Archive | Enfermedades

Riesgos para los ojos ante excesiva exposición a rayos UV

La temporada de verano es sin duda una época hostil para los ojos. Las condiciones ambientales son una permanente agresión: aumento de la temperatura del aire, disminución de la humedad, más viento, polvo en suspensión y especialmente lo exposición al sol y a los rayos ultravioleta, pueden generar a largo plazo tumores y otras enfermedades oculares.

La capa de ozono, año a año se va deteriorando y deja de funcionar como escudo protector contra los dañinos rayos ultravioleta, aumentando así la radiación directa. Es por esto, que cada vez hay que redoblar las precauciones y estar más atentos al cuidado de nuestra piel y ojos.

Durante la época estival, para la realización de actividades recreativas al aire libre, deportes y el día a día, es de suma importancia un 100% de protección para la vista. Si  bien la mayoría de la gente sabe y se preocupa de proteger la piel de los rayos UV, también es necesario que se tome conciencia sobre el cuidado de los ojos. Estudios demuestran que una exposición sin protección es el factor principal en la génesis de tumores y otras patologías que comprometen la salud visual a lo largo de la vida.

Cáncer ocular

El tumor maligno más frecuente de piel y párpados es el cáncer basocelular, que se presenta especialmente en la cabeza y el cuello por ser las zonas más desprotegidas del cuerpo. Es el 90% de los tumores malignos de párpados en USA y 20% de todos los tumores palpebrales.  Es más común en adultos de piel clara entre los 50 y 80 años pero también puede presentarse en los más jóvenes, entre 20 y 40 años, con  5 a 15 %.  Las personas blancas, de ojos claros, demasiado expuestos a la luz solar y con antecedentes familiares de cáncer de piel son los más afectados. Si se reseca o extirpa precozmente, la mayoría de las veces se puede curar ya que rara vez da metástasis. Si se deja evolucionar sin control, las consecuencias pueden ser fatales.

Otro tumor maligno representa el 1%, es el lelanoma, se presenta intra ocularmente y es un tipo de cáncer agresivo que puede afectar varias partes del ojo: el párpado, la órbita, el iris,  la coroides, entre otros. Este cáncer puede darse únicamente en el ojo o puede hacer metástasis a otro lugar en el cuerpo, pero también puede comenzar sobre la piel u otros órganos y llegar al ojo.  Dentro de los síntomas podemos encontrar, ojos saltones, cambios en el color del iris, visión deficiente, enrojecimiento y dolor. Los tratamientos van desde láser o radioterapia, si el tumor es pequeño, aunque en algunos casos es necesario extirpar el ojo.

Para no llegar a esto, la manera más fácil es prevenir de forma conciente, evitando la exposición excesiva y directa a la luz solar, especialmente en las horas en que son más intensos (11 am a 14 pm), además usar lentes de sol, verificando que tengan protección contra los rayos UV.

TIPS DE CUIDADOS
• Los lentes de sol deben tener filtro contra los rayos ultravioletas (UV).
• Utilizar lentes de sol no sólo en época de primavera – verano. Durante los días nublados también afectan los rayos UV.
• Los lentes fotosensibles son una buena opción, ya que se oscurecen según la cantidad de rayos UV.
• Adquiri lentes de sol en ópticas o lugares especializados.
• Exigir la garantía del fabricante que avale las especificaciones del producto.
• Ojo con las imitaciones y los lentes de cuneta.
• Complementar el uso de lentes de sol, con sobrillas, viseras o gorros al realizar actividades deportivas o al estar en exposición directa, por ejemplo en la playa.  Así protegemos la parte superior, inferior y los laterales de nuestros ojos y que nos son cubiertos por los lentes.

 

Posted in Datos, Enfermedades, Lentes, Oftalmología, Retina, Salud VisualComments (0)

Parásitos que pueden habitar en tus lentes de contacto

Si usas lentes de contacto, esta información te podría ser de ayuda. Si bien los lentes de contacto son muy útiles, al mismo tiempo requieren un cuidado que no todos están dispuestos a tener.

Este objeto está pegado a tu ojo, una de las zonas más sensibles y vulnerables del cuerpo. Es obvio que cualquier descuido puede dañarlo, pero no limpiar los lentes es simplemente muy peligroso. ¿La razón? Unas amebas que parasitan tus ojos.

La Acanthamoeba es un parásito que vive en el agua que sale de la llave, los ríos, arroyos, piscinas y duchas. Esta prácticamente en todos lados. Esta ameba se alimenta de las bacterias en la córnea, y los más expuestos a ellas quienes usan lentes de contacto.

Al comienzo causan dolor, y aunque los casos de infección no son tantos, la cura es dolorosa. Consiste en un lavado de ojo realizado por un oftalmólogo, a veces es necesario realizar un trasplante de córnea. En el peor de los casos, si el parásito está muy adentro del ojo, el paciente perderá la vista.

Para reconocer este parásito debemos tener en cuenta que causa dolor, picazón, visión borrosa y sensibilidad a la luz. Claro que para confirmar si realmente se está infectado hay que consultar con un médico.

A veces ocurre porque se lava el estuche con agua del grifo o bien al ducharse. Hay que tener en cuenta que el espacio entre el ojo y el lente es donde vive la ameba, y si tienes los lentes de contacto puestos por demasiado tiempo existe la posibilidad de que se llene de habitantes indeseados.

Un caso que salió a la luz es el de una chica taiwanesa que no se quitó los lentes por 6 meses, y las amebas se comieron sus ojos. En este período el oxígeno faltó en este espacio, lastimando el tejido epitelial y creando heridas donde surgieron bacterias, alimento ideal para la ameba.

Este es un caso extremo, pero realmente es posible que un parásito se instale en tu ojo si no lavas bien el estuche y los lentes, y además los usas por algún tiempo sin quitarlos.

Posted in Datos, Enfermedades, Lentes, Oftalmología, Salud VisualComments (0)

¿Por qué el verano requiere un mayor cuidado de los ojos?

Durante el verano, los especialistas explican sobre el cuidado de la piel para evitar quemaduras, cáncer o envejecimiento prematuro. No obstante, los ojos también requieren de una gran consideración, ya que la radiación ultravioleta puede causar anomalías en la salud visual.

Al no contar con protección en la vista, especialmente al estar al aire libre, hay más riesgo de tener problemas como conjuntivitis y queratitis actínicas. Así, los ojos rojos, dolor, lagrimeo constante y fotofobia son las manifestaciones más habituales de estas patologías.

Aunque estos síntomas suelen ser temporales, el daño por la radiación UV puede ser inmediato o surgir a largo plazo debido a exposiciones repetidas al sol.

Las enfermedades oculares se incrementan alrededor de un 20% en los meses de verano, ya que la radiación ultravioleta aumenta de manera notoria. También es frecuente que hayan más inconvenientes por el contacto con la sal de mar, la arena de la playa y el cloro de las piscinas.

La baja humedad y el calor incrementan la evaporación de lágrimas y, por ende, los ojos se resecan. Lo mismo provoca el aire acondicionado, que puede fomentar la visión borrosa, ardor, la sensibilidad a la luz y sensación de arenilla en el ojo.

Prevenir enfermedades visuales en verano

Para evitar estas afecciones, se debe tener un buen mantenimiento de las piscinas para evitar bacterias y hongos, así como usar lentes para el agua.

Por su parte, los anteojos de sol a utilizar deben tener filtro UV, por lo que es importante adquirirlos en el comercio autorizado. En relación a esto, unos anteojos muy oscuros no aseguran una mayor protección, ya que quizás no poseen un buen filtro. Esto deriva en que la pupila se dilata más e ingresa mayor cantidad de radiación al ojo.

En tanto, se aconseja evitar el uso de lentes de sol en los menores de seis años, ya que la visión se estimula a corta edad y un anteojo oscuro limita la cantidad de estímulos que entran. Esto puede causar una ambliopía. Para los niños se sugiere utilizar gorros o viseras, que también son útiles en otras edades.

Por último, es necesario mencionar que un error habitual es la utilización de protector solar cerca de los ojos. Con el calor, este producto comienza a derretirse, promoviendo el riesgo de infecciones y molestias.

Fuente: nacion.com

Posted in Enfermedades, Salud VisualComments (0)

¿Qué es un Entropión?

El Entropión es una alteración en la forma de los párpados que puede causar molestias por el contacto de las pestañas con la córnea o la conjuntiva. Esta afección también puede causar molestias estéticas y solo la cirugía figura como solución para esta condición.

La patología puede ser hereditaria o generada por la debilidad de los tejidos de los párpados ocasionados por la edad. No obstante, habitualmente es causada por un espasmo o el debilitamiento de los músculos que circundan la parte inferior del ojo. En los bebés, casi nunca causa problemas, ya que sus pestañas son muy suaves y no lesionan la córnea con facilidad.

Si la inversión es hacia fuera es denominado ectropión y si la inversión es hacia adentro se denomina entropión. El entropión suele ser el causante de las lesiones conjuntivo-cornéales, por el contacto con las pestañas.

Los síntomas de esta condición se manifiestan en disminución de la visión si la córnea está lesionada, lagrimeo excesivo, dolor o molestia en los ojos, Irritación en los ojos y enrojecimiento. El médico generalmente puede diagnosticar esta afección al examinar los párpados y, por lo general, no se requieren exámenes especiales.

Como tratamiento las lágrimas artificiales pueden evitar que el ojo se reseque y pueden ayudarle a que se sienta mejor, por otra parte la cirugía para corregir la posición de los párpados por lo general funciona bien. El pronóstico generalmente es bueno si la afección se trata antes de que se presente daño al ojo.

La mayoría de los casos de entropión no se pueden prevenir, pero el tratamiento reduce el riesgo de que se presenten complicaciones. Acuda al médico si tiene ojos rojos después de visitar un área donde se presenta tracoma (norte de África o el sur de Asia).

 

 

Posted in Datos, Enfermedades, Oftalmología, Retina, Salud VisualComments (0)

¿En qué consiste la opacidad del cristalino?

La opacidad del cristalino es comúnmente llamada catarata. Esta enfermedad impide que la luz entre directamente a la retina y que se formen las imágenes correctamente.

La catarata surge en una estructura natural que tenemos dentro del ojo llamada cristalino, que es un lente natural totalmente transparente que ayuda a enfocar las imágenes hacia la retina.

Los síntomas de una persona con cataratas son: una visión cada vez más pañosa (una especie de neblina) y que todo se pone más opaco, como si faltara luz. Este problema se puede presentar en personas de cualquier edad, sin embargo, es después de los 60 años que generalmente comienza a dificultar la visión.

¿Cuál es el tratamiento a seguir? La catarata se trata solamente con operación y para esto existen varias técnicas, pero al final todas se resumen en extraer este lente y colocar uno artificial. Lo positivo de esta cirugía es que no necesita anestesia general ni hospitalización. La cirugía cuenta con alto nivel de seguridad y bajos índices de complicaciones. El tiempo de recuperación varía de acuerdo al tipo de técnica y cirugía que se practica y variando de tres días a tres semanas.

Existen distintos tipos de catarata:

  • Congénita
  • Traumática
  • Metabólica
  • La medicamentosa
  • La normal por la edad

Existen diversos mitos, por tanto es importante aclara que es falso:

  • Que la catarata duele
  • Que hay que dejarla madurar
  • Que no se requiere cirugía
  • Que existen tratamientos de gotas y vitaminas que eviten la formación de una catarata.

La catarata tiende a confundirse con otras enfermedades como manchas o nubes que puedan aparecer en los ojos, como el pterigión, una telita que crece frente al ojo, no adentro de él, como el caso e la catarata.

Por todo esto recomendamos incrementar los cuidados de la vista con una visita al oftalmólogo para detectar la presencia y la gravedad de una catarata, además de cualquier otro padecimiento que pudiera estar ocasionando una visión borrosa o alguna otra molestia.

Posted in Córnea, Datos, Enfermedades, Oftalmología, Retina, Salud VisualComments (0)

Los 10 problemas oculares más frecuentes

En personas mayores de 65 años se recomienda visitar al oftalmólogo al menos una vez por año.

Hemos elaborado una lista de 10 problemas a la visión más comunes en las personas y estas son:

Astigmatismo

Se puede detectar cuando la imagen de un objeto se ve borrosa o distorsionada. Este problema acarrea dolor en los ojos y cabeza, además de mucha fatiga visual. Esto se puede corregir con una cirugía Lasik.

Presbicia

Se trata de la pérdida  progresiva de la capacidad de ver claramente los objetos cercanos como también las letras pequeñas. Es un proceso normal que ocurre durante toda la vida de las personas, aunque después de los 40 años es cuando más común tener este problema.

Manchas flotantes

La mayoría de las personas ven pequeños puntos o manchas que flotan a través del campo visual cuando se está en habitaciones con harta iluminación. Estas manchas suelen ser normales, pero hay veces en las que pueden indicar problemas graves, como el desprendimiento de retina, sobre todo si se detectan un cambio repentino en la cantidad de destellos o manchas que se ven, te recomendamos visitar a su médico para evitar problemas más graves.

Conjuntivitis

Existen 2 tipos de conjuntivitis. La primera y más recurrente es la conjuntivitis alérgica, que principalmente se da en los meses de primavera y verano. Es la inflamación de la conjuntiva causada por alérgenos (polen, pasto, polvo, etc.). Sus síntomas son picazón, lagrimeo, sensación de arenillas, enrojecimiento ocular y secreción. La segunda es la conjuntivitis infecciosa causada por bacterias, virus, u otro agente infeccioso.

Lagrimeo

Existen varios factores que pueden provocar un lagrimeo constante en los ojos, la sensibilidad a la luz, el viento o los cambios de temperatura son los más comunes. Esto se puede solucionar utilizando buenos lentes de sol. El lagrimeo también puede ser provocado por una infección del ojo o el conducto lagrimal obstruido, en esos casos les recomendamos visitar de inmediato a su médico para evitar problemas graves a la visión.

Blefaroespasmo

Se trata de molestas contracciones o espasmos repetitivos e incontrolables del párpado, además la persona se puede tornar muy sensible a la luz o presentar visión borrosa.

Estrabismo

El estrabismo se refiere cuando uno de los ojos se desvía. el problema se puede solucionar con el uso de anteojos especiales, parches, ejercicios musculares y en algunos casos solo de ser necesario con cirugía. La detección precoz es esencial para recuperar la normal posición de los ojos.

Cataratas

Las cataratas son áreas nubladas que afectan al cristalino del ojo. Cuando la catarata está desarrollada, la luz no puede atravesar el cristalino, como consecuencia la visión puede verse afectada, las cataratas a menudo se desarrollan lentamente, sin causar mayores problemas a la visión pero una vez que cubren el cristalino y se convierten en grandes y gruesas alteran significativamente la visión, en esos casos lo mejor es remover con cirugía.

Sequedad en los ojos

Esto se debe porque las glándulas lagrimales no pueden producir suficientes lágrimas o producen lágrimas de mala calidad lo que provoca resequedad en los ojos. Esto puede ser muy incómodo, ya que esta resequedad causa picazón y ardor, aunque rara vez provoca pérdida de la visión. Los especialistas recomiendan el uso de un humidificador en el hogar  o lágrimas artificiales.

Glaucoma

Se produce cuando hay un desgaste progresivo del nervio óptico. se asocia a menudo a un aumento en la presión del ojo. las alteraciones que se producen a la vista a causa del glaucoma suele ser bastante lenta y, por lo general, es difícil detectar estos cambios. De todas formas se recomienda visitar a un especialista periódicamente.

 

 

Posted in Enfermedades, Oftalmología, Salud VisualComments (0)

La córnea: Enfermedades que pueden afectarla

La córnea es la parte frontal transparente del ojo que cubre el iris, la pupila y la cámara anterior. Junto con la cámara anterior y el cristalino, refracta la luz y es responsable de dos terceras partes de la potencia total del ojo y ayuda a proteger el ojo de gérmenes, polvo y otros materiales dañinos. En los humanos, el poder refractivo de la córnea es de aproximadamente 43 dioptrías.

 Las enfermedades de la córnea son variadas y pueden causar dolor y pérdida de la visión. Entre ellas podemos encontrar errores de refracción, alergias, infecciones, lesiones, distrofias (condición en que algunas partes de la córnea pierden transparencia debido a la acumulación de material turbio).  El tratamiento de las enfermedades de la córnea incluye medicinas, trasplante y cirugía láser.

 Queratitis punteada superficial

Esta  enfermedad consiste en que las células de la superficie de la córnea mueren a causa de una infección vírica o bacteriana, sequedad de los ojos, exposición a los rayos UV (luz solar, lámparas solares o arcos de soldadura), la irritación por el uso prolongado de lentes de contacto o una reacción alérgica. También puede ser el efecto secundario de la administración de vidarabina.

Se siente dolor en los ojos, que se tornan llorosos, sensibles a la luz e inyectados de sangre, y la visión puede ser ligeramente borrosa. Cuando los rayos ultravioleta causan esta enfermedad, los síntomas generalmente no aparecen hasta al cabo de varias horas y duran unos días. Cuando un virus provoca este proceso, el ganglio linfático que se encuentra delante de la oreja puede estar inflamado y doloroso.

Casi todas las personas que padecen esta enfermedad se recuperan por completo. Cuando la causa es un virus, no se necesita ningún tratamiento y la recuperación suele completarse en 3 semanas. Cuando la causa es una infección bacteriana, se recurre a los antibióticos y cuando es debida a la sequedad de los ojos o los rayos UV, se aplica un tratamiento con pomadas y lágrimas artificiales.

 Úlcera de la córnea (úlcera corneal)

Esta condición es una perforación de la córnea, generalmente debida a una infección provocada por bacterias, hongos, virus o la Acanthamoeba. En otras ocasiones, es consecuencia de una herida. Cuando los párpados no se cierran correctamente para proteger el ojo y humedecer la córnea, pueden aparecer úlceras debidas a la sequedad y la irritación.

Las bacterias (en general los estafilococos) pueden infectar y ulcerar la córnea cuando el ojo ha sufrido una herida, haya entrado en él un cuerpo extraño o esté irritado por las lentes de contacto. Los hongos pueden causar úlceras de crecimiento lento. En muy raras ocasiones, la deficiencia de vitamina A o de proteínas puede producir una ulceración de la córnea.

Las UC producen dolor, sensibilidad a la luz y una mayor secreción de lágrimas. Puede aparecer un punto blanco amarillento de pus. En ciertos casos, las úlceras aparecen sobre toda la córnea y pueden penetrar en profundidad y cierta cantidad de pus puede acumularse además detrás de la córnea. Cuanto más profunda es la úlcera, más graves son los síntomas y las complicaciones.

Las úlceras de la córnea pueden cerrarse con un tratamiento, pero pueden dejar como secuelas un material turbio y fibroso que causa cicatrización e impide la visión. Otras complicaciones incluyen las infecciones persistentes, la perforación de la córnea, el desplazamiento del iris y la destrucción del ojo.

Infección por herpes simple

La manifestación inicial de la infección corneal por herpes puede parecer una infección bacteriana leve porque los ojos están ligeramente doloridos, llorosos, rojos y sensibles a la luz. La inflamación de la córnea nubla la visión. Sin embargo, la infección por herpes no responde a los antibióticos, como haría una infección bacteriana, y suele empeorar cada vez más.

Con mayor frecuencia, la infección produce solo ligeros cambios en la córnea y desaparece sin tratamiento. En muy raras ocasiones, el virus penetra profundamente en la córnea, destruyendo su superficie. La infección puede ser recurrente, dañando aún más la superficie de la córnea. El virus del herpes simple también puede provocar un incremento en el crecimiento de los vasos sanguíneos, empeoramiento de la visión o pérdida total de la misma.

El médico puede recetar un fármaco antivírico como la trifluridina, la vidarabina o la idoxuridina, que en general se recetan en forma de pomada o solución que se aplica sobre el ojo varias veces al día. A veces, para contribuir a acelerar la curación, el oftalmólogo tiene que raspar suavemente la córnea con un bastoncito con punta de algodón para eliminar las células muertas y las dañadas.

Infección por herpes zoster

El herpes zoster es un virus que crece en los nervios y puede diseminarse por la piel, provocando lesiones muy típicas. Esta enfermedad no necesariamente afecta al ojo, incluso aparece en la cara y la frente. Pero si la división oftálmica del quinto nervio craneal (nervio trigeminal) resulta infectada, esta infección probablemente se extienda hacia el ojo.

Esta infección produce dolor, enrojecimiento e hinchazón de los párpados. Una córnea infectada puede hincharse, resultar gravemente dañada y desarrollar cicatrices. Las complicaciones más comunes de la infección corneal incluyen el glaucoma permanente y la falta de sensibilidad cuando se toca la córnea.

Cuando el herpes zoster infecta la cara y amenaza el ojo, el tratamiento precoz con aciclovir administrado en forma oral durante 7 días reduce el riesgo de complicaciones oculares. Los corticosteroides, generalmente en forma de gotas, también pueden resultar de gran ayuda. Las gotas de atropina suelen utilizarse con frecuencia para mantener la pupila dilatada y ayudar a evitar que aumente la presión ocular.

Queratitis ulcerativa periférica

 Esta enfermedad consiste en una inflamación y ulceración de la córnea que suele aparecer en personas que padecen enfermedades del tejido conectivo como la artritis reumatoide. Esta condición empeora la visión, aumenta la sensibilidad a la luz y produce la sensación de que un cuerpo extraño está atrapado en el ojo.

Entre las personas que padecen artritis reumatoide y queratitis ulcerativa periférica, alrededor del 40% mueren tras 10 años de la aparición de la queratitis ulcerativa periférica, a menos que se sometan a un tratamiento. Los tratamientos con medicamentos que inhiben el sistema inmunitario reducen el índice de mortalidad a un 8 por ciento en 10 años.

 Queratomalacia

La queratomalacia (xeroftalmía, queratitis xerótica) es una enfermedad en la que la córnea se seca y se vuelve opaca debido a una deficiencia de vitamina A, proteínas y calorías en la dieta. La superficie de la córnea muere y pueden aparecer úlceras e infecciones bacterianas. Las glándulas lagrimales y la conjuntiva también se ven afectadas, lo que deriva en una inadecuada producción de lágrimas y sequedad de los ojos.

La ceguera nocturna (visión muy deficiente en la oscuridad) puede desarrollarse debido a una deficiencia de vitamina A. Las gotas o pomadas con antibiótico pueden ayudar a curar las infecciones, pero es aún más importante corregir la falta de vitamina A con suplementos vitamínicos o bien solucionar la desnutrición con una dieta enriquecida o con suplementos.

Queratocono

 El queratocono es un cambio gradual de la forma de la córnea, que acaba pareciéndose a un cono. La enfermedad comienza entre los 10 y los 20 años. Uno o ambos ojos pueden verse afectados, lo que produce grandes cambios en la visión y exige frecuentes cambios en la prescripción de gafas o lentes de contacto.

Los lentes de contacto suelen corregir los problemas de visión mejor que las gafas, pero a veces el cambio de la forma de la córnea es tan intenso que las lentes de contacto no pueden ser utilizadas o bien no consiguen corregir la visión. En casos extremos, puede ser necesario realizar un trasplante de córnea.

Queratopatía ampollar

La queratopatía ampollar es una tumefacción de la córnea que aparece con más frecuencia en los ancianos. En casos excepcionales, la queratopatía ampollar tiene lugar tras una cirugía de los ojos, como la de cataratas. La tumefacción produce ampollas llenas de líquido sobre la superficie de la córnea que pueden romperse, causando dolor y disminuyendo la visión.

La queratopatía ampollar se trata reduciendo la cantidad de líquido en la córnea mediante soluciones salinas o lentes de contacto blandas. En muy raras ocasiones, es preciso hacer un trasplante de córnea.

Posted in Córnea, Datos, Enfermedades, Queratócono, Salud VisualComments (0)

Tips para mantener tus ojos sanos este verano

Queda muy pocos días para que comience el verano, y con él, llegan los largos días soleados, salidas al aire libre y la exposición excesiva a la luz solar.

Como sabemos, en este hemisferio los rayos del sol son más fuertes desde las 10 am a las 4 p.m., y en lugar de estar encerrado capeando los rayos del sol, aquí te daremos algunos tips para que mantengas tus ojos a salvo este verano:

Dieta saludable

De acuerdo con el sitio web Health.com, “La protección de tus ojos comienza con la comida”. Comer alimentos ricos en nutrientes con ácidos grasos omega-3, luteína, zinc y vitaminas C y E, ayudan a combatir la degeneración macular relacionada con la edad y las cataratas. Al comer regularmente verduras de hoja verde, pescado, huevos, nueces y frutas cítricas, estarás ayudando a mantener una buena salud ocular. Además, de una buena alimentación para la salud de tu cuerpo en general.

Protección UV adecuada

Lentes de sol con protección UV o sombreros de ala ancha ayudan a proteger los ojos, como también la cara de los brillantes rayos del sol de verano. Los expertos recomiendan utilizar lentes de sol  que bloquean el 99-100 por ciento de los rayos UVA y UVB para ayudar a proteger tus ojos.

Abstenerse de fumar

Las cataratas son la principal causa de pérdida de visión en el mundo. Entre los muchos efectos negativos que tiene el tabaquismo en su salud, se suma el aumenta de las probabilidades  de tener cataratas en comparación con las personas que no fuman.

Visitas médicas regulares

Muchas enfermedades se pueden prevenir con el solo hecho de visitar periódicamente a tu oftalmólogo, la detección a tiempo de algunas patologías ayudan a mantener una buena salud visual.  La Asociación Americana de Optometría recomienda exámenes anuales de la vista para todos los mayores de 60 años, y exámenes bianuales para adultos entre 41-60 años para detectar problemas a la visión.

Fuente: www.huffingtonpost.com

Posted in Enfermedades, Oftalmología, Salud VisualComments (0)

Artista pinta cómo ven las personas con miopía

Philip Barlow, artista sudafricano, siempre pintó paisajes. No obstante, el la actualidad empezó a interesarse por pintar la realidad como la verían los ojos de alguien que normalmente no sería tomado como ejemplo. En sus obras, Barlow plasma imágenes que se aproximan a la realidad, a excepción del hecho de que se ven borrosas.

Así, el artista intenta retratar cómo ven las personas con algún grado de miopía, jugando con la interacción de la luz en las distintas superficies, en contextos tan rutinarios como lo puede ser una visita a la playa o una caminata por la ciudad. Mira las imágenes:

miopía miopia2 miopia3 miopia4 miopia5

 

 

Posted in Datos, Enfermedades, LentesComments (0)

Abuso en uso de gotas oculares genera daños

Evitar la automedicación es algo que está a tu alcance. A diario convivimos con factores ambientales que nos hacen enrojecer nuestros ojos o también podemos ser más sensibles y presentar ese rojo antiestético constantemente y con facilidad.

La solución no es aplicarse gotas. Esta es una solución parche, que te hace dependiente de su uso, donde luego rebotas y vuelves a tener el efecto que habías eliminado. Si haz escuchado que todo en exceso es malo. Es precisamente lo que ocurre en el caso de las gotas artificiales o blanqueadoras.

Ten en cuenta que existen gotas con preservantes, que generan reacciones alérgicas y que si bien, te calman, después viene el ataque nuevamente.

Es mejor evitar daños y problemas , ya que el problema sencillo que puedes tener, con una automedicación irresponsable y descontrolada, puede generarte nuevos problemas en tus ojos.

Existe lo que se llama el efecto rebote. Cuando pretendes ocultar el rojo del ojo, sueles hacer uso de gotas y estas contienen nafazolina. La cura a tu problema resulta eficiente pero si lo haces más de dos veces al día y sigues constantemente, no te extrañes si tus venas se ponen rojas, porque estarías ante la presencia de una vasoconstricción: Sensación de ardor, venas inflamadas y como consecuencia, persistencia del color rojo.

Esto es importante ya que la mayoría de las personas desconocen que las gotas contienen análogos de esteroides que son en otras palabras, desinflamatorios como la dexametasona, lo que puede ocasionar glaucoma.

Además si estás embarazada, eres alérgico, estás consumiendo medicamentos o estás en estados delicados de salud, debes tener aún más ojo para cuidar de tu visión.

 

Posted in Datos, Enfermedades, Glaucoma, Salud VisualComments (0)

PHVsPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZHNfcm90YXRlPC9zdHJvbmc+IC0gdHJ1ZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzE8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjVhLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjViLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzM8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjVjLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzQ8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjVkLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX21wdV9hZHNlbnNlPC9zdHJvbmc+IC0gPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfbXB1X2Rpc2FibGU8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfbXB1X2ltYWdlPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tL2Fkcy8zMDB4MjUwYS5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF9tcHVfdXJsPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdG9wX2Fkc2Vuc2U8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF90b3BfZGlzYWJsZTwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF90b3BfaW1hZ2U8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzQ2OHg2MGEuanBnPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdG9wX3VybDwvc3Ryb25nPiAtIHd3dy5zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmNvbTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF8xPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdXJsXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb208L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF91cmxfMzwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cud29vdGhlbWVzLmNvbTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF80PC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWx0X3N0eWxlc2hlZXQ8L3N0cm9uZz4gLSBkZWZhdWx0LmNzczwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2F1dGhvcjwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYXV0b19pbWc8L3N0cm9uZz4gLSBmYWxzZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2N1c3RvbV9jc3M8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19jdXN0b21fZmF2aWNvbjwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly9zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmNvbS93cC1jb250ZW50L3VwbG9hZHMvMjAxMC8wNi9mYXZpY29uLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ZlYXR1cmVkX2NhdGVnb3J5PC9zdHJvbmc+IC0gU2VsZWN0IGEgY2F0ZWdvcnk6PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fZmVhdF9lbnRyaWVzPC9zdHJvbmc+IC0gNTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ZlZWRidXJuZXJfaWQ8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19mZWVkYnVybmVyX3VybDwvc3Ryb25nPiAtIDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2dvb2dsZV9hbmFseXRpY3M8L3N0cm9uZz4gLSA8c2NyaXB0IHR5cGU9XCJ0ZXh0L2phdmFzY3JpcHRcIj4NCg0KICB2YXIgX2dhcSA9IF9nYXEgfHwgW107DQogIF9nYXEucHVzaChbXCdfc2V0QWNjb3VudFwnLCBcJ1VBLTE2NTA0Mzc0LTFcJ10pOw0KICBfZ2FxLnB1c2goW1wnX3RyYWNrUGFnZXZpZXdcJ10pOw0KDQogIChmdW5jdGlvbigpIHsNCiAgICB2YXIgZ2EgPSBkb2N1bWVudC5jcmVhdGVFbGVtZW50KFwnc2NyaXB0XCcpOyBnYS50eXBlID0gXCd0ZXh0L2phdmFzY3JpcHRcJzsgZ2EuYXN5bmMgPSB0cnVlOw0KICAgIGdhLnNyYyA9IChcJ2h0dHBzOlwnID09IGRvY3VtZW50LmxvY2F0aW9uLnByb3RvY29sID8gXCdodHRwczovL3NzbFwnIDogXCdodHRwOi8vd3d3XCcpICsgXCcuZ29vZ2xlLWFuYWx5dGljcy5jb20vZ2EuanNcJzsNCiAgICB2YXIgcyA9IGRvY3VtZW50LmdldEVsZW1lbnRzQnlUYWdOYW1lKFwnc2NyaXB0XCcpWzBdOyBzLnBhcmVudE5vZGUuaW5zZXJ0QmVmb3JlKGdhLCBzKTsNCiAgfSkoKTsNCg0KPC9zY3JpcHQ+PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29faG9tZTwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29faG9tZV90aHVtYl9oZWlnaHQ8L3N0cm9uZz4gLSA1NzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2hvbWVfdGh1bWJfd2lkdGg8L3N0cm9uZz4gLSAxMDA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV9zaW5nbGU8L3N0cm9uZz4gLSBmYWxzZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2xvZ288L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy8xMi1zdi5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19tYW51YWw8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vc3VwcG9ydC90aGVtZS1kb2N1bWVudGF0aW9uL2dhemV0dGUtZWRpdGlvbi88L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19yZXNpemU8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc2hvcnRuYW1lPC9zdHJvbmc+IC0gd29vPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc2hvd19jYXJvdXNlbDwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaG93X3ZpZGVvPC9zdHJvbmc+IC0gZmFsc2U8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaW5nbGVfaGVpZ2h0PC9zdHJvbmc+IC0gMTgwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc2luZ2xlX3dpZHRoPC9zdHJvbmc+IC0gMjUwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fdGFiczwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fdGhlbWVuYW1lPC9zdHJvbmc+IC0gR2F6ZXR0ZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3VwbG9hZHM8L3N0cm9uZz4gLSBhOjEwOntpOjA7czo1NzoiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvMTItc3YuanBnIjtpOjE7czo4MzoiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvMTEtSGVhZGVyX0Jsb2dfU2FsdWRfYV9sYV9WaXN0YS5qcGciO2k6MjtzOjc4OiJodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy8xMC11bHRyYV9ub3Zfc2FsdWRhbGF2aXN0YS5qcGciO2k6MztzOjgxOiJodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy85LXVsdHJhX29jdHVicmVfc2FsdWRhbGF2aXN0YS5qcGciO2k6NDtzOjY3OiJodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy84LXNhbHVzYWxhdmlzdGEuanBnIjtpOjU7czo2NjoiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvNy1sb2dvXzAwMV8oMikuanBnIjtpOjY7czo3NToiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvNi1sb2dvX3NhbHVkX2FfbGFfdmlzdGEuanBnIjtpOjc7czo3NToiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvNS1sb2dvX3NhbHVkX2FfbGFfdmlzdGEuanBnIjtpOjg7czo1ODoiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvNC1sb2dvLmpwZyI7aTo5O3M6NTg6Imh0dHA6Ly9zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmNvbS93cC1jb250ZW50L3dvb191cGxvYWRzLzMtbG9nby5qcGciO308L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb192aWRlb19jYXRlZ29yeTwvc3Ryb25nPiAtIFNlbGVjdCBhIGNhdGVnb3J5OjwvbGk+PC91bD4=