Archive | Salud Visual

Cuida tu vista al hacer deportes de invierno

Se debe tener en cuenta la protección visual en la estaciones de esquí y ambientes nevados en general donde se realizan estos deportes, ya que los riesgos se extienden al realizar estas actividades.

Uno de los peligros más grandes para los ojos son los rayos ultravioleta, los que pueden generar grandes dolores de cabeza, fotofobias, oftalmia de nieve, conjuntivitis, entre varias afecciones oculares y problemas en la visión. La incidencia de estos rayos es mayor en zonas altas, incrementándose los daños que generan en un 15% por cada 1.000 metros de altura.

Entre los esquiadores y otros deportistas invernales, la enfermedad más habitual es la oftalmia. Las manifestaciones son un gran dolor, sensación de tener arena dentro de los ojos, lagrimeo y espamos de los párpados al tener contacto con la luz. Los ojos rojos y la reducción de la agudeza visual también son síntomas.

Lo idóneo para que la oftalmia no tenga una duración superior a las 24 horas, es el reposo en la oscuridad, con los ojos cerrados o con lentes oscuros. No obstante, es importante consultar a la brevedad con un oftalmólogo, para aplicar un tratamiento apropiado.

Para prevenir esta situación, es primordial optar con un material adecuado en las gafas que se utilizarán para estos deportes. Es importante adoptar algunos consejos y precauciones.

Lo primordial en estos elementos es que los cristales posean una gran capacidad filtrante, con categoría 3 o 4. Esto significa que tienen el poder de filtrar, al menos, el 95% de los rayos ultravioleta. En ocasiones, es aconsejable administrar un colirio protector, antes de empezar con estos deportes. No obstante, estos fármacos siempre deben ser recetados previamente por un oftalmólogo.

Asimismo, dentro de los cuidados que podemos llevar a cabo, tenemos una serie de ejercicios para los ojos, como el “palmeado”. Este consiste en intentar ver una total oscuridad, tapándose los ojos con las palmas de las manos por al menos 30 segundos. Así, se repone el pigmento de la retina. El parpadeo también es otra acción, donde la idea es abrir y cerrar los ojos – tal como se parpadea con normalidad – a una gran velocidad. Este ejercicio sirve para la hidratación visual.

Posted in Datos, Oftalmología, Salud VisualComments (0)

Diabetes multiplica probabilidades de sufrir ceguera

La retinopatía diabética puede ocasionar el deterioro de los vasos sanguíneos que irrigan la retina, provocando una visión borrosa que, con el pasar de los años, lleva al deterioro total de la vista.

La retinopatía diabética, la enfermedad ocular más común entre los pacientes con diabetes, ocurre cuando hay cambios en los vasos sanguíneos de la retina. A veces, estos vasos pueden hincharse y dejar escapar fluidos, o inclusive taparse completamente. En otros casos, nuevos vasos sanguíneos anormales crecen en la superficie de la retina causando esta enfermedad.

La retinopatía diabética es la principal causa de ceguera en los estadounidenses en edad productiva. Las personas con diabetes tipo 1 y diabetes tipo 2 están en riesgo de padecer esta afección.

Generalmente, la retinopatía diabética afecta a ambos ojos. Las personas con retinopatía diabética a menudo no se dan cuenta de los cambios en su visión durante las primeras etapas de la enfermedad. Pero a medida que avanza, la retinopatía diabética usualmente causa una pérdida de visión que en muchos casos no puede ser revertida. Existen dos etapas de la retinopatía diabética:

  1. La no proliferativa se presenta primero.
  2. La proliferativa es más grave y avanzada.

Prevención y tratamientos
La mejor forma de evitar la retinopatía diabética consiste en controlar la diabetes y mantener la presión arterial a niveles normales. Las personas diabéticas deberían someterse a exámenes visuales anuales cinco años después de que se les diagnostique la diabetes, para que el tratamiento necesario pueda comenzarse de manera precoz y así se salve la visión.

El tratamiento consiste en la fotocoagulación por láser, en la que un rayo láser se aplica sobre el ojo para destruir los nuevos vasos sanguíneos y sellar los que presentan pérdidas. Este tratamiento es indoloro porque la retina percibe las sensaciones dolorosas.

Si la hemorragia de los vasos dañados ha sido grande, puede ser necesario recurrir a la cirugía para extraer la sangre que ha entrado en el humor vítreo (un procedimiento llamado vitrectomía). La visión mejora tras la vitrectomía y el humor vítreo es gradualmente reemplazado.

Otros problemas que se pueden presentar

  • Cataratas: opacidad del cristalino del ojo
  • Glaucoma: aumento de la presión en el ojo, que puede llevar a ceguera
  • Edema macular: visión borrosa debida a que se filtra líquido hacia el área de la retina que suministra la visión aguda central
  • Desprendimiento de retina: la cicatrización puede provocar que parte de la retina se salga de la parte posterior del globo ocular.

 

Posted in Cirugía/Tratamiento, Enfermedades, Oftalmología, Retina, Salud VisualComments (0)

Riesgo de desprendimiento de retina en diabéticos con miopía

Visitar frecuentemente al oftalmólogo es recomendable para diabéticos, adultos mayores o quienes padecen de miopía, porque estos tres factores son coadyuvantes para el desprendimiento de retina.

El desprendimiento de retina por diabetes es una condición nociva para la visión, en la cual los vasos sanguíneos dentro de la retina son dañados por los altos niveles de azúcar asociados a esta enfermedad.

La visión de destellos de luz o de “moscas volando” son datos que la mayoría de los pacientes refieren y son característicos de fases iniciales del desprendimiento; las personas ven una especie de cortina que se desplaza y obstruye el campo visual.

El desprendimiento de retina en adultos jóvenes y mayores, se diagnostica en fases avanzadas debido a que tienden a subestimar los datos clínicos iniciales.

Síntomas

  • Destellos de luz brillante, especialmente en la visión periférica
  • Visión borrosa
  • Moscas volantes en el ojo
  • Sombras o ceguera en una parte del campo visual de un ojo

Diagnóstico y tratamiento
Diagnóstico: Se establece a partir de la exploración visual del fondo del ojo, que se lleva a cabo después de haber dilatado la pupila con ayuda de un colirio. Permite determinar la localización del desprendimiento y buscar, en la periferia de la retina, las roturas de la continuidad de los tejidos (desgarros o agujeros), que son las responsables.

Tratamiento: Siempre es quirúrgico. Consiste en reparar las lesiones de la retina responsables del desprendimiento, cerrarlas mediante una presión sobre el ojo y restaurar la adherencia entre las membranas, con la aplicación de frío a través de la esclerótica.
En algunos casos, es preciso extirpar el humor vítreo. Esta intervención requiere una hospitalización de una semana, aproximadamente.
Existe el riesgo de recaída y de afectación del otro ojo, por lo que es preciso efectuar un control posterior muy riguroso.

Prevención
Use anteojos protectores para prevenir traumatismo en los ojos y controle su glucemia cuidadosamente si tiene diabetes. Visite al oftalmólogo al menos una vez al año, en especial si tiene factores de riesgo para que se presente un desprendimiento de retina.

Posted in Cirugía/Tratamiento, Retina, Salud VisualComments (0)

Corrige la presbicia con cirugía Lasik: conoce el procedimiento

La baja capacidad de enfocar a cualquier distancia, conocida como presbicia, puede corregirse a través de Cirugía Lasik. Esta enfermedad suele aparecer entre los 40 y los 50 años. Te recomendamos realizarte una evaluación sin costo para saber si eres apto para la intervención.

La presbicia generalmente se empieza a notar con la lectura, cuando las letras pequeñas empiezan a perder su forma según la percepción del ojo.

Existen diversas teorías sobre el origen de la presbicia. La mayor parte de los expertos piensa que la rigidez del cristalino del ojo ayuda al desarrollo de esta enfermedad. No obstante, otros postulan que la enfermedad podría estar asociada al crecimiento permanente de la lente o la atrofia de los músculos que la controlan.

Habitualmente, la corrección para esta enfermedad consistía en la utilización de lentes de lectura o lentes especiales multifocales. Sin embargo, las técnicas quirúrgicas actuales, como la cirugía Lasik, están disponibles para los candidatos que cumplen los requisitos para someterse a esta intervención, siendo un método seguro, ambulatorio e indoloro.

Monovisión como cuidado en la presbicia

De forma normal, ambos globos oculares trabajan en conjunto al mirar un objeto, para generar lo que se denomina “visión binocular”. No obstante, es posible que los pacientes con prescibia tengan un ojo dominante, el que el cerebro tiene una tendencia a preferir. Por ejemplo, la mayor parte de las personas diestras tienen un ojo dominante derecho.

Cuando existe la presbicia, se aprovecha el estado del ojo dominante para generar lo que se llama “monovisión”. Esta consiste en el uso de un lente para la visión de lejos (en el ojo dominante) y el otro para la visión cercana. En gran parte, la visión binocular se preserva en la monovisión, por lo que se cuenta con la percepción de la profundidad apropiada para actividades como conducir.

No obstante, un globo ocular ve de manera clara a distancia, mientras que el ojo observa mejor de cerca. Asi, con la cirugía Lasik se intenta producir la monivisión en las personas con prescibia, para que posteriormente puedan ver de cerca sin la necesidad de utilizar lentes.

Posted in Cirugía Refractiva, Oftalmología, Salud VisualComments (0)

La córnea: Enfermedades que pueden afectarla

La córnea es la parte frontal transparente del ojo que cubre el iris, la pupila y la cámara anterior. Junto con la cámara anterior y el cristalino, refracta la luz y es responsable de dos terceras partes de la potencia total del ojo y ayuda a proteger el ojo de gérmenes, polvo y otros materiales dañinos. En los humanos, el poder refractivo de la córnea es de aproximadamente 43 dioptrías.

 Las enfermedades de la córnea son variadas y pueden causar dolor y pérdida de la visión. Entre ellas podemos encontrar errores de refracción, alergias, infecciones, lesiones, distrofias (condición en que algunas partes de la córnea pierden transparencia debido a la acumulación de material turbio).  El tratamiento de las enfermedades de la córnea incluye medicinas, trasplante y cirugía láser.

 Queratitis punteada superficial

Esta  enfermedad consiste en que las células de la superficie de la córnea mueren a causa de una infección vírica o bacteriana, sequedad de los ojos, exposición a los rayos UV (luz solar, lámparas solares o arcos de soldadura), la irritación por el uso prolongado de lentes de contacto o una reacción alérgica. También puede ser el efecto secundario de la administración de vidarabina.

Se siente dolor en los ojos, que se tornan llorosos, sensibles a la luz e inyectados de sangre, y la visión puede ser ligeramente borrosa. Cuando los rayos ultravioleta causan esta enfermedad, los síntomas generalmente no aparecen hasta al cabo de varias horas y duran unos días. Cuando un virus provoca este proceso, el ganglio linfático que se encuentra delante de la oreja puede estar inflamado y doloroso.

Casi todas las personas que padecen esta enfermedad se recuperan por completo. Cuando la causa es un virus, no se necesita ningún tratamiento y la recuperación suele completarse en 3 semanas. Cuando la causa es una infección bacteriana, se recurre a los antibióticos y cuando es debida a la sequedad de los ojos o los rayos UV, se aplica un tratamiento con pomadas y lágrimas artificiales.

 Úlcera de la córnea (úlcera corneal)

Esta condición es una perforación de la córnea, generalmente debida a una infección provocada por bacterias, hongos, virus o la Acanthamoeba. En otras ocasiones, es consecuencia de una herida. Cuando los párpados no se cierran correctamente para proteger el ojo y humedecer la córnea, pueden aparecer úlceras debidas a la sequedad y la irritación.

Las bacterias (en general los estafilococos) pueden infectar y ulcerar la córnea cuando el ojo ha sufrido una herida, haya entrado en él un cuerpo extraño o esté irritado por las lentes de contacto. Los hongos pueden causar úlceras de crecimiento lento. En muy raras ocasiones, la deficiencia de vitamina A o de proteínas puede producir una ulceración de la córnea.

Las UC producen dolor, sensibilidad a la luz y una mayor secreción de lágrimas. Puede aparecer un punto blanco amarillento de pus. En ciertos casos, las úlceras aparecen sobre toda la córnea y pueden penetrar en profundidad y cierta cantidad de pus puede acumularse además detrás de la córnea. Cuanto más profunda es la úlcera, más graves son los síntomas y las complicaciones.

Las úlceras de la córnea pueden cerrarse con un tratamiento, pero pueden dejar como secuelas un material turbio y fibroso que causa cicatrización e impide la visión. Otras complicaciones incluyen las infecciones persistentes, la perforación de la córnea, el desplazamiento del iris y la destrucción del ojo.

Infección por herpes simple

La manifestación inicial de la infección corneal por herpes puede parecer una infección bacteriana leve porque los ojos están ligeramente doloridos, llorosos, rojos y sensibles a la luz. La inflamación de la córnea nubla la visión. Sin embargo, la infección por herpes no responde a los antibióticos, como haría una infección bacteriana, y suele empeorar cada vez más.

Con mayor frecuencia, la infección produce solo ligeros cambios en la córnea y desaparece sin tratamiento. En muy raras ocasiones, el virus penetra profundamente en la córnea, destruyendo su superficie. La infección puede ser recurrente, dañando aún más la superficie de la córnea. El virus del herpes simple también puede provocar un incremento en el crecimiento de los vasos sanguíneos, empeoramiento de la visión o pérdida total de la misma.

El médico puede recetar un fármaco antivírico como la trifluridina, la vidarabina o la idoxuridina, que en general se recetan en forma de pomada o solución que se aplica sobre el ojo varias veces al día. A veces, para contribuir a acelerar la curación, el oftalmólogo tiene que raspar suavemente la córnea con un bastoncito con punta de algodón para eliminar las células muertas y las dañadas.

Infección por herpes zoster

El herpes zoster es un virus que crece en los nervios y puede diseminarse por la piel, provocando lesiones muy típicas. Esta enfermedad no necesariamente afecta al ojo, incluso aparece en la cara y la frente. Pero si la división oftálmica del quinto nervio craneal (nervio trigeminal) resulta infectada, esta infección probablemente se extienda hacia el ojo.

Esta infección produce dolor, enrojecimiento e hinchazón de los párpados. Una córnea infectada puede hincharse, resultar gravemente dañada y desarrollar cicatrices. Las complicaciones más comunes de la infección corneal incluyen el glaucoma permanente y la falta de sensibilidad cuando se toca la córnea.

Cuando el herpes zoster infecta la cara y amenaza el ojo, el tratamiento precoz con aciclovir administrado en forma oral durante 7 días reduce el riesgo de complicaciones oculares. Los corticosteroides, generalmente en forma de gotas, también pueden resultar de gran ayuda. Las gotas de atropina suelen utilizarse con frecuencia para mantener la pupila dilatada y ayudar a evitar que aumente la presión ocular.

Queratitis ulcerativa periférica

 Esta enfermedad consiste en una inflamación y ulceración de la córnea que suele aparecer en personas que padecen enfermedades del tejido conectivo como la artritis reumatoide. Esta condición empeora la visión, aumenta la sensibilidad a la luz y produce la sensación de que un cuerpo extraño está atrapado en el ojo.

Entre las personas que padecen artritis reumatoide y queratitis ulcerativa periférica, alrededor del 40% mueren tras 10 años de la aparición de la queratitis ulcerativa periférica, a menos que se sometan a un tratamiento. Los tratamientos con medicamentos que inhiben el sistema inmunitario reducen el índice de mortalidad a un 8 por ciento en 10 años.

 Queratomalacia

La queratomalacia (xeroftalmía, queratitis xerótica) es una enfermedad en la que la córnea se seca y se vuelve opaca debido a una deficiencia de vitamina A, proteínas y calorías en la dieta. La superficie de la córnea muere y pueden aparecer úlceras e infecciones bacterianas. Las glándulas lagrimales y la conjuntiva también se ven afectadas, lo que deriva en una inadecuada producción de lágrimas y sequedad de los ojos.

La ceguera nocturna (visión muy deficiente en la oscuridad) puede desarrollarse debido a una deficiencia de vitamina A. Las gotas o pomadas con antibiótico pueden ayudar a curar las infecciones, pero es aún más importante corregir la falta de vitamina A con suplementos vitamínicos o bien solucionar la desnutrición con una dieta enriquecida o con suplementos.

Queratocono

 El queratocono es un cambio gradual de la forma de la córnea, que acaba pareciéndose a un cono. La enfermedad comienza entre los 10 y los 20 años. Uno o ambos ojos pueden verse afectados, lo que produce grandes cambios en la visión y exige frecuentes cambios en la prescripción de gafas o lentes de contacto.

Los lentes de contacto suelen corregir los problemas de visión mejor que las gafas, pero a veces el cambio de la forma de la córnea es tan intenso que las lentes de contacto no pueden ser utilizadas o bien no consiguen corregir la visión. En casos extremos, puede ser necesario realizar un trasplante de córnea.

Queratopatía ampollar

La queratopatía ampollar es una tumefacción de la córnea que aparece con más frecuencia en los ancianos. En casos excepcionales, la queratopatía ampollar tiene lugar tras una cirugía de los ojos, como la de cataratas. La tumefacción produce ampollas llenas de líquido sobre la superficie de la córnea que pueden romperse, causando dolor y disminuyendo la visión.

La queratopatía ampollar se trata reduciendo la cantidad de líquido en la córnea mediante soluciones salinas o lentes de contacto blandas. En muy raras ocasiones, es preciso hacer un trasplante de córnea.

Posted in Córnea, Datos, Enfermedades, Queratócono, Salud VisualComments (0)

Conoce la eficacia de la Cirugía Lasik para el astigmatismo

La cirugía Lasik es la técnica más segura y efectiva para los casos de Astigmatismo menores de 6 dioptrías. La intervención corrige de forma ambulatoria y sin complicaciones, la forma de la córnea.

Quienes padecen de astigmatismo tienen problemas con el enfoque de los objetos, tanto de lejos como de cerca. Esta situación está dada por anomalías en la curvatura de la córnea, anomalías que no dejan que la luz llegue al ojo de manera normal, produciendo visiones poco nítidas.

Los pacientes que padecen esta enfermedad, suelen ser buenos candidatos a una cirugía ocular con Lasik. La cirugía es ambulatoria e indolora, ya que se utiliza anestesia tópica (gotas en los ojos). El oftalmólogo separa una fina capa de la córnea y luego aplica el láser sobre una capa interna. La cicatrización es natural, no necesita suturas ni puntos.

  • La técnica es prácticamente 100% segura.
  • Los pacientes presentan gran tolerancia al procedimiento Lasik.
  • Al otro día de la intervención el paciente ya tendrá resultados.

Qué pasa después de la cirugía Lasik

Al salir de la cirugía, el paciente debe descansar 2 horas. Durante este período no debe aplicarse ninguna gota, y ante cualquier molestia esperar a que pase el tiempo propuesto.

Pasadas las dos horas de reposo, el paciente debe aplicarse lágrimas artificiales cada una hora (durante la primera semana), si tiene molestias antes de la hora, puede hacerlo cuantas veces quiera. También durante la primera semana debe aplicarse gotas de antibiótico cada 3 horas.

¿Cómo se aplican las gotas?

Las gotas oftalmológicas deben usarse directamente en el lagrimal sin tocarse los párpados con las manos.

Durante la primera semana del post operatorio, el paciente tampoco tiene que frotarse los ojos ni zambullirse, además debe dormir con los protectores de acrílico.

Para quienes se hayan operado con cirugía Lasik, y en general para toda la población, es necesario usar anteojos de sol para protegerse de los rayos UV.

 

Posted in Cirugía Refractiva, Cirugía/Tratamiento, Enfermedades, Salud VisualComments (0)

Cómo afecta la artritis a tus ojos

Si bien la artritis es fundamentalmente reconocida por ser una patología de los huesos y articulaciones, también es habitual que influya en otras zonas del organismo, sobre todo la artritis reumatoidea. De esta manera, una parte del cuerpo que puede ser afectada son los ojos.

En primer lugar, tenemos el Síndrome de Sjogren. Esta enfermedad es una patología autoinmune que genera un exceso de creación de anticuerpos en la sangre. Esto puede derivar en afecciones del tejido conectivo, como la artritis reumatoidea. Una de las zonas primordiales donde puede incidir son los ojos, produciendo que comiencen a secarse y su posterior inflamación. Si bien el tratamiento para este trastorno puede variar, habitualmente se utilizan corticosteroides.

Por su parte, la uveitis es otro inconveniente del ojo que puede suceder debido a la artritis, sobre todo en la artritis reumatoidera juvenil. Esta enfermedad consiste en la inflamación del segmento interior del ojo, incluyendo el iris, el cuerpo ciliar y el coroide del ojo.

La uveitis puede producir enrojecimiento del ojo, dolor ocular, sensibilidad a la luz y visión borrosa. Las gotas oculares son el tratamiento más común para la variante leve de la enfermedad. No obstante, en casos graves, se podría requerir una cirugía láser.

La escleritis es otra enfermedad que influye en los ojos, derivada de la artritis. Esta anomalía inflamatoria ataca la cobertura blanca del globo ocular, denominada esclerótica. La inflamación que produce la escleritis puede producir mucho dolor y, generalmente, se utilizan gotas oculares antiinglamatorias para atenuar estas manifestaciones.

Por último, tenemos al glaucoma. Frecuentemente, la artritis puede causar inflamación que interfiere en el proceso de drenaje del ojo. Esto puede desencadenar la enfermedad visual, la que produce dolor, vista borrosa y una pérdida total de la visión si no es tratada a tiempo. El glaucoma puede evitarse mejorando la inflamación de los alrededores del sistema de drenaje a través de gotas oculares con corticosteroides. Sin embargo, se debe recordar que todo medicamento será recetado por un oftalmólogo.

Posted in Glaucoma, Oftalmología, Salud VisualComments (0)

Nieve visual: el trastorno que algunos sufren sin saberlo

La nieve visual consiste en la percepción constante de puntos blancos y negros en todo el campo visual, lo que se ve como un televisor encendido pero no conectado a la antena, también denominado como “ruido blanco”. Así lo explica el doctor Enrique Santos Bueso, de la Unidad de Neurooftalmología del Instituto de Investigación Sanitaria del Hospital Clínico San Carlos (IdISSC), Madrid, España.

Hay personas que nacen con el trastorno y se enteran solo en el momento en que comparan su visión con la de otra persona sin la anomalía.

Los pacientes lo describen como una permanente estática ante los ojos, como los televisores antiguos, lo que dificulta el enfoque de la vista y el reconocimiento de rostros.

Los científicos indican que se está en una etapa muy temprana de estudios de esta enfermedad, ya que hace unos 15 años ningún especialista estaría de acuerdo en su aceptación universal como trastorno.

Al parecer, la afección tiene un mecanismo subyacente común, ya que afecta a personas de todas nacionalidades y edades.

Si bien no hay suficiente información sobre el historial de la nieve visual, los expertos saben qué no se debe hacer. Uno de los ejemplos más evidentes es prescindir de drogas alucinógenas, ya que pueden generar un efecto similar. Incluso, antes se pensaba que todos quienes sufrían este mal usaban este tipo de drogas.

Aunque desde el punto de vista terapéutico aún no se comprende la fisiología, se halló que en un área de atrás del cerebro hay una estructura particular que es más activa metabólicamente y que recibe un flujo de sangre mayor en quienes tiene nueve visual.

Este hecho podría indicar que esta zona del cerebro no está lo suficientemente inhibida o muy excitada.

Fuente: T13

Posted in Enfermedades, Salud VisualComments (0)

¿Tu visión está fallando? El alcohol puede ser el causante

El Dr. David Teenan, miembro del Royal College of Ophthalmologists y Director Médico del Reino Unido en Optical Express, ha advertido que el consumo excesivo y prolongado de alcohol puede afectar la visión, ya que este daña muy fácilmente el nervio óptico.

Además de generar una distorsión y visión borrosa, el alcohol puede causar problemas a largo plazo como el inicio temprano de la degeneración macular relacionado con la edad (AMD), causando una pérdida en el foco de la visión.

El Dr. Teenan menciona: “El alcohol es tóxico y como con cualquier sustancia tóxica, afecta al cuerpo al matar células en el tejido” añade que: “El tejido del nervio óptico es particularmente delicado y puede dañarse fácilmente”.

Las toxinas del alcohol en el torrente sanguíneo también reducen el flujo de nutrientes a los nervios y la mácula (la parte del ojo que nos ayuda a enfocar nuestra visión) lo que conduce a la degeneración macular.

Según el experto, “el consumo prolongado de alcohol puede afectar seriamente la salud de los ojos, incluyendo la formación de cataratas, la degeneración macular relacionada con la edad y, en algunos casos, la ceguera completa”.

La degeneración macular se desarrolla cuando la parte del ojo responsable de la visión central, conocida como la mácula, es incapaz de funcionar en óptimas condiciones como solía hacerlo.

Esto puede significar que la lectura sea difícil, los colores parecen menos vibrantes y las caras de la gente sean difíciles de reconocer.

Dr Teenan también destacó que: “El alcohol reduce la actividad cerebral causando que la visión fluctúe, perjudicando cómo juzgamos las distancias”. Asimismo, añade que “regularmente veo a los pacientes que se quejan de tener los ojos secos, una condición que puede ser agravada por la bebida”.

El Dr. Teenan enfatizó que él no estaba condenando todo el consumo de alcohol: “Consumido con moderación, no tendrá el mismo impacto negativo en la visión que el consumo excesivo de alcohol o el consumo regular”.

Fuente: www.express.co.uk

Posted in Degeneración Macular, Enfermedades, Salud VisualComments (0)

¿Qué es una laceración de la córnea?

Esta condición consiste en un corte directo en la córnea, es decir, la ventana transparente en la parte delantera del ojo. La mayoría de las veces es causada por un elemento filoso que entra con gran fuerza en el ojo. Un ejemplo podría ser una herramienta metálica de mano.

Una laceración de la córnea es más profunda que una abrasión, porque el corte atraviesa la córnea parcial o totalmente. Si la laceración de la córnea es lo suficientemente profunda, pasará a través de la córnea completamente causando una ruptura del globo ocular y un subsecuente desgarramiento externo del mismo.

Esta condición es una lesión muy grave, y requiere atención médica inmediata para prevenir una pérdida severa de la visión. Pueden llegar a ser muy ser dolorosas, alarmantes e incómodas.

En caso de que el ojo haya sido lesionado, lo primero que debemos hacer es lo siguiente:

  • Coloque un protector sobre el ojo cuidadosamente. La parte inferior de un vaso de cartón delgado, puesta y sujetada alrededor del ojo, puede servir como escudo hasta que se reciba atención médica.
  • NO enjuagar el ojo con agua.
  • NO remover el objeto atascado en el ojo.
  • NO frotar o presionar los ojos.
  • Evite el uso de aspirina, ibuprofeno u otros antiinflamatorios no esteroides. Estos medicamentos adelgazan la sangre y pueden aumentar la hemorragia.
  •  Después de haber protegido el ojo, asista a un médico inmediatamente.

En general, La laceración corneal es fácil de tratar. Además, los ojos son una de las partes del cuerpo con más rapidez de curación. Con un poco de cuidado, tu córnea lacerada puede mejorar en cuestión de días.

En el siguiente video podremos observar una laceración de la córnea a través de una técnica oftalmológica, en donde el oftalmólogo cubre el ojo con un líiquido que resalta en color amarillo las imperfecciones en el globo ocular.

Posted in Córnea, Enfermedades, Oftalmología, Salud VisualComments (0)

PHVsPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZHNfcm90YXRlPC9zdHJvbmc+IC0gdHJ1ZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzE8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjVhLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjViLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzM8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjVjLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzQ8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjVkLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX21wdV9hZHNlbnNlPC9zdHJvbmc+IC0gPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfbXB1X2Rpc2FibGU8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfbXB1X2ltYWdlPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tL2Fkcy8zMDB4MjUwYS5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF9tcHVfdXJsPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdG9wX2Fkc2Vuc2U8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF90b3BfZGlzYWJsZTwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF90b3BfaW1hZ2U8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzQ2OHg2MGEuanBnPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdG9wX3VybDwvc3Ryb25nPiAtIHd3dy5zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmNvbTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF8xPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdXJsXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb208L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF91cmxfMzwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cud29vdGhlbWVzLmNvbTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF80PC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWx0X3N0eWxlc2hlZXQ8L3N0cm9uZz4gLSBkZWZhdWx0LmNzczwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2F1dGhvcjwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYXV0b19pbWc8L3N0cm9uZz4gLSBmYWxzZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2N1c3RvbV9jc3M8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19jdXN0b21fZmF2aWNvbjwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly9zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmNvbS93cC1jb250ZW50L3VwbG9hZHMvMjAxMC8wNi9mYXZpY29uLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ZlYXR1cmVkX2NhdGVnb3J5PC9zdHJvbmc+IC0gU2VsZWN0IGEgY2F0ZWdvcnk6PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fZmVhdF9lbnRyaWVzPC9zdHJvbmc+IC0gNTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ZlZWRidXJuZXJfaWQ8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19mZWVkYnVybmVyX3VybDwvc3Ryb25nPiAtIDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2dvb2dsZV9hbmFseXRpY3M8L3N0cm9uZz4gLSA8c2NyaXB0IHR5cGU9XCJ0ZXh0L2phdmFzY3JpcHRcIj4NCg0KICB2YXIgX2dhcSA9IF9nYXEgfHwgW107DQogIF9nYXEucHVzaChbXCdfc2V0QWNjb3VudFwnLCBcJ1VBLTE2NTA0Mzc0LTFcJ10pOw0KICBfZ2FxLnB1c2goW1wnX3RyYWNrUGFnZXZpZXdcJ10pOw0KDQogIChmdW5jdGlvbigpIHsNCiAgICB2YXIgZ2EgPSBkb2N1bWVudC5jcmVhdGVFbGVtZW50KFwnc2NyaXB0XCcpOyBnYS50eXBlID0gXCd0ZXh0L2phdmFzY3JpcHRcJzsgZ2EuYXN5bmMgPSB0cnVlOw0KICAgIGdhLnNyYyA9IChcJ2h0dHBzOlwnID09IGRvY3VtZW50LmxvY2F0aW9uLnByb3RvY29sID8gXCdodHRwczovL3NzbFwnIDogXCdodHRwOi8vd3d3XCcpICsgXCcuZ29vZ2xlLWFuYWx5dGljcy5jb20vZ2EuanNcJzsNCiAgICB2YXIgcyA9IGRvY3VtZW50LmdldEVsZW1lbnRzQnlUYWdOYW1lKFwnc2NyaXB0XCcpWzBdOyBzLnBhcmVudE5vZGUuaW5zZXJ0QmVmb3JlKGdhLCBzKTsNCiAgfSkoKTsNCg0KPC9zY3JpcHQ+PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29faG9tZTwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29faG9tZV90aHVtYl9oZWlnaHQ8L3N0cm9uZz4gLSA1NzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2hvbWVfdGh1bWJfd2lkdGg8L3N0cm9uZz4gLSAxMDA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV9zaW5nbGU8L3N0cm9uZz4gLSBmYWxzZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2xvZ288L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy8xMi1zdi5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19tYW51YWw8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vc3VwcG9ydC90aGVtZS1kb2N1bWVudGF0aW9uL2dhemV0dGUtZWRpdGlvbi88L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19yZXNpemU8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc2hvcnRuYW1lPC9zdHJvbmc+IC0gd29vPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc2hvd19jYXJvdXNlbDwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaG93X3ZpZGVvPC9zdHJvbmc+IC0gZmFsc2U8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaW5nbGVfaGVpZ2h0PC9zdHJvbmc+IC0gMTgwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc2luZ2xlX3dpZHRoPC9zdHJvbmc+IC0gMjUwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fdGFiczwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fdGhlbWVuYW1lPC9zdHJvbmc+IC0gR2F6ZXR0ZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3VwbG9hZHM8L3N0cm9uZz4gLSBhOjEwOntpOjA7czo1NzoiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvMTItc3YuanBnIjtpOjE7czo4MzoiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvMTEtSGVhZGVyX0Jsb2dfU2FsdWRfYV9sYV9WaXN0YS5qcGciO2k6MjtzOjc4OiJodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy8xMC11bHRyYV9ub3Zfc2FsdWRhbGF2aXN0YS5qcGciO2k6MztzOjgxOiJodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy85LXVsdHJhX29jdHVicmVfc2FsdWRhbGF2aXN0YS5qcGciO2k6NDtzOjY3OiJodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy84LXNhbHVzYWxhdmlzdGEuanBnIjtpOjU7czo2NjoiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvNy1sb2dvXzAwMV8oMikuanBnIjtpOjY7czo3NToiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvNi1sb2dvX3NhbHVkX2FfbGFfdmlzdGEuanBnIjtpOjc7czo3NToiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvNS1sb2dvX3NhbHVkX2FfbGFfdmlzdGEuanBnIjtpOjg7czo1ODoiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvNC1sb2dvLmpwZyI7aTo5O3M6NTg6Imh0dHA6Ly9zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmNvbS93cC1jb250ZW50L3dvb191cGxvYWRzLzMtbG9nby5qcGciO308L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb192aWRlb19jYXRlZ29yeTwvc3Ryb25nPiAtIFNlbGVjdCBhIGNhdGVnb3J5OjwvbGk+PC91bD4=