Archive | Retina

Las discapacidades visuales más frecuentes

Según el programa para la Prevención de la Ceguera de la Organización Mundial de la Salud, OMS, se calcula que en el mundo hay cerca de 161 millones de personas con discapacidad visual, de ellas 37 millones tienen ceguera y 124 millones visión subnormal. A su vez, hay 153 millones de personas con limitaciones por errores refractivos no corregidos.

Si bien estas cifras para algunos pueden resultar no muy representativas, aquí un dato impactante: más del 90 por ciento de todos los individuos ciegos en el mundo viven en países en desarrollo.

Factor: edad

Padecer una u otra enfermedad visual, en muchas ocasiones está asociada a la edad. Hay unas típicas de la niñez y otras de la edad adulta. En la niñez, son frecuentes las enfermedades congénitas, mientras que en edad adulta, algunas son resultado del proceso de envejecimiento.

Los especialistas mencionan que entre los 18 y los 30 años, existe una estabilización en las enfermedades refractivas. No obstante, este grupo poblacional presenta riesgos debido al incremento de accidentes laborales.

Patologías

Hay otras alteraciones que independiente de la edad, responden a factores patológicos. Las más comunes son las conjuntivitis que pueden ser infecciosas o alérgicas.

Además, tanto niños como adultos pueden tener enfermedades visuales como resultado de problemas sistémicos como hipertensión o diabetes. Por lo tanto, se recomienda tener control adecuado de las enfermedades de base.

Los 40 son definitivos

A partir de los 40 años y con el proceso de envejecimiento de las células, la mayoría de las personas tendrá un déficit visual para la lectura. Además, la edad adulta es propicia para enfermedades degenerativas, de los 50 años en adelante, la catarata es la enfermedad que se presenta con más frecuencia.

Los expertos revelan que entre el cuatro y el cinco por ciento de las personas mayores de 45 años desarrolla cataratas. Otra enfermedad presente en algunos pacientes, una vez pasados los 40 años, es el glaucoma, una patología silenciosa y progresiva que produce pérdida de la visión. También se cuenta la degeneración macular relacionada con la edad, una alteración que afecta la visión central.

Posted in Degeneración Macular, Enfermedades, Glaucoma, Oftalmología, Queratócono, Retina, Salud VisualComments (0)

¿Qué es un Entropión?

El Entropión es una alteración en la forma de los párpados que puede causar molestias por el contacto de las pestañas con la córnea o la conjuntiva. Esta afección también puede causar molestias estéticas y solo la cirugía figura como solución para esta condición.

La patología puede ser hereditaria o generada por la debilidad de los tejidos de los párpados ocasionados por la edad. No obstante, habitualmente es causada por un espasmo o el debilitamiento de los músculos que circundan la parte inferior del ojo. En los bebés, casi nunca causa problemas, ya que sus pestañas son muy suaves y no lesionan la córnea con facilidad.

Si la inversión es hacia fuera es denominado ectropión y si la inversión es hacia adentro se denomina entropión. El entropión suele ser el causante de las lesiones conjuntivo-cornéales, por el contacto con las pestañas.

Los síntomas de esta condición se manifiestan en disminución de la visión si la córnea está lesionada, lagrimeo excesivo, dolor o molestia en los ojos, Irritación en los ojos y enrojecimiento. El médico generalmente puede diagnosticar esta afección al examinar los párpados y, por lo general, no se requieren exámenes especiales.

Como tratamiento las lágrimas artificiales pueden evitar que el ojo se reseque y pueden ayudarle a que se sienta mejor, por otra parte la cirugía para corregir la posición de los párpados por lo general funciona bien. El pronóstico generalmente es bueno si la afección se trata antes de que se presente daño al ojo.

La mayoría de los casos de entropión no se pueden prevenir, pero el tratamiento reduce el riesgo de que se presenten complicaciones. Acuda al médico si tiene ojos rojos después de visitar un área donde se presenta tracoma (norte de África o el sur de Asia).

 

 

Posted in Datos, Enfermedades, Oftalmología, Retina, Salud VisualComments (0)

Cuidados a la vista en una persona con albinismo

Los albinos generalmente tienen una baja visión. Al tener una piel y ojos más sensibles, es importante que adopten ciertas medidas para cuidar su salud visual.

Las personas albinas poseen muy poco o nulo pigmento en sus ojos, piel y pelo. Estas características corresponden a una serie de condiciones hereditarias, que se producen por genes que no producen las cantidades adecuadas del pigmento denominado melanina.

Un mito muy difundido es que los albinos poseen ojos rojos. La realidad es que existen diversas clases de albinismo y la cantidad de pigmento en los ojos es variable. Si bien algunas personas pueden tener los ojos rojizos o violetas, la mayor parte posee ojos azules. También existen casos de ojos cafés o castaños.

Problemas oculares de los albinos

Es posible que las personas con albinismo tengan una baja visión. Sin embargo, las situaciones pueden variar de una ceguera parcial hasta una vista lo suficientemente correcta para conducir un automóvil, según cada persona.

Estos trastornos del sistema visual se derivan del desarrollo anormal de la retina y patrones distorsionados de conexiones de nervios entre el ojo y el cerebro. Estas complicaciones oculares determinan el diagnóstico del albinismo. Por este motivo, el examen fundamental para saber si la persona es albina es el visual.

Cuidados de la vista en el albinismo

El fin del tratamiento es aliviar los síntomas, pero dependerá de la severidad de la condición. Las principales medidas consisten en proteger la piel y los ojos del sol:

-Disminuir la exposición al sol, para evitar las quemaduras solares. Además, se aconseja el uso de protector solar. Cuando la persona está bajo el sol, la mayor parte de su cuerpo debe estar cubierta por ropa.

El filtro solar debe contar con un alto factor de protección (FPS)

Los lentes de sol deben tener protección contra la radiación ultravioleta y aliviar la sensibilidad a la luz.

-Habitualmente, los lentes ópticos se recetan para corregir  problemas oculares y la posición de los ojos. Además, en algunos casos, el oftalmólogo puede indicar la necesidad de una cirugía de los músculos oculares, para evitar los movimientos anormales de los ojos. Esta enfermedad se denomina nistagmo y es común en los pacientes albinos.

Posted in Datos, Enfermedades, Retina, Salud VisualComments (0)

Cuidados para los ojos en la época de frío

Está a punto de concluir el invierno, sin embargo, es importante tener en cuenta las medidas de prevención para no sufrir daños oculares en la recta final de la temporada invernal.

El frío y los ojos

Los ojos son uno de los órganos que tiene mayor contacto con elementos propios del clima tales como el frío, el viento o la contaminación ambiental.

El frío del invierno provoca una notoria sequedad en los ojos, cuyos síntomas principales son el ardor ocular, la sensación de arenilla y la picazón.

Durante el tiempo de frío aumentan los riesgos oculares en ambientes de interior y exterior, pues el uso de la calefacción y los contaminantes de la combustión, provocan resequedad; a esto se le suma el abuso del computador que se produce una baja frecuencia del parpadeo.

El sol de invierno puede traernos graves complicaciones, ya que una prolongada exposición a los rayos UV puede producir irritaciones y hasta quemaduras en la córnea, problemas típicos de las personas que practican montañismo y esquí.

Para prevenir, los especialistas recomiendan las siguientes medidas:

  • Ventilar oficinas y casas para evitar ambientes resecos y contaminados.
  • Lubricar la vista con lágrimas artificiales.
  • Hacer pausas frecuentes por un par de minutos cuando se trabaja frente al computador.
  • Usar lentes de sol o transparentes con filtro UV.
  • Usar antiparras, si se practica montañismo o ski.

Posted in Datos, Enfermedades, Lentes, Oftalmología, Retina, Salud VisualComments (0)

7 consejos para mantener sus ojos sanos

Existen diversos cuidados que usted puede llevar a cabo para conservar sus ojos sanos. A continuación, te presentamos algunos consejos para mantener tus ojos en óptimas condiciones:

  • Un examen completo de los ojos con dilatación de las pupilas. Usted puede pensar que su visión está bien o que sus ojos están sanos, pero la única manera de estar seguro es visitando a su oculista para un examen de los ojos. Muchas enfermedades comunes como el glaucoma, la enfermedad diabética del ojo y la degeneración macular relacionada con la edad, en ocasiones no presentan signos de aviso.
  • Conoce el historial familiar de salud ocular. Habla con los miembros de tu familia sobre su historial de salud. Es importante saber si alguien ha sido diagnosticado con una enfermedad o condición ya que muchas son hereditarias. Esto le puede ayudar a determinar si tienes mayor riesgo de desarrollar una enfermedad o condición en los ojos.
  • Come correctamente para proteger su vista. Seguramente has escuchado que las zanahorias son buenas para tus ojos y seguir una dieta rica en frutas y vegetales, particularmente espinacas y la col. Las investigaciones también han demostrado que hay beneficios para la salud de los ojos al comer pescados como el salmón.
  • Manten un peso saludable. Estar en sobrepeso u obeso aumenta su riesgo de desarrollar diabetes y otras condiciones sistémicas, que pueden llevar a una pérdida de visión, como la enfermedad diabética del ojo o el glaucoma.
  • Deja de fumar. Fumar es negativo para sus ojos y también para el resto de su cuerpo. Las investigaciones han relacionado fumar con un aumento en el riesgo de desarrollar degeneración macular, catarata y daño en el nervio óptico. Todos estos pueden causar ceguera.
  • Descansa tus ojos. Si pasas mucho tiempo en el computador o fijando la vista en un elemento, parpadeas con menor frecuencia se pueden cansar. Intenta emplear la regla 20-20-20: Cada 20 minutos, mira a 20 pies de distancia, por 20 segundos. Esto puede ayuda a reducir la fatiga en tus ojos.

Posted in Degeneración Macular, Enfermedades, Glaucoma, Lentes, Oftalmología, Retina, Salud VisualComments (0)

Qué es el retinoblastoma

El retinoblastoma se trata de un tumor maligno de la retina que afecta, generalmente, a niños menores de 6 años. La retina es el tejido nervioso que reviste la parte posterior de los ojos y es el encargado de detectar la luz y forma las imágenes.

El tumor se puede situar en uno o en ambos ojos y normalmente no se extiende a otros tejidos o partes del cuerpo.

Se produce una mutación en el gen RB1 (en el cromosoma 13) en una célula de la retina en crecimiento, por lo que crece sin control y se convierte en cáncer. En algunas ocasiones se desarrolla en un niño sin antecedentes familiares, aunque en otras ocasiones la mutación se encuentra presente en varios miembros de la familia: en este caso hay un 50% de posibilidades de que los hijos de la persona afectada tengan también la mutación y alto riesgo de desarrollar un retinoblastoma.

Cuando existe esta anomalía, se aprecia un color blanco en la pupila cuando la luz brilla en el ojo, como en el flash de una cámara fotográfica, por ejemplo. Otras manifestaciones de retinoblastoma pueden ser desviación visual, enrojecimiento o hinchazón de los ojos.

Ante cualquier síntoma de este tipo, es de suma importancia que los padres acudan con el menor lo antes posible a un servicio oftalmológico para conocer las causas.

retinoblastoma

Se necesitan dos mutaciones para destruir el gen RB1 y causar el crecimiento descontrolado de células. Cuando el Retinoblastoma es hereditario, la primera mutación se hereda de uno de los padres y la segunda se produce durante el desarrollo de la retina.

Cuando el Retinoblastoma es esporádico (60% de los casos), ambas mutaciones se producen durante el desarrollo de la retina.

Posted in Datos, Enfermedades, Oftalmología, Retina, Salud VisualComments (0)

Riesgos para los ojos ante excesiva exposición a rayos UV

La temporada de verano es sin duda una época hostil para los ojos. Las condiciones ambientales son una permanente agresión: aumento de la temperatura del aire, disminución de la humedad, más viento, polvo en suspensión y especialmente lo exposición al sol y a los rayos ultravioleta, pueden generar a largo plazo tumores y otras enfermedades oculares.

La capa de ozono, año a año se va deteriorando y deja de funcionar como escudo protector contra los dañinos rayos ultravioleta, aumentando así la radiación directa. Es por esto, que cada vez hay que redoblar las precauciones y estar más atentos al cuidado de nuestra piel y ojos.

Durante la época estival, para la realización de actividades recreativas al aire libre, deportes y el día a día, es de suma importancia un 100% de protección para la vista. Si  bien la mayoría de la gente sabe y se preocupa de proteger la piel de los rayos UV, también es necesario que se tome conciencia sobre el cuidado de los ojos. Estudios demuestran que una exposición sin protección es el factor principal en la génesis de tumores y otras patologías que comprometen la salud visual a lo largo de la vida.

Cáncer ocular

El tumor maligno más frecuente de piel y párpados es el cáncer basocelular, que se presenta especialmente en la cabeza y el cuello por ser las zonas más desprotegidas del cuerpo. Es el 90% de los tumores malignos de párpados en USA y 20% de todos los tumores palpebrales.  Es más común en adultos de piel clara entre los 50 y 80 años pero también puede presentarse en los más jóvenes, entre 20 y 40 años, con  5 a 15 %.  Las personas blancas, de ojos claros, demasiado expuestos a la luz solar y con antecedentes familiares de cáncer de piel son los más afectados. Si se reseca o extirpa precozmente, la mayoría de las veces se puede curar ya que rara vez da metástasis. Si se deja evolucionar sin control, las consecuencias pueden ser fatales.

Otro tumor maligno representa el 1%, es el lelanoma, se presenta intra ocularmente y es un tipo de cáncer agresivo que puede afectar varias partes del ojo: el párpado, la órbita, el iris,  la coroides, entre otros. Este cáncer puede darse únicamente en el ojo o puede hacer metástasis a otro lugar en el cuerpo, pero también puede comenzar sobre la piel u otros órganos y llegar al ojo.  Dentro de los síntomas podemos encontrar, ojos saltones, cambios en el color del iris, visión deficiente, enrojecimiento y dolor. Los tratamientos van desde láser o radioterapia, si el tumor es pequeño, aunque en algunos casos es necesario extirpar el ojo.

Para no llegar a esto, la manera más fácil es prevenir de forma conciente, evitando la exposición excesiva y directa a la luz solar, especialmente en las horas en que son más intensos (11 am a 14 pm), además usar lentes de sol, verificando que tengan protección contra los rayos UV.

TIPS DE CUIDADOS
• Los lentes de sol deben tener filtro contra los rayos ultravioletas (UV).
• Utilizar lentes de sol no sólo en época de primavera – verano. Durante los días nublados también afectan los rayos UV.
• Los lentes fotosensibles son una buena opción, ya que se oscurecen según la cantidad de rayos UV.
• Adquiri lentes de sol en ópticas o lugares especializados.
• Exigir la garantía del fabricante que avale las especificaciones del producto.
• Ojo con las imitaciones y los lentes de cuneta.
• Complementar el uso de lentes de sol, con sobrillas, viseras o gorros al realizar actividades deportivas o al estar en exposición directa, por ejemplo en la playa.  Así protegemos la parte superior, inferior y los laterales de nuestros ojos y que nos son cubiertos por los lentes.

 

Posted in Datos, Enfermedades, Lentes, Oftalmología, Retina, Salud VisualComments (0)

Prueba de colores para tus ojos, ¿cuántos puedes ver?

La retina de nuestros ojos contienen unas células denominadas conos y bastones, encargadas de que percibamos los colores de una u otra forma. Los bastones tienen un mejor funcionamiento en áreas con baja luminosidad. Asimismo, brindan la visión en blanco y negro.

En tanto, los conos se adaptan de mejor manera a condiciones que tienen luz excesiva, y también nos da la visión a color. No obstante, no todas las personas ven el mismo color ni los mismos tonos, ya que esto depende de factores fisiológicos y externos.

Una imagen publicada recientemente por la profesora Diana Derval, experta en neuro-marketing, es capaz de establecer el número de receptores de color (conos) en nuestro ojo.

test colores

Si ves menos de 20 colores, eres una persona Dicromática. Esto significa que solamente tienes dos tipos de conos en el ojo. Sin embargo,el 25% de la población es dicromática. Derval asegura que la mayor parte de estos individuos tiende a vestirse con tonos negros, azules y beige.

En tanto, si eres capaz de distinguir entre 20 y 32 colores, eres una persona Tricromática: tienes tres clases de conos en tus ojos. Se estima que la mitad de la población mundial es tricrómata y aprecian de buena forma los colores violeta-azul y verdes-rojos.

Por último, si se diferencian entre 32 y 39 colores, se es un Tetracrómata. Esto quiere decir que se tienen cuatro tipos distintos de conos. Los individuos con esta condición no soportan mucho el amarillo. Por ende, no tienen a utilizarlo en su vestimenta. Se calcula que el 25% de la población es Tetracrómata.

Derval indica que en el test solamente aparecen 39 colores, por lo que es imposible que se hayan percibido más de estos.

¿Cuántos fuiste capaz de ver?

Posted in Datos, RetinaComments (0)

¿Qué hacer ante un “derrame” en la parte blanca de ojo?

La hemorragia subconjuntival, también denominada hiposfagma, es una situación frecuente en los servicios oftalmológicos. El motivo principal de la consulta es una mancha roja en la zona blanca del ojo.  La preocupación familiar aumenta si la hemorragia es de un gran tamaño aunque, en la mayoría de los casos, se trata de una situación sin complicaciones.

Dependiendo del tamaño de este “derrame”, puede haber cierto grado de molestia al parpadear. En algunas ocasiones, el paciente no es el primero en darse cuenta de la anomalía, sino que es otra persona. Esto se debe a que la hemorragia es poco sintomática, sin tener influencia en la visión.

La afección se diagnostica a través de una revisión simple por un oftalmólogo. Usualmente, no necesita ninguna exploración complementaria, ya que en la mayor parte de los casos consiste en una patología sin importancia. Sin embargo, hay una excepción en los pacientes que sufren alteraciones de coagulación sanguínea, ya sea por el consumo de medicamentos anticoagulantes o por una enfermedad sistémica.

Causas de la hemorragia subconjuntival

Hay diversas causas que pueden promover la aparición de la hemorragia subconjuntival, entre las que tenemos:

  • Traumatismos en zonas cercanas al ojo que, por efecto de extensión, lo afectan.
  • Inflamaciones locales en la conjuntiva– más conocidas como conjuntivitis– pueden generar hemorragias pequeñas.
  • Traumatismos oculares: este es el motivo más frecuente. En ciertos casos son tan triviales, que el mismo paciente les resta importancia. Por ejemplo, ocurre en situaciones como frotarse los ojos con fuerza desmedida.
  • Hemorragia conjuntival como producto de la menstruación.
  • Ruptura pequeña de una vena producto de una hiperpresión venosa brusca generada por tos convulsiva, estreñimiento intenso, gran esfuerzo físico, vómitos, entre otros.
  • Hipertensión arterial sistémica.
  • Aparición espontánea sin relación a ningún factor conocido.

Tratamiento para la hemorragia subconjuntival

El problema se soluciona de forma natural a través del proceso de reabsorción de la sangre, que demora de 2 a 3 semanas. Esto se debe a que la anomalía consiste en  un hematoma, como los que pueden darse en cualquier otra parte del organismo.

Por ende, generalmente no se requiere ningún tratamiento específico, aunque pueden aplicarse lágrimas artificiales para hidratar al ojo y reducir las molestias al parpadear. Cabe mencionar que solamente un oftalmólogo debe recetar estos fármacos.

Posted in Enfermedades, Retina, Salud VisualComments (0)

Problemas visuales pueden afectar la productividad laboral

En la actualidad, el trabajo exige una alta demanda visual que puede derivar en algunos problemas visuales, si se hace un mal uso de las condiciones ambientales o no se toman medidas de protección y prevención.

El trabajo continúo en visión próxima, sin una protección adecuada, en condiciones ambientales inapropiadas y sin unas medidas de higiene visual que obligan a realizar un esfuerzo ocular permanente, pueden afectar la visión y provocar síntomas como: lagrimeo, enrojecimiento, visión borrosa, dolor de cabeza, sensación de tensión y pesadez en el globo ocular, irritación, escozor, somnolencia y  fatiga visual.

En el caso de las personas que tienen defectos visuales refractivos como astigmatismo, miopía, hipermetropía y presbicia, se debe tener mayor cuidado, ya que ese esfuerzo visual puede agudizar los síntomas e incrementar el problema.

De allí la importancia de cerciorase si existe algún problema visual refractivo para corregirlo con el uso de lentes de prescripción óptica, los cuales deben ser de alta calidad, que permitan el paso natural de la luz para que la imagen se forme de manera nítida en la retina, deben tener antirreflejo, protección 100% UV y ser fotosensibles. No obstante, la cirugía Lasik constituye una solución permanente para los errores de refracción.

Por otro lado, la calidad de la luz es el factor externo más importante para facilitar la actividad laboral. Es posible que una persona tenga muy buenas condiciones visuales, pero si su entorno es escaso o al contrario es excesivo en iluminación, el sistema puede reportar síntomas después de algunos minutos de trabajo.

Dependiendo del tipo de actividad se requiere una mayor o menor intensidad de luz. Aquellas personas que trabajan con más detalles finos, requieren una mejor iluminación, mientras que las personas que desempeñan labores con baja concentración y demanda visual tendrán suficiente con la iluminación artificial normal.

Recomendaciones

  • Visitar al especialista de la visión para realizar una completa evaluación de los ojos.

  • Descansar cada 15 minutos por espacios breves de 1 a 2 minutos cuando su labor involucra estar al frente de un computador.

  • Mantener una distancia de 50 centímetros entre la pantalla y los ojos.

  • Buscar siempre buenas condiciones de iluminación.

  • Parpadear continuamente para evitar que los ojos se sequen.

  • Conservar limpia la pantalla del monitor para facilitar la lectura y evitar reflejos.

Fuente: La Nación

Posted in Datos, Enfermedades, Lentes, Oftalmología, Retina, Salud VisualComments (0)

PHVsPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZHNfcm90YXRlPC9zdHJvbmc+IC0gdHJ1ZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzE8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjVhLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjViLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzM8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjVjLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzQ8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjVkLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX21wdV9hZHNlbnNlPC9zdHJvbmc+IC0gPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfbXB1X2Rpc2FibGU8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfbXB1X2ltYWdlPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tL2Fkcy8zMDB4MjUwYS5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF9tcHVfdXJsPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdG9wX2Fkc2Vuc2U8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF90b3BfZGlzYWJsZTwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF90b3BfaW1hZ2U8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzQ2OHg2MGEuanBnPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdG9wX3VybDwvc3Ryb25nPiAtIHd3dy5zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmNvbTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF8xPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdXJsXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb208L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF91cmxfMzwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cud29vdGhlbWVzLmNvbTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF80PC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWx0X3N0eWxlc2hlZXQ8L3N0cm9uZz4gLSBkZWZhdWx0LmNzczwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2F1dGhvcjwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYXV0b19pbWc8L3N0cm9uZz4gLSBmYWxzZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2N1c3RvbV9jc3M8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19jdXN0b21fZmF2aWNvbjwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly9zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmNvbS93cC1jb250ZW50L3VwbG9hZHMvMjAxMC8wNi9mYXZpY29uLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ZlYXR1cmVkX2NhdGVnb3J5PC9zdHJvbmc+IC0gU2VsZWN0IGEgY2F0ZWdvcnk6PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fZmVhdF9lbnRyaWVzPC9zdHJvbmc+IC0gNTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ZlZWRidXJuZXJfaWQ8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19mZWVkYnVybmVyX3VybDwvc3Ryb25nPiAtIDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2dvb2dsZV9hbmFseXRpY3M8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19ob21lPC9zdHJvbmc+IC0gZmFsc2U8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19ob21lX3RodW1iX2hlaWdodDwvc3Ryb25nPiAtIDU3PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29faG9tZV90aHVtYl93aWR0aDwvc3Ryb25nPiAtIDEwMDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ltYWdlX3NpbmdsZTwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fbG9nbzwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly9zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmNvbS93cC1jb250ZW50L3dvb191cGxvYWRzLzEyLXN2LmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX21hbnVhbDwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cud29vdGhlbWVzLmNvbS9zdXBwb3J0L3RoZW1lLWRvY3VtZW50YXRpb24vZ2F6ZXR0ZS1lZGl0aW9uLzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3Jlc2l6ZTwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaG9ydG5hbWU8L3N0cm9uZz4gLSB3b288L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaG93X2Nhcm91c2VsPC9zdHJvbmc+IC0gdHJ1ZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3Nob3dfdmlkZW88L3N0cm9uZz4gLSBmYWxzZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3NpbmdsZV9oZWlnaHQ8L3N0cm9uZz4gLSAxODA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaW5nbGVfd2lkdGg8L3N0cm9uZz4gLSAyNTA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb190YWJzPC9zdHJvbmc+IC0gZmFsc2U8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb190aGVtZW5hbWU8L3N0cm9uZz4gLSBHYXpldHRlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fdXBsb2Fkczwvc3Ryb25nPiAtIGE6MTA6e2k6MDtzOjU3OiJodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy8xMi1zdi5qcGciO2k6MTtzOjgzOiJodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy8xMS1IZWFkZXJfQmxvZ19TYWx1ZF9hX2xhX1Zpc3RhLmpwZyI7aToyO3M6Nzg6Imh0dHA6Ly9zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmNvbS93cC1jb250ZW50L3dvb191cGxvYWRzLzEwLXVsdHJhX25vdl9zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmpwZyI7aTozO3M6ODE6Imh0dHA6Ly9zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmNvbS93cC1jb250ZW50L3dvb191cGxvYWRzLzktdWx0cmFfb2N0dWJyZV9zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmpwZyI7aTo0O3M6Njc6Imh0dHA6Ly9zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmNvbS93cC1jb250ZW50L3dvb191cGxvYWRzLzgtc2FsdXNhbGF2aXN0YS5qcGciO2k6NTtzOjY2OiJodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy83LWxvZ29fMDAxXygyKS5qcGciO2k6NjtzOjc1OiJodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy82LWxvZ29fc2FsdWRfYV9sYV92aXN0YS5qcGciO2k6NztzOjc1OiJodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy81LWxvZ29fc2FsdWRfYV9sYV92aXN0YS5qcGciO2k6ODtzOjU4OiJodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy80LWxvZ28uanBnIjtpOjk7czo1ODoiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvMy1sb2dvLmpwZyI7fTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3ZpZGVvX2NhdGVnb3J5PC9zdHJvbmc+IC0gU2VsZWN0IGEgY2F0ZWdvcnk6PC9saT48L3VsPg==