los usaba diariamente pero, supuestamente, adoptaba las medidas preventivas apropiadas al reemplazarlas cada mes. Sin embargo, egregó que “no hubo advertencias o instrucciones acerca de los riesgos”.

Desde 2012, el joven ya pasó por 15 cirugías, las que describe como un largo y doloroso camino. Los gastos médicos sobrepasan los 250 mil dólares y casi no ha tenido mejoras en su vista.

Por este motivo, es de suma importancia utilizar lentes de contacto prescritos y con las indicaciones y asesoramiento de un profesional de la salud visual.

Posted in Datos, Salud VisualComments (0)

Los contras de los lentes de contacto


Si bien los lentes de contactos tiene ventajas para mejorar tu visión corrigiendo ciertos inconvenientes, también tiene diversos contras. Entre estos se encuentran su delicada limpieza, su tiempo de duración y el alto costo económico.

En primer lugar, al no contar con una buena higiene, el ojo se puede infectar. No se puede dormir, nadar o estar en un sitio con mucho polvo con los lentes de contacto puestos. Aunque son simples de portar, el problema sucede al momento de colocárselos.

Al tener un pequeño tamaño, generalmente demoran en insertarse correctamente, generando lagrimeo y ardor que desgasta más la vista. Entonces, es necesario usar gotas en los ojos y guardarlos siempre antes de dormir ya que, al no controlar el movimiento de estos, podrían alojarse en un área peligrosa, donde solo un profesional podría sacarlos.

En tanto, si bien pueden ser útiles en algunos deportes- como ejercicios aeróbicos u otros donde los anteojos son una desventaja al caerse y provocar alguna lesión- no sirven en la natación. Los lentes de contacto pueden perderse al abrir los ojos bajo el agua.

Otro aspecto a considerar es su mantenimiento. Preservar los lentes de contacto limpios es extremadamente importante no solo para la vista, sino que también para la visión. Si estos elementos no se limpian apropiadamente, existe el riesgo de sufrir una infección en el ojo que derivaría, incluso, en una pérdida de la visión irreversible.

Un profesional puede recetar cierto tipo de lentes de contacto, pero es importante tener las manos limpias antes de ponérselos. Si el trabajo o rutina diaria impide este hábito, es mejor abstenerse de usar estos elementos.

Por último, los lentes de contacto deben reemplazarse con una frecuencia mayor a la de los anteojos. Por ende, esto provoca un costo económico mayor, al tener que estar invirtiendo constantemente en estos.

¿Quieres dejar de depender de tus lentes de contacto?

Si deseas dejar de depender de tus lentes de contacto u anteojos, puedes solicitar una evaluación sin costo para cirugía Lasik en Ultravisión ¿Cómo hacerlo? Evaluación sin costo para cirugía Lasik y te contactaremos a la brevedad.

Otra opción es llamar directamente a Call Center, según la zona de residencia:

  • Santiago: 22413 6000

  • Iquique: 57 2589058

  • Copiapó: 52 2239507

Posted in Cirugía LasikComments (0)

PHVsPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZHNfcm90YXRlPC9zdHJvbmc+IC0gdHJ1ZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzE8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjVhLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjViLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzM8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjVjLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzQ8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjVkLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX21wdV9hZHNlbnNlPC9zdHJvbmc+IC0gPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfbXB1X2Rpc2FibGU8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfbXB1X2ltYWdlPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tL2Fkcy8zMDB4MjUwYS5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF9tcHVfdXJsPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdG9wX2Fkc2Vuc2U8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF90b3BfZGlzYWJsZTwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF90b3BfaW1hZ2U8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzQ2OHg2MGEuanBnPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdG9wX3VybDwvc3Ryb25nPiAtIHd3dy5zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmNvbTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF8xPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdXJsXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb208L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF91cmxfMzwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cud29vdGhlbWVzLmNvbTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF80PC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWx0X3N0eWxlc2hlZXQ8L3N0cm9uZz4gLSBkZWZhdWx0LmNzczwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2F1dGhvcjwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYXV0b19pbWc8L3N0cm9uZz4gLSBmYWxzZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2N1c3RvbV9jc3M8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19jdXN0b21fZmF2aWNvbjwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly9zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmNvbS93cC1jb250ZW50L3VwbG9hZHMvMjAxMC8wNi9mYXZpY29uLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ZlYXR1cmVkX2NhdGVnb3J5PC9zdHJvbmc+IC0gU2VsZWN0IGEgY2F0ZWdvcnk6PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fZmVhdF9lbnRyaWVzPC9zdHJvbmc+IC0gNTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ZlZWRidXJuZXJfaWQ8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19mZWVkYnVybmVyX3VybDwvc3Ryb25nPiAtIDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2dvb2dsZV9hbmFseXRpY3M8L3N0cm9uZz4gLSA8c2NyaXB0IHR5cGU9XCJ0ZXh0L2phdmFzY3JpcHRcIj4NCg0KICB2YXIgX2dhcSA9IF9nYXEgfHwgW107DQogIF9nYXEucHVzaChbXCdfc2V0QWNjb3VudFwnLCBcJ1VBLTE2NTA0Mzc0LTFcJ10pOw0KICBfZ2FxLnB1c2goW1wnX3RyYWNrUGFnZXZpZXdcJ10pOw0KDQogIChmdW5jdGlvbigpIHsNCiAgICB2YXIgZ2EgPSBkb2N1bWVudC5jcmVhdGVFbGVtZW50KFwnc2NyaXB0XCcpOyBnYS50eXBlID0gXCd0ZXh0L2phdmFzY3JpcHRcJzsgZ2EuYXN5bmMgPSB0cnVlOw0KICAgIGdhLnNyYyA9IChcJ2h0dHBzOlwnID09IGRvY3VtZW50LmxvY2F0aW9uLnByb3RvY29sID8gXCdodHRwczovL3NzbFwnIDogXCdodHRwOi8vd3d3XCcpICsgXCcuZ29vZ2xlLWFuYWx5dGljcy5jb20vZ2EuanNcJzsNCiAgICB2YXIgcyA9IGRvY3VtZW50LmdldEVsZW1lbnRzQnlUYWdOYW1lKFwnc2NyaXB0XCcpWzBdOyBzLnBhcmVudE5vZGUuaW5zZXJ0QmVmb3JlKGdhLCBzKTsNCiAgfSkoKTsNCg0KPC9zY3JpcHQ+PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29faG9tZTwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29faG9tZV90aHVtYl9oZWlnaHQ8L3N0cm9uZz4gLSA1NzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2hvbWVfdGh1bWJfd2lkdGg8L3N0cm9uZz4gLSAxMDA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV9zaW5nbGU8L3N0cm9uZz4gLSBmYWxzZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2xvZ288L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy8xMi1zdi5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19tYW51YWw8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vc3VwcG9ydC90aGVtZS1kb2N1bWVudGF0aW9uL2dhemV0dGUtZWRpdGlvbi88L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19yZXNpemU8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc2hvcnRuYW1lPC9zdHJvbmc+IC0gd29vPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc2hvd19jYXJvdXNlbDwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaG93X3ZpZGVvPC9zdHJvbmc+IC0gZmFsc2U8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaW5nbGVfaGVpZ2h0PC9zdHJvbmc+IC0gMTgwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc2luZ2xlX3dpZHRoPC9zdHJvbmc+IC0gMjUwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fdGFiczwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fdGhlbWVuYW1lPC9zdHJvbmc+IC0gR2F6ZXR0ZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3VwbG9hZHM8L3N0cm9uZz4gLSBhOjEwOntpOjA7czo1NzoiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvMTItc3YuanBnIjtpOjE7czo4MzoiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvMTEtSGVhZGVyX0Jsb2dfU2FsdWRfYV9sYV9WaXN0YS5qcGciO2k6MjtzOjc4OiJodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy8xMC11bHRyYV9ub3Zfc2FsdWRhbGF2aXN0YS5qcGciO2k6MztzOjgxOiJodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy85LXVsdHJhX29jdHVicmVfc2FsdWRhbGF2aXN0YS5qcGciO2k6NDtzOjY3OiJodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy84LXNhbHVzYWxhdmlzdGEuanBnIjtpOjU7czo2NjoiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvNy1sb2dvXzAwMV8oMikuanBnIjtpOjY7czo3NToiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvNi1sb2dvX3NhbHVkX2FfbGFfdmlzdGEuanBnIjtpOjc7czo3NToiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvNS1sb2dvX3NhbHVkX2FfbGFfdmlzdGEuanBnIjtpOjg7czo1ODoiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvNC1sb2dvLmpwZyI7aTo5O3M6NTg6Imh0dHA6Ly9zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmNvbS93cC1jb250ZW50L3dvb191cGxvYWRzLzMtbG9nby5qcGciO308L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb192aWRlb19jYXRlZ29yeTwvc3Ryb25nPiAtIFNlbGVjdCBhIGNhdGVnb3J5OjwvbGk+PC91bD4=