Tag Archive | "fotofobia"

No uses lentes de contacto: pueden causar infecciones


La mala manipulación de los lentes de contacto puede causar una serie de infecciones. Entre estas, una de las más severas es la queratitis fúngica, que consiste en una infección de la córnea, la cual constituye la parte transparente que cubre el iris del ojo y la pupila. Este mal se desarrolla bastante rápido y, de no ser tratado, podría llegar a la ceguera.

Causas de la queratitis fúngica

El hongo que produce la queratitis fúngica se denomina “Fusarium”. Habitualmente está presente en el piso, el agua y en plantas, sobre todo en donde hay climas cálidos. Esta enfermedad puede surgir luego de una lesión en la córnea que implique material vegetal. Por ejemplo, se desarrolla luego de una contusión en el ojo con la rama de una palmera.

El trastorno también puede aparecer cuando pacientes con un sistema inmunológico débil sufren una exposición al hongo y al administrar de manera antihigiénica los lentes de contacto.

¿Qué síntomas produce la queratitis fúngica?

La queratitis fúngica muestra las siguientes manifestaciones:

-Reducción de la vista

-Dolor ocular

-Fotofobia (sensibilidad extrema a la luz)

-Lagrimeo excesivo

-Aparición de secreciones oculares.

Tratamiento para la queratitis fúngica

Para tener un diagnóstico certero de la queratitis fúngica, el oftalmólogo podría raspar suavemente el ojo para obtener una muestra pequeña y realizar una prueba para determinar si existe una infección. El especialista sabrá si la queratitis es fúngica, bacteriana o de otra naturaleza.

El tratamiento para esta afección oftalmológica generalmente incorpora la aplicación de gotas oculares anti fúngicas y fármacos de consumo oral. Si estos tratamientos no son suficientes para eliminar la infección, podría requerirse una intervención quirúrgica, incluyendo un trasplante de córnea.

En ciertos casos, esta cirugía corneal no será efectiva para recuperar la visión. Asimismo, si ocupas lentes de contacto, es de suma importancia manipularlos con cuidado, almacenándolos y limpiándolos correctamente para disminuir el riesgo de desarrollar una infección por queratitis.

Es importante que, de existir los síntomas descritos, consultes inmediatamente a un oftalmólogo: corres el riesgo de sufrir una ceguera permanente si la enfermedad no se trata a tiempo.

Posted in Córnea, Salud VisualComments (0)

¿Qué es la fotofobia?


La fotofobia consiste en la sensibilidad ocular a la luz. La luz del sol, la iluminación en interiores y el alumbrado público pueden generar malestar o dolor visual.

Algunos fármacos comunes como los antihistamínicos, las píldoras anticonceptivas y los antibióticos tienen efectos oculares que derivan en fotofobia. Por lo general, esto se debe a que los medicamentos causan la dilatación o el incremento del tamaño de las pupilas.

Asimismo, la fotofobia puede surgir cuando aparece una irritación o infección visual. También puede ser consecuencia de diversas enfermedades asociadas a la visión: las cirugías oculares recientes, el albinismo, las migrañas y los distintos inconvenientes oculares que inciden en la superficie del ojo o la retina. La retina es el tejido sensible a la luz que está en la zona posterior del ojo, y se encarga de procesar las imágenes.

Para tratar la fotofobia, siempre se debe tratar la causa subyacente. Hay casos poco comunes donde las enfermedades congénitas pueden provocar esta sensibilidad a la luz.

Síntomas de la fotofobia

Si los ojos son sensibles a la luz, las señales que manda la retina hacia el cerebro se interpretan como dolor o malestar. Este malestar se va incrementando mientras mayor sea la fuente lumínica.

La fotofobia puede generar molestia o dolor leve, moderado o fuerte cuando los ojos son expuestos a fuentes de luz natural o artificial, en exteriores o interiores. Existe sensación de ardor o de picazón, así como un exceso de lágrimas.

Los individuos que tienen ojos de color más claro pueden ser más propensos a sufrir fotofobia, ya que su tonalidad natural posee menos pigmento para difuminar luz demasiado potente.

Fuente: aprendasobreanteojos.com

Posted in Salud VisualComments (0)

No tratar la uveítis a tiempo puede causar ceguera


La uveitis es una de las patologías visuales inflamatorias más comunes. Consiste en la inflamación de la diversas capas del ojo y, de no tener un tratamiento a tiempo, esta afección podría generar ceguera.

Se calcula que una tercera parte de las personas que padecen uveítis la contraen por alguna enfermedad reumática, que puede ser la artritis idiopática juvenil, la espondilitis anquilosante, artritis asociada a enteropatías, entre otras patologías.

En los países desarrollados, la incidencia de la uveitis es de 52 por 100 mil habitantes anualmente, siendo la tercera causa de ceguera en estas naciones en pacientes que están en edad laboral. Esto ocurre porque la enfermedad no recibe el tratamiento adecuado a tiempo.

Los síntomas clínicos dependen del tipo de uveítis que aparezca. Por ejemplo, en la uveítis anterior aguda existe dolor, enrojecimiento visual y fotofobia (molestia visual intensa producida por la luz). De esta manera, su desarrollo es brusco. Por su parte, en las uveítis anteriores crónicas pueden contar con un mínimo de síntomas y detectarse en controles rutinarios o por la aparición de pequeñas complicaciones.

Por último, en la uveítis posterior hay una reducción de la agudeza visual, surgimiento de “moscas volantes” en el campo visual y, a veces, fotofobia. No existe enrojecimiento visual ni dolor.

En las uveítis anteriores, que afectan la zona anterior del globo ocular, el tratamiento fundamental es el tópico, a través de colirios visuales (corticoides, antiinflamatorios, midráticos, colorios que reducen la tensión en el ojo, entre otros). En cuanto a las uveítis posteriores e inmediatas, que inciden en el área posterior del ojo, el tratamiento puede ser tópico, con colirios o con inyecciones intraoculares que se administran en una consulta oftalmológica, con anestesia local.

No obstante, en la mayor parte de estos casos se necesita terapia sistémica, con la aplicación de corticoides sistémicos, inmunodepresores y tratamientos biológicos. En las panuveítis, que afectan a las dos zonas, se usan dos clases de terapia: los colirios y los medicamentos por vía oral. Sin embargo, es importante recordar que todos estos tratamientos deben ser recetados por un oftalmólogo.

Posted in LentesComments (0)

Cuida tu vista al hacer deportes de invierno


Se debe tener en cuenta la protección visual en la estaciones de esquí y ambientes nevados en general donde se realizan estos deportes, ya que los riesgos se extienden al realizar estas actividades.

Uno de los peligros más grandes para los ojos son los rayos ultravioleta, los que pueden generar grandes dolores de cabeza, fotofobias, oftalmia de nieve, conjuntivitis, entre varias afecciones oculares y problemas en la visión. La incidencia de estos rayos es mayor en zonas altas, incrementándose los daños que generan en un 15% por cada 1.000 metros de altura.

Entre los esquiadores y otros deportistas invernales, la enfermedad más habitual es la oftalmia. Las manifestaciones son un gran dolor, sensación de tener arena dentro de los ojos, lagrimeo y espamos de los párpados al tener contacto con la luz. Los ojos rojos y la reducción de la agudeza visual también son síntomas.

Lo idóneo para que la oftalmia no tenga una duración superior a las 24 horas, es el reposo en la oscuridad, con los ojos cerrados o con lentes oscuros. No obstante, es importante consultar a la brevedad con un oftalmólogo, para aplicar un tratamiento apropiado.

Para prevenir esta situación, es primordial optar con un material adecuado en las gafas que se utilizarán para estos deportes. Es importante adoptar algunos consejos y precauciones.

Lo primordial en estos elementos es que los cristales posean una gran capacidad filtrante, con categoría 3 o 4. Esto significa que tienen el poder de filtrar, al menos, el 95% de los rayos ultravioleta. En ocasiones, es aconsejable administrar un colirio protector, antes de empezar con estos deportes. No obstante, estos fármacos siempre deben ser recetados previamente por un oftalmólogo.

Asimismo, dentro de los cuidados que podemos llevar a cabo, tenemos una serie de ejercicios para los ojos, como el “palmeado”. Este consiste en intentar ver una total oscuridad, tapándose los ojos con las palmas de las manos por al menos 30 segundos. Así, se repone el pigmento de la retina. El parpadeo también es otra acción, donde la idea es abrir y cerrar los ojos – tal como se parpadea con normalidad – a una gran velocidad. Este ejercicio sirve para la hidratación visual.

Posted in Datos, Oftalmología, Salud VisualComments (0)

Cómo afecta la artritis a tus ojos


Si bien la artritis es fundamentalmente reconocida por ser una patología de los huesos y articulaciones, también es habitual que influya en otras zonas del organismo, sobre todo la artritis reumatoidea. De esta manera, una parte del cuerpo que puede ser afectada son los ojos.

En primer lugar, tenemos el Síndrome de Sjogren. Esta enfermedad es una patología autoinmune que genera un exceso de creación de anticuerpos en la sangre. Esto puede derivar en afecciones del tejido conectivo, como la artritis reumatoidea. Una de las zonas primordiales donde puede incidir son los ojos, produciendo que comiencen a secarse y su posterior inflamación. Si bien el tratamiento para este trastorno puede variar, habitualmente se utilizan corticosteroides.

Por su parte, la uveitis es otro inconveniente del ojo que puede suceder debido a la artritis, sobre todo en la artritis reumatoidera juvenil. Esta enfermedad consiste en la inflamación del segmento interior del ojo, incluyendo el iris, el cuerpo ciliar y el coroide del ojo.

La uveitis puede producir enrojecimiento del ojo, dolor ocular, sensibilidad a la luz y visión borrosa. Las gotas oculares son el tratamiento más común para la variante leve de la enfermedad. No obstante, en casos graves, se podría requerir una cirugía láser.

La escleritis es otra enfermedad que influye en los ojos, derivada de la artritis. Esta anomalía inflamatoria ataca la cobertura blanca del globo ocular, denominada esclerótica. La inflamación que produce la escleritis puede producir mucho dolor y, generalmente, se utilizan gotas oculares antiinglamatorias para atenuar estas manifestaciones.

Por último, tenemos al glaucoma. Frecuentemente, la artritis puede causar inflamación que interfiere en el proceso de drenaje del ojo. Esto puede desencadenar la enfermedad visual, la que produce dolor, vista borrosa y una pérdida total de la visión si no es tratada a tiempo. El glaucoma puede evitarse mejorando la inflamación de los alrededores del sistema de drenaje a través de gotas oculares con corticosteroides. Sin embargo, se debe recordar que todo medicamento será recetado por un oftalmólogo.

Posted in Glaucoma, Oftalmología, Salud VisualComments (0)

Descubre de qué se trata el Síndrome Visual Informático


El Síndrome Visual Informático es el problema laboral más frecuente en los países desarrollados, pero se está dando en todo el mundo. Y es que los largos períodos que las personas pasan frente a pantallas provocan el sobre esfuerzo del sistema visual. Detectar sus síntomas es clave para el tratamiento.

En el mundo moderno, cada vez es más habitual el uso continuo del computador, tablets y smartphones, aumentando el número de molestias y consultas oftalmológicas que genera su utilización por periodos extensos.

Los expertos señalan que el uso prolongado del computador en las jornadas laborales causa inconvenientes de fatiga visual del 70 al 90% de estos trabajadores, debido al nivel de contraste, reflejos en la pantalla, ángulo, distancia, definición de las letras, entre otros factores.

El pasar tanto tiempo frente a una pantalla obliga al sistema visual a un esfuerzo y concentración excesivas. Por ende, leves anomalías de la naturaleza refractiva o de alineamiento de los ojos – que en otros casos no causarían molestias a la persona- se tornan en un problema por sus síntomas oculares y de déficit visual que requieren tratamiento.

Síntomas del Síndrome Visual Informático

Entre los principales síntomas que genera el Síndrome Visual Informático, tenemos:

– Fatiga ocular.

– Picazón de ojos.

– Enrojecimiento.

– Sensibilidad excesiva a la luz.

– Ojos irritados y secos.

– Visión borrosa, lejana y/o cercana.

– Dolores de ojos, cuello, hombros y cabeza.

Medidas para evitar problemas visuales

Los expertos sugieren las siguientes medidas durante la jornada laboral para evitar el Síndrome Visual Infórmatico:

– Regular la altura de la pantalla, quedando la parte superior bajo la altura de los ojos.

– Optimizar la iluminación y reflejos en la pantalla.

– Incrementar la resolución de la pantalla, así como el tamaño de las letras.

– Cada cierto tiempo, mirar por la ventana o un objeto lejano para cambiar el enfoque.

– Realizar pausas de 15 minutos cada dos horas.

– En caso de que el oftalmólogo lo señale, utilizar lágrimas artificiales.

– Evitar la sequedad ambiental o las grandes corrientes de aire.

– Parpadear frecuentemente.

Posted in Enfermedades, Oftalmología, Salud VisualComments (0)

Neweyes: El polémico tratamiento láser que cambia el color de los ojos permanentemente


Una clínica oftalmológica española comenzó a aplicar un tratamiento que convierte a los ojos marrones en verdes o azules de forma permanente interviniendo en la capa superficial del iris. Aunque se ha aplicado en personas operadas de miopía, cataratas, hipermetropía y astigmatismo, descartan a quienes padecen glaucoma o desprendimiento de retina.

El láser, denominado Neweyes, fue elaborado por la clínica Eyecos de Barcelona. El director médico del centro, Pedro Grimaldos, señaló cómo es el proceso. El especialista explicó que el iris tiene tres capas, pero con el láser solo se actua en la más superficial, que posee el pigmento marrón oscuro de la melanina.

Mientras más claros sean los ojos, pueden ser más azules. El oftalmólogo afirma que el color de ojos está determinado por la cantidad y distribución de la melanina en el iris. Los ojos azules poseen una baja cantidad de melanina, los verdes cuentan con un poco más y los marrones exhiben una mayor presencia de este pigmento.

Por este motivo, el doctor Grimaldos sostiene que el resultado de la intervención depende del color de ojos del paciente. Es decir, mientras más oscuro el color original, la tonalidad se acercará más el verde. Si se inicia desde un color miel, verde o marrón claro, se podrá llegar a un tono azul.

Cómo es el tratamiento

Grimaldos afirma que este tratamiento no consiste en una operación, sino que consta en sesiones láser sin hospitalización. Asimismo, la duración del tratamiento dependerá del color de ojo del paciente, teniendo como mínimo cinco sesiones en los ojos claros y hasta siete y ocho en los globos oculares de una tonalidad más oscura.

Contraindicaciones

Anterior a empezar el tratamiento, los pacientes deben ser sometidos a pruebas visuales para descartar patologías de esta índole, como el desprendimiento de retina, inflamación ocular o glaucoma. Asimismo, la persona no debe padecer enfermedades crónicas como la diabetes descompensada, artritis reumatoide, inmunodeficiencias o problemas autoinmunes.

El director médico de la clínica española dice que llevan casi un año trabajando con esta técnica sin problemas y que los pacientes no han reportado fotofobia, dolor, molestias ni reducción de la vista.

 

 

Posted in Oftalmología, Salud VisualComments (0)

¿En qué consiste la queratitis bacteriana?


La queratitis bacteriana consiste en una infección de la córnea, es decir, de la zona transparente que recubre el iris del ojo y la pupila. Habitualmente, se genera debido al uso de lentes de contacto o una lesión en el globo ocular, avanzando de forma muy rápida. De no ser tratada, puede causar ceguera.

Esta patología causa dolor, reducción de la vista, sensibilidad a la luz, lagrimeo excesivo y secreciones oculares. Generalmente, la bacteria asociada a la aparición de esta enfermedad es la Pseudomonas aeruginosa.

La queratitis superficial influye en las capas más externas de la córnea. Al curar esta variante de la patología, generalmente no queda ninguna cicatriz en esta parte del globo ocular.

Por su parte, en la queratitis profunda existe la posibilidad de que queden lesiones visibles en el ojo, que puede afectar la visión dependiendo de su ubicación.

Causas de la queratitis bacteriana

La queratitis bacteriana puede desarrollarse por diversos motivos, entre los que tenemos:

  • Utilización de lentes de contacto, sobre todo si se ocupan por un tiempo prolongado.
  • Consumo de algún medicamento ocular que esté contaminado u otro producto administrado en el ojo.
  • Consumo de esteroides tópicos.
  • Alguna enfermedad reciente de la córnea.
  • Inmunidad disminuida provocada por la diabetes, mala nutrición u alcoholismo.

Tratamiento para la queratitis bacteriana

Por lo general, la queratitis bacteriana se trata a través de gotas antibióticas, siempre recetadas por un oftalmólogo. Asimismo, la enfermedad podría requerir varias visitas a este especialista. Un esteroide tópico administrado en el ojo también puede ser parte del tratamiento.

Al utilizar lentes de contacto, es de suma importancia manipularlos con cuidado, almacenándolos y limpiándolos según los consejos de un experto para disminuir las probabilidades de padecer una infección por queratitis.

Si la persona sufre cualquiera de los síntomas descritos, como dolor ocular, reducción de la vista, fotofobia, lagrimeo o secreción en un ojo, es importante que acuda a la brevedad donde un oftalmólogo. El tratamiento contra esta enfermedad debe comenzar cuanto antes, para evitar una posible ceguera.

Además de la queratitis bacteriana, existen otros tipos de esta enfermedad que también requieren atención oftalmológica inmediata, como la queratitis viral, amebiana, queratomicosis y fotoqueratitis.

Foto: Salud180.com

Posted in Enfermedades, Oftalmología, Salud VisualComments (0)

Acromatopsia, la enfermedad donde solo ves en blanco y negro


La acromatopsia, también llamada monocromatismo, es una patología congénita y no progresiva que produce que los ojos solo perciben los colores blanco y negro. La enfermedad se genera por una anomalía en las células fotorreceptoras de la retina sensibles al color, llamadas conos.

Generalmente, en la ceguera a los colores adquirida, el trastorno es causado por una interrupción en las vías neuronales entre el ojo y los centros de la vista del cerebro. Asimismo, puede ocurrir una pérdida en la función de los conos. Cabe mencionar que es una enfermedad hereditaria.

Aproximadamente, esta enfermedad afectaría a una de cada 30 mil personas, por lo que es considerado un mal extraño. La acromatopsia afecta de la misma manera a ambos sexos.

Se han llevado a cabo investigaciones para tratar la acromatopsia a través de terapias genéticas, experimentando con ratones de laboratorio.

El curioso caso de Micronesia

En Pingelap, una pequeña isla de Micronesia, una gran cantidad de sus habitantes sufre de esta enfermedad. Este se trata de un curioso caso genético, que ha motivado a muchos investigadores ir a esta zona para conocer más sobre las causas de la acromatopsia.

Síntomas de la acromatopsia

En la acromatopsia, además de ver en blanco y negro por un incorrecto funcionamiento de las células fotorreceptoras, se produce una fotofobia o “deslumbramiento”. De la misma forma, es dificultoso adaptarse a diversos niveles de luz.

Acromatopsia parcial y cerebral

Existen dos tipos de esta afección. La primera es la acromatopsia parcial, que se remite al término del daltonismo: ambas enfermedades son sinónimas. Por otra parte, la acromatopsia cerebral se refiere a algunos casos en que la incapacidad de observar los colores se relaciona con un daño de la corteza cerebral.

¿Cómo sobrellevar este trastorno?

La fotofobia o deslumbramiento causado por esta enfermedad se puede prevenir a través de la protección de los ojos con lentes oscuros, debidamente certificados y con filtro ultravioleta.

Si es necesaria una corrección visual, el oftalmólogo recetará lentes específicos. En el mercado hay disponibles diversos tipos de anteojos para corregir los problemas visuales de color, pero debemos recordar que siempre deben ser aconsejados por un especialista o las consecuencias pueden ser negativas.

Posted in Enfermedades, Salud VisualComments (0)

Humo del cigarrillo daña la salud visual


El humo del tabaco puede originar complicaciones visuales como la conjuntivitis. Las personas que no consumen cigarrillos y habitan ambientes de fumadores también están expuestas.

La mayoría de la población está consciente de los efectos negativos que tiene el tabaco en la salud. La Organización Mundial de la Salud (OMS) enfatiza que la adicción al cigarrillo genera la muerte de una persona cada 8 segundos, alrededor de todo el planeta.

Además de estas consecuencias mortales, el humo del tabaco puede producir malestares oculares al estar en contacto permanentemente con el ojo. Las irritaciones o conjuntivitis son algunas de estas afecciones, que con el tiempo pueden provocar cataratas. Asimismo, el cigarrillo causa la liberación de sustancias químicas en los pulmones que luego se propagan a los ojos mediante los vasos sanguíneos, aumentando el riesgo de esta enfermedad hasta en un 40% más con respecto a los no fumadores.

Si bien  los fumadores activos son los que directamente tienen riesgo de sufrir estos males, los fumadores pasivos también están expuestos  por habitar ambientes donde existe un constante consumo de cigarrillos.

Por estos motivos, es aconsejable evitar estar en lugares donde exista una abundante presencia de humo del tabaco, especialmente los lugares cerrados.

Tabaco contribuye a ceguera

La degeneración macular es una de las principales causas de ceguera irreversible en personas mayores de 50 años en todo el mundo. Esta es una patología degenerativa y progresiva de la mácula- zona central de la retina- que deriva en la pérdida de la visión central. Por ende, quienes la padecen deben recurrir a su vista periférica.

El desarrollo de esta enfermedad no depende solamente del paso de los años, sino que el consumo de tabaco también está asociado a su progresión. Una alimentación baja en antioxidantes naturales, la hipertensión y la exposición frecuente a la luz solar son otros factores modificables que también inciden en su aparición.

Los síntomas de este trastorno son una visión borrosa, líneas distorsionadas, fotofobia, aparición de destellos, percepción alterada de las alturas y distancias, dificultad al reconocer rostros, entre otros. En los casos más avanzados, se ve una mancha negra al centro del ojo.

Acude regularmente al oftalmólogo

Es aconsejable asistir periódicamente a revisiones con el oftalmólogo. Así se podrá detectar cualquier anomalía  y tomar las medidas pertinentes para atenuar el problema ocular.

Posted in Datos, Degeneración Macular, Salud VisualComments (0)

PHVsPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZHNfcm90YXRlPC9zdHJvbmc+IC0gdHJ1ZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzE8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjVhLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjViLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzM8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjVjLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzQ8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjVkLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX21wdV9hZHNlbnNlPC9zdHJvbmc+IC0gPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfbXB1X2Rpc2FibGU8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfbXB1X2ltYWdlPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tL2Fkcy8zMDB4MjUwYS5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF9tcHVfdXJsPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdG9wX2Fkc2Vuc2U8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF90b3BfZGlzYWJsZTwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF90b3BfaW1hZ2U8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzQ2OHg2MGEuanBnPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdG9wX3VybDwvc3Ryb25nPiAtIHd3dy5zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmNvbTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF8xPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdXJsXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb208L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF91cmxfMzwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cud29vdGhlbWVzLmNvbTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF80PC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWx0X3N0eWxlc2hlZXQ8L3N0cm9uZz4gLSBkZWZhdWx0LmNzczwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2F1dGhvcjwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYXV0b19pbWc8L3N0cm9uZz4gLSBmYWxzZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2N1c3RvbV9jc3M8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19jdXN0b21fZmF2aWNvbjwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly9zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmNvbS93cC1jb250ZW50L3VwbG9hZHMvMjAxMC8wNi9mYXZpY29uLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ZlYXR1cmVkX2NhdGVnb3J5PC9zdHJvbmc+IC0gU2VsZWN0IGEgY2F0ZWdvcnk6PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fZmVhdF9lbnRyaWVzPC9zdHJvbmc+IC0gNTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ZlZWRidXJuZXJfaWQ8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19mZWVkYnVybmVyX3VybDwvc3Ryb25nPiAtIDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2dvb2dsZV9hbmFseXRpY3M8L3N0cm9uZz4gLSA8c2NyaXB0IHR5cGU9XCJ0ZXh0L2phdmFzY3JpcHRcIj4NCg0KICB2YXIgX2dhcSA9IF9nYXEgfHwgW107DQogIF9nYXEucHVzaChbXCdfc2V0QWNjb3VudFwnLCBcJ1VBLTE2NTA0Mzc0LTFcJ10pOw0KICBfZ2FxLnB1c2goW1wnX3RyYWNrUGFnZXZpZXdcJ10pOw0KDQogIChmdW5jdGlvbigpIHsNCiAgICB2YXIgZ2EgPSBkb2N1bWVudC5jcmVhdGVFbGVtZW50KFwnc2NyaXB0XCcpOyBnYS50eXBlID0gXCd0ZXh0L2phdmFzY3JpcHRcJzsgZ2EuYXN5bmMgPSB0cnVlOw0KICAgIGdhLnNyYyA9IChcJ2h0dHBzOlwnID09IGRvY3VtZW50LmxvY2F0aW9uLnByb3RvY29sID8gXCdodHRwczovL3NzbFwnIDogXCdodHRwOi8vd3d3XCcpICsgXCcuZ29vZ2xlLWFuYWx5dGljcy5jb20vZ2EuanNcJzsNCiAgICB2YXIgcyA9IGRvY3VtZW50LmdldEVsZW1lbnRzQnlUYWdOYW1lKFwnc2NyaXB0XCcpWzBdOyBzLnBhcmVudE5vZGUuaW5zZXJ0QmVmb3JlKGdhLCBzKTsNCiAgfSkoKTsNCg0KPC9zY3JpcHQ+PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29faG9tZTwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29faG9tZV90aHVtYl9oZWlnaHQ8L3N0cm9uZz4gLSA1NzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2hvbWVfdGh1bWJfd2lkdGg8L3N0cm9uZz4gLSAxMDA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV9zaW5nbGU8L3N0cm9uZz4gLSBmYWxzZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2xvZ288L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy8xMi1zdi5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19tYW51YWw8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vc3VwcG9ydC90aGVtZS1kb2N1bWVudGF0aW9uL2dhemV0dGUtZWRpdGlvbi88L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19yZXNpemU8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc2hvcnRuYW1lPC9zdHJvbmc+IC0gd29vPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc2hvd19jYXJvdXNlbDwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaG93X3ZpZGVvPC9zdHJvbmc+IC0gZmFsc2U8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaW5nbGVfaGVpZ2h0PC9zdHJvbmc+IC0gMTgwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc2luZ2xlX3dpZHRoPC9zdHJvbmc+IC0gMjUwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fdGFiczwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fdGhlbWVuYW1lPC9zdHJvbmc+IC0gR2F6ZXR0ZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3VwbG9hZHM8L3N0cm9uZz4gLSBhOjEwOntpOjA7czo1NzoiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvMTItc3YuanBnIjtpOjE7czo4MzoiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvMTEtSGVhZGVyX0Jsb2dfU2FsdWRfYV9sYV9WaXN0YS5qcGciO2k6MjtzOjc4OiJodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy8xMC11bHRyYV9ub3Zfc2FsdWRhbGF2aXN0YS5qcGciO2k6MztzOjgxOiJodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy85LXVsdHJhX29jdHVicmVfc2FsdWRhbGF2aXN0YS5qcGciO2k6NDtzOjY3OiJodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy84LXNhbHVzYWxhdmlzdGEuanBnIjtpOjU7czo2NjoiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvNy1sb2dvXzAwMV8oMikuanBnIjtpOjY7czo3NToiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvNi1sb2dvX3NhbHVkX2FfbGFfdmlzdGEuanBnIjtpOjc7czo3NToiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvNS1sb2dvX3NhbHVkX2FfbGFfdmlzdGEuanBnIjtpOjg7czo1ODoiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvNC1sb2dvLmpwZyI7aTo5O3M6NTg6Imh0dHA6Ly9zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmNvbS93cC1jb250ZW50L3dvb191cGxvYWRzLzMtbG9nby5qcGciO308L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb192aWRlb19jYXRlZ29yeTwvc3Ryb25nPiAtIFNlbGVjdCBhIGNhdGVnb3J5OjwvbGk+PC91bD4=