Tag Archive | "Estrabismo"

¿A qué se debe la visión doble?


La visión doble puede deberse a diversos factores. Entre estos, puede ser desencadenada por cataratas, estrabismo, migraña, equimosis periorbitaria (también conocida como ojo negro) y la parálisis microvascular del nervio craneal.

La diplopía consiste en una enfermedad donde las imágenes percibidas en el ojo izquierdo y derecho no se procesan en el cerebro para generar una única imagen espacial. Ante la interrogante de a qué se debe la visión doble, tenemos los siguientes factores:

  • Catarata: Es una opacidad del cristalino del ojo. Al observar algo, los rayos de luz atraviesan nuestro ojo mediante la pupila, para posteriormente enfocarse sobre la retina (capa de células con sensibilidad a la luz en la zona posterior del globo ocular) a través del lente. El lente debe ser transparente, con el objetivo de enfocar la luz apropiadamente sobre la retina. Este estado de opacidad se denomina catarata, pudiendo también provocar el efecto de visión doble.

  • Estrabismo: Es un inconveniente visual que causa que los ojos no se encuentren alineados adecuadamente, enfocando en distintas direcciones. Uno de los ojos puede mirar hacia adelante, mientras que el otro intenta enfocar hacia adentro, arriba, abajo o fuera. El giro del globo ocular puede ser permanente o intermitente. La alineación correcta puede alternarse entre los ojos, derivando en la diplopía.

  • Migraña: Es una alteración neurológica habitual, presenten en al menos un 15 al 20% de la población. No obstante, la propensión es mayor en las mujeres, llegando a un 50%. Estos fuertes dolores de cabeza, cuando son severos, pueden provocar una visión doble.

  • Equimosis periorbitaria u ojo negro: Consiste en un hematoma alrededor del ojo, generado por una lesión en el rostro o en la cabeza. Fluidos y sangre se aglutinan en la zona anexa al ojo, dejando el área hinchada y con moretones oscuros en el tejido.

    Al existir un trauma o lesión en la cara, la piel que está alrededor del ojo – que es bastante holgada y suave – es una de las primeras zonas que se hincha mientras el líquidos e acumula. A pesar de su nombre coloquial, habitualmente el ojo no se ve perjudicado físicamente. No obstante, este problema puede causar una visión doble.

  • Parálisis microvascular del nervio craneal: Es un estado neurológico que incide en los músculos responsables de mover los ojos. Esta condición bloquea el flujo sanguíneo hacia los nervios ubicados entre el tronco cerebral y los músculos en el interior de la órbita del ojo, así como otros nervios que inciden en la función visual.

Ante cualquier signo de visión doble, es necesario acudir a la brevedad donde un oftalmólogo para determinar la causa y aplicar el tratamiento apropiado.

Posted in Datos, Oftalmología, Salud VisualComments (0)

Estrabismo infantil puede provocar pérdida de visión


El estrabismo consiste en un trastorno visual donde existe una pérdida del paralelismo de los ojos, haciendo que cada globo ocular mire en una distinta dirección.

En ciertos casos, uno de los ojos es el dominante, mientras el otro se desvía. No obstante, también puede haber una alternancia de la patología. Hay diferentes clases de estrabismo, los cuales tienen sus edades de inicio, pronósticos, tratamientos y características clínicas propias.

Algunos estrabismos se desarrollan antes de los 6 meses de edad – denominándose estrabismo congénito – mientras que otros surgen años después, inclusive en edad adulta.

En el surgimiento del estrabismo pueden incidir varios factores. Entre los de carácter oftalmológico, el primero que se debe analizar es el vínculo con algún defecto refractivo, como por ejemplo la miopía. El control de alineamiento ocular, al producirse en el cerebro, cualquier trastorno que sobrecargue el sistema nervioso central puede derivar en estrabismo. Un estado febril severo o incluso el estrés pueden desencadenarlo.

Consecuencias del estrabismo

Una de las consecuencias más severas del estrabismo es el “ojo vago” o ambliopía. Se genera porque, para evitar ver doble, el menor suprime la vista de uno de los ojos. De esta forma, el globo ocular más “débil” queda relegado.

Otro problema que tiene su origen en el estrabismo es la pérdida de la visión binocular, que corresponde a la capacidad de observar en relieve, ver en 3D y calcular distancias.

¿Se puede prevenir?

El estrabismo no puede prevenirse, pero puede diagnosticarse de manera temprana. Los padres del menor deben ser los primeros en advertir la desviación de los ojos. De forma frecuente, la enfermedad aparece intermitentemente, siendo más habitual en estados de somnolencia, fiebre, etc. Para su apropiada corrección, es de suma importancia detectarlo antes de los 7 años de edad.

Si bien la corrección de la enfermedad puede realizarse posteriormente, ya no puede recuperarse la visión del ojo afectado.

Posted in Enfermedades, Oftalmología, Salud VisualComments (0)

Con qué frecuencia debes visitar al oftalmólogo según tu edad


Los chequeos oftalmológicos deben hacerse con periodicidad para evitar enfermedades o anomalías visuales. La edad determina, en parte, la frecuencia de las consultas. También se debe recordar que, ante cada molestia o dudas, se debe asistir a la brevedad donde un especialista.

Aunque no se padezca ninguna enfermedad visual, es aconsejable someterse a revisiones periódicas de la visión regularmente. Los expertos de la Clínica Baviera, en España, señalan que la periodicidad de estos chequeos va a depender de la edad del paciente. Sin embargo, ante cualquier manifestación anómala, se debe asistir inmediatamente donde el oftalmólogo.

Durante los primeros días o semanas después del nacimiento, el oftalmólogo debe realizar el primer control visual, con el objetivo de descartar problemas o enfermedades congénitas de la visión.

Posteriormente, hasta los 4 años de edad, los chequeos de rutina serán llevados a cabo por el pediatra. Sin embargo, cuando existen antecedentes familiares de patologías oculares o si al menor se le diagnostica alguna afección- como el ojo vago, estrabismo u otra enfermedad- es aconsejable que la visita al oftalmólogo se realice a la brevedad.

Luego, a los 4 años se debe hacer la primera revisión visual completa por el experto. Desde esta edad hasta los 18 años, la regularidad será bianual. Solamente en los casos en que deban chequearse anomalías visuales, estos controles van a ser una vez al año.

Revisiones visuales en la adultez

Entre los 18 y 40 años de edad, los especialistas recomiendan asustur al oftalmólogo una vez cada cinco años. No obstante, si se sufre algún inconveniente como cambios en la vista, dolor, manchas, destellos, ojos que lagrimean o cualquier síntoma fuera de lo común, se debe acudir donde el experto de manera inmediata.

Ya en una edad más adulta, entre los 41 y 65 años, empieza a desarrollarse la presbicia o vista cansada. Asimismo, hay mayores probabilidades de sufrir hipertensión ocular, así como otras patologías que afectan a este sistema. Por este motivo, muchos pacientes comienzan a utilizar anteojos. En esta etapa, los especialistas sugieren ir al médico con la frecuencia de 2 a 4 años.

Por último, las personas mayores de 65 años pueden padecer enfermedades que necesitan una revisión y monitoreo más rigurosos. Entre estas patologías, tenemos el glaucoma, problemas de retina y cataratas, entre varios. Entonces, se aconseja asistir al oftalmólogo cada 1 ó 2 años.

 

Posted in Datos, Enfermedades, Salud VisualComments (0)

Los problemas que afectan el movimiento de los ojos


Al momento de mirar un objeto, estamos usando diversos músculos para realizar el movimiento de los ojos y poder enfocar. Si tenemos algún inconveniente con estos músculos, los ojos no funcionarán adecuadamente.

Ciertos trastornos de movimientos oculares se desarrollan al nacer. Otros van apareciendo con el paso del tiempo y pueden estar vinculados a otros inconvenientes como, por ejemplo, lesiones. Los tratamientos para estos problemas incluyen anteojos, ejercicios para los músculos oculares e incluso cirugía. El oftalmólogo será el encargado de prescribir el método adecuado, según el estado del paciente y la patología.

Los problemas más habituales de movimiento ocular son el estrabismo y el nistagmo. El primero es un trastorno donde los globos oculares no se alinean en la misma dirección, teniendo como resultado ojos cruzados o bizcos.

Por su parte, el nistagmo consiste en movimientos incontrolables  y rápidos del ojo. Las siguientes condiciones favorecen la aparición de esta enfermedad:

  • Cataratas congénitas: algunos niños sufren de movimientos oculares involuntarios en el nacimiento. Generalmente, las cataratas congénitas generan este problema, especialmente si la catarata tiene una alta incidencia en la visión.

             Las cataratas pueden producir una mancha blanca en la pupila y un desinterés visual por parte de los menores.

  • Condiciones sistemáticas: enfermedades o algunas condiciones, como por ejemplo el albinismo, pueden derivar en nistagmo. El albinismo provoca varios inconvenientes visuales además del movimiento ocular involuntario, como desalineación del ojo, errores de refracción y fotofobia, según indica la Clínica Mayo.

         Otras situaciones que pueden causar nistagmo son condiciones internas auditivas, intoxicaciones por drogas, alcohol o fármacos           prescritos.

  • Motivos neurológicos: desórdenes de esta índole, como un tumor cerebral o esclerosis múltiple, pueden terminar en nistagmo. En la mayor parte de las condiciones neurológicas los movimientos visuales involuntarios no van a mejorar, pudiendo empeorar progresivamente junto al trastorno.

Después de solucionar los problemas neurológicos que desencadenaron el nistagmo, es posible que algunos pacientes vuelvan a tener un control total de sus movimientos oculares, mientras que otros podrían seguir sufriendo movimientos involuntarios.

Es de suma importancia que acudir regularmente a controles oftalmológico, con el fin de detectar alguna posible patología y comenzar un tratamiento oportuno para evitar algún daño ocular grave.

Posted in Salud VisualComments (0)

Endotropia: Ojos desviados hacia adentro


La endotropia consiste en una desviación convergente del globo ocular, que comienza a darse desde los 6 meses de edad. En ciertas ocasiones, esta enfermedad oftalmológica deriva en la ambliopía, teniendo que utilizar parches para su tratamiento.

Esta patología posee tres variantes, que son las siguientes:

Endotropia congénita

Este tipo de endotropia se detecta a los 6 meses de edad. Se manifiesta como una enfermedad de gran ángulo, tortícolis y nigmatismo.

La afección se debe tratar con cirugía antes de los 18 meses. Asimismo, necesita controles periódicos por un posible desarrollo de hipermetropía. Si este defecto refractivo aparece, no incide en la magnitud del ángulo de desviación del ojo.

Endotropia concomitante adquirida

Esta es la forma más habitual de la enfermedad. Comienza alrededor de los 2 y 3 años de edad, teniendo una alta influencia hereditaria. Su inicio es brusco, generando estrés físico o emocional. Luego, se va incrementando el ángulo de desviación, hasta establecerse de manera permanente.

Cuando va acompañada de la hipermetropía, esta no es de gravedad y su corrección posee poca influencia en su ángulo de desviación.

Luego de solucionar los problemas de la hipermetropía y la ambliopía, si es que están presentes, esta clase de endotropia se trata a través de cirugía.

Endotropia acomodativa

La endotropia acomodativa se desarrolla pasados los 3 años de edad. Siendo de un inicio intermitente, la desviación no va en correspondencia con el grado de hipermetropía que se padece.

Habitualmente se vincula a la ambliopía, lo que implica un tratamiento con parches para mejorar la vista del ojo más “débil”. Los lentes serán indicados con el máximo de fórmula que se pueda, luego de la dilatación pupilar. El uso temprano de estos correctores previene un futuro procedimiento quirúrgico.

Sin embargo, cuando este tratamiento no es efectivo y los lentes no son capaces de corregir completamente la desviación del ojo, será necesario someterse a cirugía. Posteriormente, de todas formas será necesario continuar con el uso de los anteojos para no perder el resultado de la operación.

El objetivo de este tratamiento es obtener un alineamiento total de los ojos. Este método puede prolongarse por muchos años o de por vida, según el diagnóstico del oftalmólogo.

Foto: Merinodr.wordpress.com

Posted in Cirugía/Tratamiento, Salud VisualComments (0)

En la infancia se determina el futuro de la visión


La infancia es una etapa clave en el desarrollo de la visión. Tanto así, que las complicaciones oculares que no se traten durante estos años pueden volverse irreversibles.

Es relevante saber que los niños ven bastante bien de cerca al nacer. Posteriormente, al transcurrir las semanas y los años, su capacidad de ver objetos lejanos va aumentando. Este desarrollo visual termina entre los 6 y 7 años de edad, donde los ojos alcanzan el 90% del tamaño que tendrán en la adultez. Si a esta edad el ojo no puede ver por algún motivo determinado, ya no podrá hacerlo nunca.

Según una investigación realizada en la Universidad Europea de Madrid, tres partes de los fracasos en la etapa escolar o déficits atencionales están asociados a problemas oculares. Asimismo, el Ministerio de Educación y Salud de la Ciudad de Buenos Aires asegura que el 15% de los niños de primer grado sufren alguna complicación refractiva. Es decir, que deben ocupar lentes.

Si los  generadores más habituales de problemas visuales en menores de edad escolar -como la hipermetropía, astigmatismo o miopía -no se corrigen a tiempo por un oftalmólogo, en muchos casos se pueden desencadenar un estrabismo o una ambliopía, que consiste en una reducción permanente de la vista en uno o ambos globos oculares.

Otros motivos que podrían producir trastornos visuales es la administración de oxígeno en cantidades muy elevadas y la prematurez extrema. Asimismo, anomalías de carácter neurológico y congénito también pueden ser causantes de daño en la salud visual.

Igualmente el retinoblastoma, un tipo de tumor que sufre 1 de cada 20 mil menores, produce graves efectos en la vista y hasta amenaza la vida del niño. El momento más común de su desarrollo es entre los 2 y 3 años de edad.

Señales que pueden indicar reducción visual del niño

Si el niño presenta movimientos incontrolables de sus ojos, podría sufrir una afección llamada nistagmus. También hay que estar atento si tienen las pupilas blancas, ya que este siempre es un indicio de alguna patología.

Por otra parte, si el niño choca con los objetos que tiene adelante cuando camina, en la mayoría de las ocasiones los padres lo atribuyen a que el menor recién está aprendiendo a caminar. Sin embargo, si la situación se vuelve recurrente y además siempre choca del mismo lado, podría existir algún inconveniente en la vista.

Además, si el infante se acerca demasiado a la  pantalla del televisor o computador, podría deberse a un trastorno visual. El dolor de cabeza recurrente luego de estar frente a estos artefactos o después de hacer tareas también son síntomas de inconvenientes.

Por último, la mirada constante de “reojo” o de costado muchas veces corresponde al intento de compensación de alguna clase de estrabismo, para poder ver mejor.

Recomendaciones para evitar problemas visuales en infancia

Una correcta lactancia es fundamental para el desarrollo de la visión del bebé, ya que la leche materna posee el ácido docosahexanoico o DHA, que favorece este proceso.

Finalmente, las revisiones periódicas con un especialista son primordiales para detectar cualquier anomalía y poder emplear un tratamiento adecuado, antes de que los efectos de la enfermedad sean irreversibles.

 

 

 

Posted in Datos, Salud VisualComments (0)

Ambliopía tratada en infancia evita pérdida de visión


La ambliopía, enfermedad visual popularmente conocida como “ojo vago”, puede afectar severamente a la visión si no es tratada durante los primeros años de la infancia.

Alrededor del 5% de los niños sufre de ambliopía, o coloquialmente conocida como “ojo vago”, la causa más habitual de problemas visuales en infantes. Sin embargo, si la afección es correctamente tratada en la infancia, no habrá que lamentar una pérdida de visión.

Así lo señala el “Manual Práctico de Oftalmología Pediátrica y Estrabismo”, de la doctora Cristina Dualde. La publicación enfatiza la importancia de la detección temprana de este mal, ya que en la adultez no puede corregirse.

La ambliopía es un trastorno ocular que  habitualmente afecta a un ojo, aunque también puede influir en ambos. La enfermedad se inicia cuando los canales que transmiten los mensajes visuales de uno de los ojos hacia el cerebro, no se desarrollan de manera correcta. De esta forma, el cerebro omite la imagen proyectada desde este “ojo más débil”.

Los niños que utilizan lentes, padecen estrabismo o tienen complicaciones asociadas a cataratas u otras afecciones visuales, tienen más riesgo de sufrir ambliopía. Los antecedentes familiares también son un factor de aparición de esta enfermedad.

La anomalía también puede ser originada por patologías como el astigmatismo, la hipermetropía y la miopía, que no fueron detectadas precozmente. La visión del ojo que se utiliza menos puede reducirse considerablemente, e incluso perderse de forma permanente si el problema no se trata en los primeros años de la infancia.

Síntomas de la ambliopía

Los padres deben estar pendientes a algunas manifestaciones visuales de sus hijos. Entre ellas tenemos la desviación de un ojo, quejas habituales de visión borrosa y dolor de cabeza, entrecierre de ojos al observar superficies brillantes, ver televisión con la cabeza inclinada hacia un lado, frotamiento frecuente de ojos, seguimiento de los renglones de un texto con los dedos, entre las más características. Los síntomas físicos son una mancha blanca en la pupila.

Si el menor tiene más de dos o tres de las actitudes o indicios señalados, es recomendable llevarlo a la brevedad donde un especialista para un control oftalmológico.

 

Posted in Datos, Salud VisualComments (0)

Videojuego Tetris contribuye a mejorar ambliopía en adultos


Una terapia más entretenida. El Tetris, popular videojuego lanzado hace décadas, sirve para mejorar la ambliopía en la adultez, etapa donde ningún otro método parece ser efectivo.

Una investigación realizada por un equipo científico de la Universidad McGill de Montreal, Canadá, determinó que el popular videojuego Tetris podría ser una herramienta para mejorar la visión espacial en pacientes con ambliopía, una afección ocular conocida coloquialmente como “ojo vago”. El gran descubrimiento radica en que la mejoría se ha presentado en adultos, en los que ningún tratamiento es efectivo.

La ambliopía es la incapacidad de un ojo para ver los detalles. El estrabismo (ojos que apuntan en distinta dirección) es la causa más común de esta enfermedad.

Cómo el Tetris mejora el “ojo vago”

Los expertos de la universidad norteamericana realizaron un análisis en 18 adultos con ambliopía, que fueron divididos en dos grupos. La mitad de los voluntarios probó el videojuego usando solamente el ojo más débil, poniéndose un parche en el otro. El resto de las personas jugó al Tetris con ambos ojos descubiertos, pero con una condición: tuvieron que utilizar lentes especiales, de modo que con un ojo veían descender las piezas y con el otro observaban las líneas que se van formando.

Robert Hess, líder de la investigación, afirma que de esta forma ambos ojos se obligan a trabajar de manera simultánea.

Luego de dos semanas, la vista del grupo que utilizaba ambos ojos para completar las líneas de este juego mejoró considerablemente. Incluso, cuando las personas del primer grupo- que no tuvieron ningún progreso- jugaron al Tetris con los lentes especiales, tuvieron la misma mejoría.

Hess atribuye este avance a que el cerebro humano adulto posee un alto grado de plasticidad, que se incrementa cuando ambos ojos trabajan en la misma labor designada.

Otros tratamientos para la ambliopía

Actualmente, los tratamientos para la ambliopía consisten en el uso de lentes y parches. En este segundo método se cubre el ojo que ve correctamente, para que el ojo más débil se vea obligado a trabajar más.

Cerca del 95% de los niños que se tratan esta patología antes de los 10 años de edad, corrigen totalmente su visión.

Posted in Datos, Enfermedades, Lentes, Salud VisualComments (0)

Cómo detectar tempranamente el estrabismo


Es de gran importancia diagnosticar de manera precoz esta afección, ya que a cierta edad se transforma en una condición irreversible.

El estrabismo es una enfermedad ocular que suele afectar a un 4% de los niños. Esta afección produce una visión doble y confusión visual, ya que cada ojo enfoca a un objeto diferente. La situación termina siendo causal de baja autoestima, pobre desempeño escolar y hasta trauma psicológico.

En el caso de los menores, el cerebro omite la imagen que proyecta el ojo que se desvía con mayor regularidad. De no corregir el problema antes de los 9 años de edad, periodo donde concluye el desarrollo visual del niño, la enfermedad se hace irreversible y se originará ambliopía u “ojo vago”, reduciendo la visión.

Por otra parte, un infante que padece estrabismo no desarrolla la “visión 3D” o estereopsis, condición necesaria para labores de precisión (tareas de un piloto, cirujano o dentista, por ejemplo).

Cómo detectarlo

Por lo general, los menores muestran esta desviación alrededor de los 2 a 3 meses de edad. Para tenerlo en cuenta,  lo normal es que en esta etapa de su vida el niño sigua el rostro de la madre y realice contacto visual con ella. Luego, al tercer mes, el niño puede diferenciar objetos que se acerquen a su cara y a los 6 meses su movimiento visual será correcto en todas sus direcciones, al igual que la mirada de una persona adulta.

En ocasiones es complejo descartar la presencia de estrabismo, ya que a veces la desviación es muy leve o el niño no ayuda con la revisión. Por este motivo, de existir sospechas, es aconsejable asistir a un control con un oftalmólogo lo antes posible. Los lactantes pueden someterse un chequeo al nacer y si el tratamiento comienza de manera temprana, tiene más posibilidades de ser efectivo.

Tratamiento

Las formas de abordar el estrabismo dependen de la edad donde aparece, sus causas y el tipo. Un estrabismo producido por un accidente vascular en un adulto mayor es distinto al que sufre un menor por causas congénitas.

Habitualmente, el tratamiento para niños consiste en el uso de lentes permanentes que corrigen la imperfección visual. Asimismo, se aplica un parche sobre el globo ocular más fuerte, para que el ojo débil se obligue a desarrollar la visión y la estereopsis.

Si el problema no se soluciona con estos métodos, se deberá realizar un equilibrio de fuerzas musculares mediante cirugía. El bótox también puede usarse en algunos tipos de estrabismo.

Posted in Datos, Enfermedades, Lentes, Oftalmología, Salud VisualComments (0)

Estrabismo y “ojo desviado” deben tratarse antes de los 8 años de edad


Los niños pueden tener todas la patologías oculares típicas del adulto, además de otras dos típicamente infantiles y relacionadas entre sí: el estrabismo y la ambliopía (“ojo desviado”).

En ambos casos, el diagnóstico y tratamiento precoz, antes de que el ojo complete su evolución, evitarán que el problema ocular persista en la edad adulta. Y en el caso de la ambliopía, permitirán salvar la visión del “ojo desviado”, algo que no es posible pasada la primera infancia.

¿Qué es el estrabismo?

Es la pérdida del paralelismo de los ojos, de manera que cada ojo mira en una dirección, provocando una evidente desviación ocular. En algunos casos, la desviación es intermitente, siendo más frecuente y evidente en estados de cansancio o debilidad.

El estrabismo puede aparecer antes de los 6 meses de vida (estrabismo congénito), durante el resto de la infancia o, en algunos casos, en edad adulta, por un mal control en el movimiento de los músculos oculares por parte del cerebro o por un defecto refractivo.

¿Qué es el ojo desviado?

La consecuencia más grave del estrabismo es la ambliopía u “ojo desviado”. Al estar los ojos desviados y apuntar cada uno en una dirección, el cerebro del niño, que presenta una gran capacidad de adaptación, suprime la visión de uno de ellos para evitar esa situación anómala y no ver doble. De esta manera, se va utilizando menos uno de los ojos, que es el que se vuelve “vago” o amblíope.

El tratamiento del “ojo desviado” es más fácil cuanto más pequeño es el paciente. El motivo es que la ambliopía se produce porque el cerebro visual “no aprende a ver“, y únicamente podemos “enseñar a ver“ al cerebro durante la infancia.

La importancia de la revisión ocular en la infancia

Un diagnóstico tardío es la primera causa de no curación de las enfermedades oculares surgidas en la infancia. Por el contrario, casi todas las patologías que se diagnostican precozmente pueden curarse. Por tanto, las revisiones oculares en edad infantil son cruciales y no siempre se les otorga la importancia que merecen.

Además, es aconsejable llevar a los niños anualmente al oftalmólogo hasta los 8 o 10 años, cuando el sistema visual ya está desarrollado.

Posted in Datos, Enfermedades, Oftalmología, Salud VisualComments (0)

PHVsPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZHNfcm90YXRlPC9zdHJvbmc+IC0gdHJ1ZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzE8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjVhLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjViLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzM8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjVjLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzQ8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjVkLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX21wdV9hZHNlbnNlPC9zdHJvbmc+IC0gPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfbXB1X2Rpc2FibGU8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfbXB1X2ltYWdlPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tL2Fkcy8zMDB4MjUwYS5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF9tcHVfdXJsPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdG9wX2Fkc2Vuc2U8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF90b3BfZGlzYWJsZTwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF90b3BfaW1hZ2U8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzQ2OHg2MGEuanBnPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdG9wX3VybDwvc3Ryb25nPiAtIHd3dy5zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmNvbTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF8xPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdXJsXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb208L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF91cmxfMzwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cud29vdGhlbWVzLmNvbTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF80PC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWx0X3N0eWxlc2hlZXQ8L3N0cm9uZz4gLSBkZWZhdWx0LmNzczwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2F1dGhvcjwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYXV0b19pbWc8L3N0cm9uZz4gLSBmYWxzZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2N1c3RvbV9jc3M8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19jdXN0b21fZmF2aWNvbjwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly9zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmNvbS93cC1jb250ZW50L3VwbG9hZHMvMjAxMC8wNi9mYXZpY29uLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ZlYXR1cmVkX2NhdGVnb3J5PC9zdHJvbmc+IC0gU2VsZWN0IGEgY2F0ZWdvcnk6PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fZmVhdF9lbnRyaWVzPC9zdHJvbmc+IC0gNTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ZlZWRidXJuZXJfaWQ8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19mZWVkYnVybmVyX3VybDwvc3Ryb25nPiAtIDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2dvb2dsZV9hbmFseXRpY3M8L3N0cm9uZz4gLSA8c2NyaXB0IHR5cGU9XCJ0ZXh0L2phdmFzY3JpcHRcIj4NCg0KICB2YXIgX2dhcSA9IF9nYXEgfHwgW107DQogIF9nYXEucHVzaChbXCdfc2V0QWNjb3VudFwnLCBcJ1VBLTE2NTA0Mzc0LTFcJ10pOw0KICBfZ2FxLnB1c2goW1wnX3RyYWNrUGFnZXZpZXdcJ10pOw0KDQogIChmdW5jdGlvbigpIHsNCiAgICB2YXIgZ2EgPSBkb2N1bWVudC5jcmVhdGVFbGVtZW50KFwnc2NyaXB0XCcpOyBnYS50eXBlID0gXCd0ZXh0L2phdmFzY3JpcHRcJzsgZ2EuYXN5bmMgPSB0cnVlOw0KICAgIGdhLnNyYyA9IChcJ2h0dHBzOlwnID09IGRvY3VtZW50LmxvY2F0aW9uLnByb3RvY29sID8gXCdodHRwczovL3NzbFwnIDogXCdodHRwOi8vd3d3XCcpICsgXCcuZ29vZ2xlLWFuYWx5dGljcy5jb20vZ2EuanNcJzsNCiAgICB2YXIgcyA9IGRvY3VtZW50LmdldEVsZW1lbnRzQnlUYWdOYW1lKFwnc2NyaXB0XCcpWzBdOyBzLnBhcmVudE5vZGUuaW5zZXJ0QmVmb3JlKGdhLCBzKTsNCiAgfSkoKTsNCg0KPC9zY3JpcHQ+PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29faG9tZTwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29faG9tZV90aHVtYl9oZWlnaHQ8L3N0cm9uZz4gLSA1NzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2hvbWVfdGh1bWJfd2lkdGg8L3N0cm9uZz4gLSAxMDA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV9zaW5nbGU8L3N0cm9uZz4gLSBmYWxzZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2xvZ288L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy8xMi1zdi5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19tYW51YWw8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vc3VwcG9ydC90aGVtZS1kb2N1bWVudGF0aW9uL2dhemV0dGUtZWRpdGlvbi88L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19yZXNpemU8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc2hvcnRuYW1lPC9zdHJvbmc+IC0gd29vPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc2hvd19jYXJvdXNlbDwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaG93X3ZpZGVvPC9zdHJvbmc+IC0gZmFsc2U8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaW5nbGVfaGVpZ2h0PC9zdHJvbmc+IC0gMTgwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc2luZ2xlX3dpZHRoPC9zdHJvbmc+IC0gMjUwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fdGFiczwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fdGhlbWVuYW1lPC9zdHJvbmc+IC0gR2F6ZXR0ZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3VwbG9hZHM8L3N0cm9uZz4gLSBhOjEwOntpOjA7czo1NzoiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvMTItc3YuanBnIjtpOjE7czo4MzoiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvMTEtSGVhZGVyX0Jsb2dfU2FsdWRfYV9sYV9WaXN0YS5qcGciO2k6MjtzOjc4OiJodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy8xMC11bHRyYV9ub3Zfc2FsdWRhbGF2aXN0YS5qcGciO2k6MztzOjgxOiJodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy85LXVsdHJhX29jdHVicmVfc2FsdWRhbGF2aXN0YS5qcGciO2k6NDtzOjY3OiJodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy84LXNhbHVzYWxhdmlzdGEuanBnIjtpOjU7czo2NjoiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvNy1sb2dvXzAwMV8oMikuanBnIjtpOjY7czo3NToiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvNi1sb2dvX3NhbHVkX2FfbGFfdmlzdGEuanBnIjtpOjc7czo3NToiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvNS1sb2dvX3NhbHVkX2FfbGFfdmlzdGEuanBnIjtpOjg7czo1ODoiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvNC1sb2dvLmpwZyI7aTo5O3M6NTg6Imh0dHA6Ly9zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmNvbS93cC1jb250ZW50L3dvb191cGxvYWRzLzMtbG9nby5qcGciO308L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb192aWRlb19jYXRlZ29yeTwvc3Ryb25nPiAtIFNlbGVjdCBhIGNhdGVnb3J5OjwvbGk+PC91bD4=