Archive | Queratócono

Astigmatismo puede derivar en queratocono

El ojo tiene una forma circular, es por eso que lo llamamos “globo ocular”. Sin embargo, con el paso de los años y por falta de colágeno, puede adoptar una forma cónica o parecida a un balón de rugby. Al adquirir esta morfología irregular, la luz no se puede refractar en todos los meridianos del ojo. Esto da origen al astigmatismo.

El astigmatismo puede ser congénito y corregirse de manera natural con la mayoría de edad, aunque en algunos pacientes puede no ser así. De esta manera, se convierte en un factor de riesgo para sufrir queratocono.

Para los oftalmólogos, cualquier cambio igual o superior a 0,5 dioptrías que se manifieste durante la adolescencia o que los defectos refractivos sean mayores en un ojo, son antecedentes que se deben mantener en cuenta porque pueden ser los primeros síntomas del queratocono.

El queratocono es una alteración del globo ocular donde se produce un adelgazamiento progresivo de la zona central o paracentral de la córnea. Es la primera causa de trasplante corneal en pacientes jóvenes.

Esta condición es hereditaria aproximadamente en un 25% de los casos. También hay casos relacionados con alergias oculares o frotamiento continuo de los ojos. En el resto de las situaciones, se manifiesta de forma esporádica, ligado a patrones complejos de herencia que aún se siguen investigando.

Si bien no existen medidas preventivas frente a esta enfermedad, hay tratamientos para frenarlo si su detección ha sido temprana. También existen formas leves que no producen alteración visual y que solo se diagnostican con estudios topográficos.

La población de mayor riesgo son los niños, adolescentes y jóvenes, por lo que es importante promover las revisiones oculares entre estos grupos de edad.

Los especialistas sugieren a los familiares directos de los pacientes con queratocono, pese a no estar aparentemente afectados, se sometan a examen visual, ya que podrían ser propensos a la enfermedad.

 

 

Posted in Cirugía/Tratamiento, Córnea, Datos, Enfermedades, Queratócono, Salud VisualComments (0)

Los procedimientos que te pueden ayudar a superar el queratocono

Hace unos años, la única alternativa que tenían los pacientes con este tipo de problema visual era el trasplante de córnea, pero hoy existen nuevas técnicas para evitarlo.

El queratocono es una deformación progresiva de la córnea, en la cual se va distorsionando su forma, haciendo que se vuelva cónica. Produce visión borrosa y distorsionada, situaciones que van aumentando con el tiempo. Aparece en la adolescencia y se puede estabilizar a los 40 años. 

El paciente con queratocono no logra obtener una buena visión con lentes ópticos, por lo cual van cambiándolos muy seguido. Se puede recetar lentes de contacto semirrígidos, pero eso no detiene su progresión.

Estas son las nuevas técnicas para corregir el queratocono, evitando así el trasplante:

  • Anillo Intracorneal

Son unos segmentos de plástico en forma de semi anillos que se ubican dentro de la córnea, a través de un programa especial realizado a cada paciente. Su ventaja es que corrigen el astigmatismo casi en su totalidad ya que regulan la forma corneal.

Es una cirugía con anestesia en gotas. Dura aproximadamente de 10 a 15 minutos, y tiene una recuperación visual de un mes.

  • Cross Linking

Es una técnica en la cual se aplican gotas de riboflavina y vitamina B2 en la córnea, las cuales van a ser estimuladas con luz ultravioleta por 30 minutos, para ir reforzando y estabilizando el tejido de la córnea y así evitar su continua deformación.

Se indica a pacientes en procesos de destrucción, adelgazamiento o deformación de la córnea como en un queratocono. Por lo general se realiza después de la cirugía de anillos intracorneales.

Posted in Cirugía de Anillos Intracorneales, Cirugía/Tratamiento, Cross-linking, Enfermedades, Queratócono, Salud VisualComments (0)

Ojo biónico permitirá volver a ver a personas invidentes

Un gran avance tecnológico en el área de microimplantes  para personas con problemas a la visión se ha presentado en el Duke Eye Center, gracias a un “ojo biónico” que permitió devolverle la vista a un hombre luego de 33 años de ceguera.

El beneficiado con el experimento se llama Larry Hester, quien a los 30 años comenzó a sufrir de una enfermedad degenerativa conocida como retinosis pigmentaria produciendo una pérdida de visión que finalmente terminó en ceguera. Sin embargo, hoy, a los 66 años, pudo ver nuevamente gracias a una técnica que instala un implante entre la retina y el cerebro, entregando una visión parcial basada en sombras y definición de objetos.

Según los especialistas, el chip del “ojo biónico” se conecta con el nervio óptico y a través de una conexión wi-fi los sensores ubicados en los anteojos envían la señal respectiva, que luego se traduce en impulsos eléctricos y luego, en “visión”.

Según el paciente, lo que en realidad ve son sombras, formas definidas de muebles, la figura de un rostro en contraste con la luz y otros matices que le permiten llevar una vida medianamente normal, con la desventaja que al observar una fuente lumínica en directo puede tener algunos episodios de desorientación. Aún así, es mucho más que lo que tuvo que soportar en los últimos 33 años.

En el siguiente video podemos entender desde la perspectiva de Larry cómo funciona este dispositivo y cómo lo ha ayudado en su vida cotidiana.

Posted in Datos, Queratócono, Salud VisualComments (0)

La córnea: Enfermedades que pueden afectarla

La córnea es la parte frontal transparente del ojo que cubre el iris, la pupila y la cámara anterior. Junto con la cámara anterior y el cristalino, refracta la luz y es responsable de dos terceras partes de la potencia total del ojo y ayuda a proteger el ojo de gérmenes, polvo y otros materiales dañinos. En los humanos, el poder refractivo de la córnea es de aproximadamente 43 dioptrías.

 Las enfermedades de la córnea son variadas y pueden causar dolor y pérdida de la visión. Entre ellas podemos encontrar errores de refracción, alergias, infecciones, lesiones, distrofias (condición en que algunas partes de la córnea pierden transparencia debido a la acumulación de material turbio).  El tratamiento de las enfermedades de la córnea incluye medicinas, trasplante y cirugía láser.

 Queratitis punteada superficial

Esta  enfermedad consiste en que las células de la superficie de la córnea mueren a causa de una infección vírica o bacteriana, sequedad de los ojos, exposición a los rayos UV (luz solar, lámparas solares o arcos de soldadura), la irritación por el uso prolongado de lentes de contacto o una reacción alérgica. También puede ser el efecto secundario de la administración de vidarabina.

Se siente dolor en los ojos, que se tornan llorosos, sensibles a la luz e inyectados de sangre, y la visión puede ser ligeramente borrosa. Cuando los rayos ultravioleta causan esta enfermedad, los síntomas generalmente no aparecen hasta al cabo de varias horas y duran unos días. Cuando un virus provoca este proceso, el ganglio linfático que se encuentra delante de la oreja puede estar inflamado y doloroso.

Casi todas las personas que padecen esta enfermedad se recuperan por completo. Cuando la causa es un virus, no se necesita ningún tratamiento y la recuperación suele completarse en 3 semanas. Cuando la causa es una infección bacteriana, se recurre a los antibióticos y cuando es debida a la sequedad de los ojos o los rayos UV, se aplica un tratamiento con pomadas y lágrimas artificiales.

 Úlcera de la córnea (úlcera corneal)

Esta condición es una perforación de la córnea, generalmente debida a una infección provocada por bacterias, hongos, virus o la Acanthamoeba. En otras ocasiones, es consecuencia de una herida. Cuando los párpados no se cierran correctamente para proteger el ojo y humedecer la córnea, pueden aparecer úlceras debidas a la sequedad y la irritación.

Las bacterias (en general los estafilococos) pueden infectar y ulcerar la córnea cuando el ojo ha sufrido una herida, haya entrado en él un cuerpo extraño o esté irritado por las lentes de contacto. Los hongos pueden causar úlceras de crecimiento lento. En muy raras ocasiones, la deficiencia de vitamina A o de proteínas puede producir una ulceración de la córnea.

Las UC producen dolor, sensibilidad a la luz y una mayor secreción de lágrimas. Puede aparecer un punto blanco amarillento de pus. En ciertos casos, las úlceras aparecen sobre toda la córnea y pueden penetrar en profundidad y cierta cantidad de pus puede acumularse además detrás de la córnea. Cuanto más profunda es la úlcera, más graves son los síntomas y las complicaciones.

Las úlceras de la córnea pueden cerrarse con un tratamiento, pero pueden dejar como secuelas un material turbio y fibroso que causa cicatrización e impide la visión. Otras complicaciones incluyen las infecciones persistentes, la perforación de la córnea, el desplazamiento del iris y la destrucción del ojo.

Infección por herpes simple

La manifestación inicial de la infección corneal por herpes puede parecer una infección bacteriana leve porque los ojos están ligeramente doloridos, llorosos, rojos y sensibles a la luz. La inflamación de la córnea nubla la visión. Sin embargo, la infección por herpes no responde a los antibióticos, como haría una infección bacteriana, y suele empeorar cada vez más.

Con mayor frecuencia, la infección produce solo ligeros cambios en la córnea y desaparece sin tratamiento. En muy raras ocasiones, el virus penetra profundamente en la córnea, destruyendo su superficie. La infección puede ser recurrente, dañando aún más la superficie de la córnea. El virus del herpes simple también puede provocar un incremento en el crecimiento de los vasos sanguíneos, empeoramiento de la visión o pérdida total de la misma.

El médico puede recetar un fármaco antivírico como la trifluridina, la vidarabina o la idoxuridina, que en general se recetan en forma de pomada o solución que se aplica sobre el ojo varias veces al día. A veces, para contribuir a acelerar la curación, el oftalmólogo tiene que raspar suavemente la córnea con un bastoncito con punta de algodón para eliminar las células muertas y las dañadas.

Infección por herpes zoster

El herpes zoster es un virus que crece en los nervios y puede diseminarse por la piel, provocando lesiones muy típicas. Esta enfermedad no necesariamente afecta al ojo, incluso aparece en la cara y la frente. Pero si la división oftálmica del quinto nervio craneal (nervio trigeminal) resulta infectada, esta infección probablemente se extienda hacia el ojo.

Esta infección produce dolor, enrojecimiento e hinchazón de los párpados. Una córnea infectada puede hincharse, resultar gravemente dañada y desarrollar cicatrices. Las complicaciones más comunes de la infección corneal incluyen el glaucoma permanente y la falta de sensibilidad cuando se toca la córnea.

Cuando el herpes zoster infecta la cara y amenaza el ojo, el tratamiento precoz con aciclovir administrado en forma oral durante 7 días reduce el riesgo de complicaciones oculares. Los corticosteroides, generalmente en forma de gotas, también pueden resultar de gran ayuda. Las gotas de atropina suelen utilizarse con frecuencia para mantener la pupila dilatada y ayudar a evitar que aumente la presión ocular.

Queratitis ulcerativa periférica

 Esta enfermedad consiste en una inflamación y ulceración de la córnea que suele aparecer en personas que padecen enfermedades del tejido conectivo como la artritis reumatoide. Esta condición empeora la visión, aumenta la sensibilidad a la luz y produce la sensación de que un cuerpo extraño está atrapado en el ojo.

Entre las personas que padecen artritis reumatoide y queratitis ulcerativa periférica, alrededor del 40% mueren tras 10 años de la aparición de la queratitis ulcerativa periférica, a menos que se sometan a un tratamiento. Los tratamientos con medicamentos que inhiben el sistema inmunitario reducen el índice de mortalidad a un 8 por ciento en 10 años.

 Queratomalacia

La queratomalacia (xeroftalmía, queratitis xerótica) es una enfermedad en la que la córnea se seca y se vuelve opaca debido a una deficiencia de vitamina A, proteínas y calorías en la dieta. La superficie de la córnea muere y pueden aparecer úlceras e infecciones bacterianas. Las glándulas lagrimales y la conjuntiva también se ven afectadas, lo que deriva en una inadecuada producción de lágrimas y sequedad de los ojos.

La ceguera nocturna (visión muy deficiente en la oscuridad) puede desarrollarse debido a una deficiencia de vitamina A. Las gotas o pomadas con antibiótico pueden ayudar a curar las infecciones, pero es aún más importante corregir la falta de vitamina A con suplementos vitamínicos o bien solucionar la desnutrición con una dieta enriquecida o con suplementos.

Queratocono

 El queratocono es un cambio gradual de la forma de la córnea, que acaba pareciéndose a un cono. La enfermedad comienza entre los 10 y los 20 años. Uno o ambos ojos pueden verse afectados, lo que produce grandes cambios en la visión y exige frecuentes cambios en la prescripción de gafas o lentes de contacto.

Los lentes de contacto suelen corregir los problemas de visión mejor que las gafas, pero a veces el cambio de la forma de la córnea es tan intenso que las lentes de contacto no pueden ser utilizadas o bien no consiguen corregir la visión. En casos extremos, puede ser necesario realizar un trasplante de córnea.

Queratopatía ampollar

La queratopatía ampollar es una tumefacción de la córnea que aparece con más frecuencia en los ancianos. En casos excepcionales, la queratopatía ampollar tiene lugar tras una cirugía de los ojos, como la de cataratas. La tumefacción produce ampollas llenas de líquido sobre la superficie de la córnea que pueden romperse, causando dolor y disminuyendo la visión.

La queratopatía ampollar se trata reduciendo la cantidad de líquido en la córnea mediante soluciones salinas o lentes de contacto blandas. En muy raras ocasiones, es preciso hacer un trasplante de córnea.

Posted in Córnea, Datos, Enfermedades, Queratócono, Salud VisualComments (0)

Cómo se presenta el Queratocono: soluciones

Es una enfermedad ocular que si es tratada a tiempo puede ser corregida a través de avanzadas tecnologías menos invasivas que el trasplante de córnea, como es el Crosslinking.

El queratocono es un síndrome que se presenta generalmente a temprana edad y con una evolución lenta, afectando en su mayoría a pacientes entre 20 y 30 años. Esta enfermedad daña la capa exterior que cubre el glóbulo ocular, es decir que la córnea adopta una forma cónica irregular, debido a la alteración de su estructura interna que está formada por fibras de colágeno.

Como su desarrollo es progresivo en una fase inicial, para muchas personas esta afección visual pasa desapercibida, por lo que resulta  importante consultar un especialista cuando se sospecha de un posible queratocono, y así poder aplicar un tratamiento adecuado, siendo indicado en un comienzo el uso de gafas o lentes de contacto para mejorar la agudeza visual del paciente.

En el caso que la persona afectada presente un astigmatismo irregular, el queratocono debe ser tratado con lentes de contacto permeables o semirrígidos, puesto que su uso permitirá al paciente una buena visión.

Si se trata de una fase más avanzada, cuando los lentes de contacto ya no cumplen su objetivo o no son tolerados por el paciente, es recomendable la cirugía de segmentos intraestromales o intracorneales, la que consiste en introducir unas especies de anillos en la córnea de la persona.

Cuando el queratocono se encuentra en su fase final, es decir, cuando el paciente no alcanza una agudeza adecuada con ningún tratamiento de los anteriormente señalados, sólo es efectivo realizar un trasplante de córnea.

La detección de esta enfermdad a tiempo resulta crucial, pues el Crosslinking es un tratamiento aplicable en cualquiera de las fases de esta enfermedad, menos en la etapa final. Y como su objetivo es reforzar la estructura corneal, cuanto antes se utilice, es mejor.

El Crosslinking consiste en aplicar vitamina A (rivoflavina) y luz ultravioleta sobre la córnea para reforzar los enlaces y estructura de las fibras de colágeno. Existen dos tipos de crosslinking y se diferencian por la duración y energía del tratamiento.

El Crosslinking utilizado tradicionalmente en la mayoría de los casos, tiene una duración de más de treinta minutos con las molestias que esto significa para el paciente, producto de la exposición a las radiaciones UV. Hay autores que plantean que este tratamiento podría afectar a otras estructuras oculares.

El segundo tipo de Crosslinking es el acelerado con KXL de Avedro que toma poco tiempo, aumentando su efectividad y dismininuyendo las molestias. Ha supuesto un gran avance en el tratamiento del queratocono, porque en tres minutos se realiza el tratamiento completo y también corrige otras patologías de la córnea.

En ambos tipos de Crosslinking se obtiene el mismo resultado final, pese a que varía la cantidad de energía o luz ultravioleta aplicada.

Este tipo de tratamiento resulta ser una buena opción terapéutica si se padece queratocono en alguna de sus etapas iniciales, ya que puede ser frenado el desarrollo de la enfermedad y así evitar su evolución en un futuro.

Posted in QueratóconoComments (0)

Queratocono: Todo lo que debes saber

Es una enfermedad a la córnea que causa mala visión de forma progresiva y que suele presentarse en la pubertad con un lento desarrollo, por lo tanto, es fundamental detectarla a tiempo para tratarla. En Ultravisión te contamos todo lo que debes saber acerca de esta afección.

El Queratocono es un síndrome que afecta la capa exterior que cubre el glóbulo ocular. Durante su desarrollo, la córnea adopta una forma cónica irregular debido a la alteración de su estructura interna que está formada por fibras de colágeno.

Este síndrome se puede desarrollar en uno o en ambos ojos, pero casi siempre es bilateral. Además afecta mayormente a los jóvenes entre 20 y 30 años, puesto a que se inicia a temprana edad y su evolución suele ser lenta. En este contexto, el queratocono es la primera causa de trasplante corneal en pacientes jóvenes.

El origen de esta enfermedad visual aún es desconocido, sin embargo, en el 25% de los casos es hereditaria de padres a hijos. En otras ocasiones está relacionada con alergias oculares o frotamiento continuo de los ojos, acción que genera un micro traumatismo crónico.

Algunos autores que señalan que el queratocono se puede producir por el uso de lentes de contacto inapropiados que afectarían la estructura corneal, pero esta teoría no está lo suficientemente demostrada.

El principal síntoma de este síndrome es la disminución de la visión y problemas de enfoque, sobre todo en momentos de escasa luz. En otros casos puede manifestarse también debido a un aumento repentino de astigmatismo, presentando fotofobia, fatiga ocular o irritación de ojos. Esto ocurre incluso al ocupar lentes para intentar corregir el problema a la vista.

Otra manera de detectar esta afección es a través de síntomas anatómicos como el adelgazamiento de la córnea en su zona central o paracentral, la que se vuelve más fina conforme al progreso del queratocono y genera una elevación en esa área que distorsiona la forma normal redondeada de la córnea, desarrollando una prominente forma de cono que afecta la visión del paciente.

Es fundamental que cualquier persona que padezca un aumento brusco de un defecto refractivo de la córnea, sobre todo si se trata de niños o jóvenes, se realice un examen topográfico completo para así poder descartar o diagnosticar la presencia de un queratocono.

Para corregir el queratocono existen distintos tratamientos como las gafas, lentes de contacto, cirugía de anillos o segmentos intraestromales, crosslinking y trasplante de córnea en su fase final.

Posted in QueratóconoComments (0)

Trasplante de córnea, cada vez en más pacientes jóvenes

En general los candidatos a un trasplante de córnea son todas aquellas personas de cualquier edad con una córnea deformada por un traumatismo, un golpe, una calcificación anómala, una enfermedad hereditaria o por problemas derivados de una cirugía.

La córnea es el lente externo transparente en la parte frontal del ojo. Un trasplante de córnea es la cirugía para reemplazar la córnea con el tejido de un donante y es uno de los trasplantes más comunes que se realizan.

Algunos de los defectos refractivos aparecen desde la niñez incluso son congénitos; otros son normales en la etapa del crecimiento tanto del niño como de su ojo.

En algunos casos puede ser por una enfermedad hereditaria llamada queratocono, por la cual la córnea se pone en forma de cono hacia adelante. Su evolución es progresiva y muchas veces requiere de un trasplante. Otra de las situaciones que está haciendo que más jóvenes se sometan a un trasplante de córnea es por los efectos derivados de una cirugía refractaria al haber sido operados de miopías altas o córneas afinadas.

El trasplante

Debe  llevarse a cabo en un centro especializado y autorizado para ello. Las córneas proceden de donantes y se almacenan en bancos de córneas. El paciente es evaluado por un cirujano experto que realiza unos análisis y solicita la córnea al banco. Cuando el banco avisa de que ya está disponible, el paciente debe ser operado en uno o dos días para que la córnea esté en las mejores condiciones.

Hoy en día los centros habilitados para ello ya tienen medios especiales para llevar los trasplantes a cabo. El trasplante puede durar una hora y se producen menos rechazos que en otros trasplantes. Un 10% de los casos no son bien tolerados aunque en muchas ocasiones, gracias a los tratamientos y a la farmacología, la córnea se puede mantener.

Por qué se realiza

Un trasplante de córnea se recomienda para personas que tengan:

  • Problemas de visión causados por el adelgazamiento de la córnea, generalmente debido a queratocono (cuando los tratamientos menos invasivos no son una opción).
  • Cicatrización de la córnea a raíz de infecciones o lesiones graves.
  • Pérdida de la visión causada por opacidad de la córnea, generalmente debido a distrofia de Fuchs.

Evolución de la cirugía

La cirugía del trasplante de córnea ha cambiado mucho en los últimos años. Hace un tiempo se cambiaba la córnea entera y en estos momentos lo que se hace son muchos trasplantes lamelares, es decir, que solo se cambia la parte anterior y posterior.

En muchos casos no se hace trasplante sino que se lleva a cabo un refuerzo de la córnea aplicando una vitamina y un láser.

Posted in Cirugía Refractiva, Cirugía/Tratamiento, Córnea, Datos, Enfermedades, Oftalmología, Queratócono, Salud VisualComments (0)

Queratocono aqueja mayoritariamente a personas jóvenes

El queratocono es una enfermedad ocular donde la córnea- capa exterior que cubre al globo ocular-  se adelgaza y después se deforma. Este síndrome afecta en su mayoría a los jóvenes, siendo el grupo entre los 20 y 30 años quienes presentan más casos.

El desarrollo de la afección puede comenzar a temprana edad, incluso desde los 10 años. Generalmente su evolución es muy lenta, llegando a tardar una o dos décadas. Si se tiene problemas de enfoque como el astigmatismo, fotofobia e irritación de ojos, son señales de que podría existir queratocono. Esto incluso al ocupar lentes para intentar corregir la mala visión.

El queratocono es la primera causa de trasplante corneal en pacientes jóvenes.

Una enfermedad hereditaria
El queratocono se hereda de padres a hijos en aproximadamente un 25% de los casos. En el resto de casos, aparece de forma esporádica, vinculado a patrones complejos de herencia que se siguen investigando en la actualidad.

También hay casos relacionados con alergia ocular o frotamiento continuo de los ojos.

Los síntomas del queratocono
El principal síntoma es una disminución de la visión y la aparición o el aumento repentino de astigmatismo.

El astigmatismo es inducido normalmente por un defecto de refracción de la córnea que, a diferencia de la miopía y la hipermetropía, no suele evolucionar de forma natural con la edad.

Por ello es importante que cualquier paciente que padezca un aumento brusco de este defecto refractivo, sobre todo si se trata de niños o jóvenes, se realice un estudio topográfico completo para descartar la presencia de un queratocono.

Posted in Cirugía/Tratamiento, Datos, Enfermedades, Oftalmología, Queratócono, Salud VisualComments (0)

Las discapacidades visuales más frecuentes

Según el programa para la Prevención de la Ceguera de la Organización Mundial de la Salud, OMS, se calcula que en el mundo hay cerca de 161 millones de personas con discapacidad visual, de ellas 37 millones tienen ceguera y 124 millones visión subnormal. A su vez, hay 153 millones de personas con limitaciones por errores refractivos no corregidos.

Si bien estas cifras para algunos pueden resultar no muy representativas, aquí un dato impactante: más del 90 por ciento de todos los individuos ciegos en el mundo viven en países en desarrollo.

Factor: edad

Padecer una u otra enfermedad visual, en muchas ocasiones está asociada a la edad. Hay unas típicas de la niñez y otras de la edad adulta. En la niñez, son frecuentes las enfermedades congénitas, mientras que en edad adulta, algunas son resultado del proceso de envejecimiento.

Los especialistas mencionan que entre los 18 y los 30 años, existe una estabilización en las enfermedades refractivas. No obstante, este grupo poblacional presenta riesgos debido al incremento de accidentes laborales.

Patologías

Hay otras alteraciones que independiente de la edad, responden a factores patológicos. Las más comunes son las conjuntivitis que pueden ser infecciosas o alérgicas.

Además, tanto niños como adultos pueden tener enfermedades visuales como resultado de problemas sistémicos como hipertensión o diabetes. Por lo tanto, se recomienda tener control adecuado de las enfermedades de base.

Los 40 son definitivos

A partir de los 40 años y con el proceso de envejecimiento de las células, la mayoría de las personas tendrá un déficit visual para la lectura. Además, la edad adulta es propicia para enfermedades degenerativas, de los 50 años en adelante, la catarata es la enfermedad que se presenta con más frecuencia.

Los expertos revelan que entre el cuatro y el cinco por ciento de las personas mayores de 45 años desarrolla cataratas. Otra enfermedad presente en algunos pacientes, una vez pasados los 40 años, es el glaucoma, una patología silenciosa y progresiva que produce pérdida de la visión. También se cuenta la degeneración macular relacionada con la edad, una alteración que afecta la visión central.

Posted in Degeneración Macular, Enfermedades, Glaucoma, Oftalmología, Queratócono, Retina, Salud VisualComments (0)

Albinismo: Problema de visión y falta de pigmento en la piel

Las personas con albinismo tienen el pelo claro la piel pálida y los ojos claros, ya que no tienen o tienen muy poca pigmentación de melanina, que es el pigmento que se haya en la mayor parte de los seres vivos. En el caso de los seres humanos  absorbe la radiación ultravioleta nociva y transforma la energía en calor que resulta inofensiva. Al no haber melanina, quienes tienen este problema de albinismo, no pueden realizar ese proceso de transformación de la radiación ultravioleta para que no les resulte ofensiva. Es por esto que tienen mucha probabilidad de padecer cáncer de piel, ya que no cuentan con protección en su organismo, como el común de los seres humanos.

Los métodos entonces son riesgosos, ya que tienen la posibilidad de prevenir el cáncer sólo haciendo uso de protectores solares.

Esto no es todo, además del riesgo de enfermedad que padecen en la piel, tienen problemas de visión, algo no menor, ya que deben someterse a tratamientos a partes del cuidado de la protección solar.

Todo esto está causado por mutaciones en el gen Tyr, que resultan en la pérdida completa de la actividad de la proteína tirosinasa (clave para la generación de melanina) o en la generación de proteína tirosina con una actividad reducida.

Las últimas investigaciones y avances para tratar este problema han apuntado que:  Al tratar a los ratones con mutaciones que generan tirosinasa de actividad reducida (OCA-1B) con nitisinona que ya está aprobada para el tratamiento de una enfermedad de la sangre conocida como tirosinemia hereditaria, aumenta la pigmentación del pelo y los ojos.

Por lo tanto especialistas, sugieren que la nitisinona podrían mejorar la pigmentación en los pacientes con OCA-1B y, potencialmente, mejorar su vista.

Fuente: La Vanguardia

Posted in Datos, Enfermedades, Oftalmología, Queratócono, Salud VisualComments (0)

PHVsPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZHNfcm90YXRlPC9zdHJvbmc+IC0gdHJ1ZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzE8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjVhLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjViLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzM8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjVjLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzQ8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjVkLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX21wdV9hZHNlbnNlPC9zdHJvbmc+IC0gPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfbXB1X2Rpc2FibGU8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfbXB1X2ltYWdlPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tL2Fkcy8zMDB4MjUwYS5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF9tcHVfdXJsPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdG9wX2Fkc2Vuc2U8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF90b3BfZGlzYWJsZTwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF90b3BfaW1hZ2U8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzQ2OHg2MGEuanBnPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdG9wX3VybDwvc3Ryb25nPiAtIHd3dy5zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmNvbTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF8xPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdXJsXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb208L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF91cmxfMzwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cud29vdGhlbWVzLmNvbTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF80PC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWx0X3N0eWxlc2hlZXQ8L3N0cm9uZz4gLSBkZWZhdWx0LmNzczwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2F1dGhvcjwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYXV0b19pbWc8L3N0cm9uZz4gLSBmYWxzZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2N1c3RvbV9jc3M8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19jdXN0b21fZmF2aWNvbjwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly9zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmNvbS93cC1jb250ZW50L3VwbG9hZHMvMjAxMC8wNi9mYXZpY29uLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ZlYXR1cmVkX2NhdGVnb3J5PC9zdHJvbmc+IC0gU2VsZWN0IGEgY2F0ZWdvcnk6PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fZmVhdF9lbnRyaWVzPC9zdHJvbmc+IC0gNTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ZlZWRidXJuZXJfaWQ8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19mZWVkYnVybmVyX3VybDwvc3Ryb25nPiAtIDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2dvb2dsZV9hbmFseXRpY3M8L3N0cm9uZz4gLSA8c2NyaXB0IHR5cGU9XCJ0ZXh0L2phdmFzY3JpcHRcIj4NCg0KICB2YXIgX2dhcSA9IF9nYXEgfHwgW107DQogIF9nYXEucHVzaChbXCdfc2V0QWNjb3VudFwnLCBcJ1VBLTE2NTA0Mzc0LTFcJ10pOw0KICBfZ2FxLnB1c2goW1wnX3RyYWNrUGFnZXZpZXdcJ10pOw0KDQogIChmdW5jdGlvbigpIHsNCiAgICB2YXIgZ2EgPSBkb2N1bWVudC5jcmVhdGVFbGVtZW50KFwnc2NyaXB0XCcpOyBnYS50eXBlID0gXCd0ZXh0L2phdmFzY3JpcHRcJzsgZ2EuYXN5bmMgPSB0cnVlOw0KICAgIGdhLnNyYyA9IChcJ2h0dHBzOlwnID09IGRvY3VtZW50LmxvY2F0aW9uLnByb3RvY29sID8gXCdodHRwczovL3NzbFwnIDogXCdodHRwOi8vd3d3XCcpICsgXCcuZ29vZ2xlLWFuYWx5dGljcy5jb20vZ2EuanNcJzsNCiAgICB2YXIgcyA9IGRvY3VtZW50LmdldEVsZW1lbnRzQnlUYWdOYW1lKFwnc2NyaXB0XCcpWzBdOyBzLnBhcmVudE5vZGUuaW5zZXJ0QmVmb3JlKGdhLCBzKTsNCiAgfSkoKTsNCg0KPC9zY3JpcHQ+PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29faG9tZTwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29faG9tZV90aHVtYl9oZWlnaHQ8L3N0cm9uZz4gLSA1NzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2hvbWVfdGh1bWJfd2lkdGg8L3N0cm9uZz4gLSAxMDA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV9zaW5nbGU8L3N0cm9uZz4gLSBmYWxzZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2xvZ288L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy8xMi1zdi5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19tYW51YWw8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vc3VwcG9ydC90aGVtZS1kb2N1bWVudGF0aW9uL2dhemV0dGUtZWRpdGlvbi88L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19yZXNpemU8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc2hvcnRuYW1lPC9zdHJvbmc+IC0gd29vPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc2hvd19jYXJvdXNlbDwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaG93X3ZpZGVvPC9zdHJvbmc+IC0gZmFsc2U8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaW5nbGVfaGVpZ2h0PC9zdHJvbmc+IC0gMTgwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc2luZ2xlX3dpZHRoPC9zdHJvbmc+IC0gMjUwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fdGFiczwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fdGhlbWVuYW1lPC9zdHJvbmc+IC0gR2F6ZXR0ZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3VwbG9hZHM8L3N0cm9uZz4gLSBhOjEwOntpOjA7czo1NzoiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvMTItc3YuanBnIjtpOjE7czo4MzoiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvMTEtSGVhZGVyX0Jsb2dfU2FsdWRfYV9sYV9WaXN0YS5qcGciO2k6MjtzOjc4OiJodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy8xMC11bHRyYV9ub3Zfc2FsdWRhbGF2aXN0YS5qcGciO2k6MztzOjgxOiJodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy85LXVsdHJhX29jdHVicmVfc2FsdWRhbGF2aXN0YS5qcGciO2k6NDtzOjY3OiJodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy84LXNhbHVzYWxhdmlzdGEuanBnIjtpOjU7czo2NjoiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvNy1sb2dvXzAwMV8oMikuanBnIjtpOjY7czo3NToiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvNi1sb2dvX3NhbHVkX2FfbGFfdmlzdGEuanBnIjtpOjc7czo3NToiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvNS1sb2dvX3NhbHVkX2FfbGFfdmlzdGEuanBnIjtpOjg7czo1ODoiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvNC1sb2dvLmpwZyI7aTo5O3M6NTg6Imh0dHA6Ly9zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmNvbS93cC1jb250ZW50L3dvb191cGxvYWRzLzMtbG9nby5qcGciO308L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb192aWRlb19jYXRlZ29yeTwvc3Ryb25nPiAtIFNlbGVjdCBhIGNhdGVnb3J5OjwvbGk+PC91bD4=