Archive | Enfermedades

Síntomas para identificar un desprendimiento de retina

Para realizar una explicativa comparación, el desprendimiento de retina se genera cuando el “papel pintado de la habitación” se rompe, lo que sería equivalente a la retina. Así, ingresa el fluido y se desprende.

En estos casos, el paciente sufre la visión de una mancha denominada escotoma, que por lo general va aumentando de tamaño desde la periferia hacia el centro de la vista. Si no se administra un tratamiento apropiado, el paciente podría llegar a la ceguera total.

Entre los profesionales de la visión, hay un debate sobre cuándo es mejor operar un desprendimiento de retina. Lo que se duda es que su tratamiento quirúrgico proporciona mejores resultados cuando el punto central de la retina, o sea, la mácula, no se ve afectada o lleva pocos días de verse incluida en este proceso.

De forma evidente, mantener la retina desprendida por muchos días deriva en una degeneración de las células que favorecen la visión, denominadas fotorreceptores. Por ende, la vista cada vez va empeorando e incidiendo negativamente en la agudeza visual.

Ante esto, el desprendimiento de retina muestra los siguientes síntomas:

  • El surgimiento de “moscas volantes”. Si bien muchas personas las desarrollan y un bajo número sufre la rotura de retina, la aparición repentina y aguda de esta manifestación es motivo de una consulta rápida al oftalmólogo. La idea es descartar la presencia de esta enfermedad.
  • Otra manifestación que no aparece siempre, pero que es relevante, son los “flashes” de luces. Por lo general, se ven por los costados, con los ojos cerrados o abiertos. Son bastante veloces, durando décimas de segundo. No obstante, surgen de manera continua. Si bien no significa que haya desprendimiento de retina, sí indica que hay tracciones en la misma.
  • Por último, y el síntoma más importante, es la aparición de una sombra, parecida a una cortina oscura que avanza desde cualquier zona del campo visual hacia el centro, haciendo que este se disminuya rápidamente. Esta manifestación señala, comúnmente, la presencia de desprendimiento de retina.

Posted in Enfermedades, Retina, Salud VisualComments (0)

El glaucoma afecta mayormente a quienes padecen miopía

Se cree que las personas que padecen miopía pueden ser más propensas a sufrir de glaucoma, una condición que causa ceguera. Más de 2 millones de estadounidenses mayores de 40 años padecen esta enfermedad ocular, que cada vez es más costosa de tratar.

La doctora Barbara Klein, de la Universidad de Wisconsin-Madison, afirma que “una conclusión sería que las personas miopes deberían realizarse exámenes oftalmológicos habituales“.

Hay múltiples métodos de tratar esta enfermedad, entre ellas fármacos y cirugía. Sin embargo ninguno devuelve la visión. Esto es debido a que el glaucoma es un conjunto de trastornos oculares que dañan el nervio óptico generando pérdida de la vista.

Un estudio, publicado en la revista Ophthalmology, se concentró en la forma más común de la enfermedad, haciendo la relación entre la miopía y el glaucoma de “ángulo abierto”. El equipo de Nomdo Jansonius, del Centro Médico de la Universidad de Groninga, en Holanda, combinó datos de 11 estudios publicados sobre decenas de miles de pacientes.

Los autores encontraron que 9 de cada 10 personas miopes eran más propensas a desarrollar glaucoma de ángulo abierto. Además, los resultados demostraron que la miopía y el glaucoma suelen aparecer simultáneamente, no que uno cause al otro.

“Los resultados son, de algún modo, generales”, dijo la científica, y no aplicables sólo a un grupo poblacional.

La Academia Estadounidense de Oftalmología llegó a la conclusión de que es necesario hacerse controles oculares habituales desde los 40 años. Respecto a los afroamericanos,  se habla incluso de comenzar antes, con controles cada tres a cinco años, debido al alto riesgo que tienen de desarrollar esta condición.

 

 

Posted in Enfermedades, Glaucoma, Salud VisualComments (0)

Lo que debes saber del envejecimiento del ojo

Las células del cristalino carecen de regeneración: por ende, el ojo es el órgano que se deteriora de manera más rápida. Al transcurrir el tiempo, la mayor parte de las personas padecen problemas visuales como las cataratas o la vista cansada, situaciones que ocurren por el veloz desgaste de esta parte del globo ocular.

Las manifestaciones iniciales del deterioro ocular surgen aproximadamente desde los 45 años, cuando se pierde la elasticidad del cristalino. La consecuencia más habitual es la dificultad para ver de cerca, patología que se denomina presbicia y que afecta a cerca del 95% de la población mayor de 50 años.

Salud visual en la vejez

Los ojos son además el órgano en el que primero se evidencian los síntomas del envejecimiento, según expertos de la Clínica Baviera, en Madrid, España.

El cristalino “es una de las partes del ojo que más pronto y rápido se deteriora”, esto es debido a que, “a diferencia de la piel, sus células no se regeneran”. Este deterioro “ocasiona que la mayoría de la población con edad avanzada, sufra vista cansada y cataratas“, sostienen.

No basta esperar que se presenten dificultades para ver. A partir de los 40 años, un control anual con el oftalmólogo puede ayudar incluso a detectar patologías que podrían estar avanzando silenciosamente. Las visitas periódicas al oftalmólogo “permiten detectar problemas de salud y tratarlos para que no afecten la calidad de vida“, subrayan los expertos.

Aceleración del deterioro visual

La edad no es el factor exclusivo que apresura el proceso de envejecimiento de los ojos. Otra incidencia relevante en este aspecto es la sobreexposición a los rayos ultravioleta del sol, ya que el daño es acumulativo y puede producir cataratas.

Otra zona del ojo que puede sufrir los efectos del sol es la retina. Por este motivo, los oftalmólogos aconsejan cuidar los ojos con lentes de sol homologados, para evitar el avance de la degeneración macular asociada a la edad (DMAE).

Posted in Córnea, Datos, Degeneración Macular, Enfermedades, Oftalmología, Salud VisualComments (0)

Por qué visitar al oftalmólogo de manera regular debiese ser tu prioridad

Muchas personas creen que por el hecho de ver bien su vista se encuentra en perfectas condiciones, pero los chequeos regulares son esenciales para proteger la visión, e incluso la salud en general.

El examen periódico a la vista debería estar en el primer lugar en la lista de tus prioridades, ya que no solo es necesario que tengas problemas a la vista para chequear que todo esté bien. Existen millones de personas que admiten no realizarse pruebas regulares a la vista, Un chequeo periódico no solo previene problemas a la visión, sino que también se pueden detectar problemas de la salud en general.

Una investigación realizada por Specsavers y el Real Instituto Nacional de Ciegos (RNIB, por sus siglas en inglés) del Reino Unido encontró que 13,8 millones de personas en este país no se realizan un chequeo a la vista cada 2 años, según recomiendan los optometristas.

De los encuestados que dijeron que no se realizaban chequeos periódicos a la vista cada   2 años, el 30% dijo que esto era porque no sentían nada malo en sus ojos, mientras que el 29% sostuvo que simplemente no tiene tiempo para realizarla.

En especial  a las personas que cuentan con prescripciones existentes, se insta a tener examen a la vista cada 2 años. El uso de recetas equivocadas podría causar molestos problemas, incluyendo mareos y dolores de cabeza.

Es importante ser conscientes del cuidado de nuestros ojos. Tener una buena visión no asegura necesariamente que sus ojos están completamente sanos, y la única manera de descartar cualquier complicación es tener chequeos regulares.

Cualquiera fuese la edad, los chequeos regulares a la vista aseguran una salud ocular protegida, tanto ahora como en el futuro.

El examen a la vista es algo más que solo comprobar que el paciente ve bien. Las pruebas también pueden detectar una variedad de condiciones de salud que, si no se tratan, pueden llegar a ser más grave.

El Dr. Nigel Best, portavoz de la clínica Specsavers, dijo: “Un examen ocular de rutina no sólo ayuda a detectar cualquier problema con su visión, sino que también puede comprobar si hay más problemas de salud en general y una amplia gama de condiciones que pueden conducir a la pérdida de visión si no se trata a tiempo. Increíblemente, casi la mitad de los casos de pérdida de visión se puede prevenir”, concluye.

 

Posted in Enfermedades, Oftalmología, Salud VisualComments (0)

Mala higiene puede causar infecciones oculares

Los malos hábitos de higiene pueden causar distintas infecciones oculares, generando una serie de molestos síntomas.

Nuestros ojos no solamente pueden sufrir problemas de enfoque. La mala higiene ocular podría ocasionar infecciones visuales, apareciendo la conjuntivitis, blefaritis y queratitis como las principales enfermedades.

En primer lugar, la conjuntivitis bacteriana y viral es una anomalía donde la conjuntiva, tejido protector del ojo y encargado parcialmente del proceso de lubricación, se inflama. Los síntomas son ojos rojos, secreción ocular blanquecina o verdosa, lagrimeo excesivo, ardor e hinchazón de párpados, entre otros. Cuando ocurre este trastorno, se deben eliminar inmediatamente los cosméticos y lavar minuciosamente la ropa, toallas y ropa de cama, ya que es altamente contagioso.

Luego, la blefaritis corresponde a una enfermedad donde se infecta el borde de los párpados, generada principalmente por el contacto con las manos sucias. Se presenta una sensación arenosa en los ojos y un fuerte ardor en la zona donde surgen las pestañas. Existe una variante crónica de esta afección, pero que puede ser relativamente controlada manteniendo una buena higiene de manos y ojos.

Para limpiar los párpados, el especialista puede recomendar aplicar shampoo neutro para bebé en un paño lavado y pasarlo suavemente por sus contornos.

Por último, la queratitis bacteriana es una úlcera corneal, es decir, una infección en la córnea. La carencia de higiene de los lentes de contacto es una de sus principales causas. Sus manifestaciones son enrojecimiento, ardor, incremento del lagrimeo, mancha blanca en la córnea y fotofobia, fundamentalmente.

Recomendaciones para evitar una infección ocular

Estas patologías visuales pueden prevenirse adoptando simples medidas cotidianas. Lavarse las manos frecuencia y no tocar ni frotar los ojos son las acciones primordiales para evitar una infección ocular, ya que los dedos son el principal transmisor de suciedad y bacterias.

También, al realizar trabajos donde hay exposición a agentes contaminantes, es recomendable utilizar una protección visual.

Cuando ya existe la infección, no es aconsejable automedicarse. Muchas personas tienden a usar remedios caseros como la manzanilla cuando surgen este tipo de problemas. Sin embargo, la aplicación de esta hierba en los ojos tiene efectos negativos, ya que produce resequedad y respuestas alérgicas.

Posted in Córnea, Datos, Enfermedades, Salud VisualComments (0)

Qué es el glaucoma congénito

El glaucoma congénito aparece en el niño recién nacido y hasta los 3 años de edad. La prevalencia de este glaucoma es 0.05% de la población. La elevación de la presión se produce por una falla en el desarrollo del trabéculo. El 30% está presente al nacer, alrededor del 70% se manifiesta antes del año de edad y el 100% se ha manifestado a los 3 años de edad. Aproximadamente, dos tercios de los casos son bilaterales.

La incidencia del glaucoma congénito es de uno por cada 10.000 a 15.000 recién nacidos. Este glaucoma es sintomático: los niños presentan epífora y fotofobia producto de la distensión de las terminaciones nerviosas de la córnea por efecto de la presión ocular elevada. En tanto, la córnea puede presentar edema. El diámetro de la córnea se encuentra aumentado, debiendo ser 11.5 mm al nacer y 12 mm al año. Un exceso de 1 mm indica aumento del tamaño del globo ocular o buftalmos. Esto ocurre porque la pared ocular del niño hasta los 3 años de edad es distensible expandiéndose por efecto de la presión intraocular elevada.

El glaucoma es el primer motivo de ceguera irreversible en el mundo, estando presente en el 2% de la población mundial. Los latinos mayores de 40 años son quienes tienen más riesgos de contraer la enfermedad, según especialistas.

En este sentido, muchos oftalmólogos se centran en detectar el glaucoma, aun cuando el paciente llega por cualquier otra causa a la consulta, como ojo rojo, picazón o una visión deficiente. Cualquier persona puede sufrir esta patología, desde recién nacidos hasta individuos en edad adulta. No obstante, hay factores de riesgo, como los antecedentes hereditarios. Esta condición aumenta 10 veces las probabilidades de desarrollar la enfermedad.

Además, los mayores de 50 años de edad que tienen miopía elevada (mayor a – 6.00 dioptrias), pacientes con migraña y diabetes mellitus también son más propensos a sufrir la afección.

Específicamente, ¿qué es el glaucoma?

El glaucoma es una patología degenerativa del nervio óptico, que se caracteriza por un daño gradual del campo visual, avanzando hasta producir ceguera. El principal motivo de evolución de la enfermedad es la presión intraocular alta.

Tipos de glaucoma

Hay diferentes tipos de glaucoma, entre los que tenemos:

– Glaucoma de ángulo abierto: es el más habitual. En conjunto con el glaucoma de ángulo cerrado, se caracteriza por el incremento de la presión intraocular que aprieta las fibras del nervio óptico, derivando en un daño irreversible.

– Glaucoma congénito: aparece por causas de nacimiento, estando vinculado a otros síndromes congénitos.

– De tipo secundario: es generado por otra afección o trastorno que surge en el ojo del paciente.

Posted in Enfermedades, Glaucoma, Oftalmología, Salud VisualComments (0)

Parásitos que pueden habitar en tus lentes de contacto

Si usas lentes de contacto, esta información te podría ser de ayuda. Si bien los lentes de contacto son muy útiles, al mismo tiempo requieren un cuidado que no todos están dispuestos a tener.

Este objeto está pegado a tu ojo, una de las zonas más sensibles y vulnerables del cuerpo. Es obvio que cualquier descuido puede dañarlo, pero no limpiar los lentes es simplemente muy peligroso. ¿La razón? Unas amebas que parasitan tus ojos.

La Acanthamoeba es un parásito que vive en el agua que sale de la llave, los ríos, arroyos, piscinas y duchas. Esta prácticamente en todos lados. Esta ameba se alimenta de las bacterias en la córnea, y los más expuestos a ellas quienes usan lentes de contacto.

Al comienzo causan dolor, y aunque los casos de infección no son tantos, la cura es dolorosa. Consiste en un lavado de ojo realizado por un oftalmólogo, a veces es necesario realizar un trasplante de córnea. En el peor de los casos, si el parásito está muy adentro del ojo, el paciente perderá la vista.

Para reconocer este parásito debemos tener en cuenta que causa dolor, picazón, visión borrosa y sensibilidad a la luz. Claro que para confirmar si realmente se está infectado hay que consultar con un médico.

A veces ocurre porque se lava el estuche con agua del grifo o bien al ducharse. Hay que tener en cuenta que el espacio entre el ojo y el lente es donde vive la ameba, y si tienes los lentes de contacto puestos por demasiado tiempo existe la posibilidad de que se llene de habitantes indeseados.

Un caso que salió a la luz es el de una chica taiwanesa que no se quitó los lentes por 6 meses, y las amebas se comieron sus ojos. En este período el oxígeno faltó en este espacio, lastimando el tejido epitelial y creando heridas donde surgieron bacterias, alimento ideal para la ameba.

Este es un caso extremo, pero realmente es posible que un parásito se instale en tu ojo si no lavas bien el estuche y los lentes, y además los usas por algún tiempo sin quitarlos.

Posted in Datos, Enfermedades, Lentes, Oftalmología, Salud VisualComments (0)

Tips para mantener tus ojos sanos este verano

Queda muy pocos días para que comience el verano, y con él, llegan los largos días soleados, salidas al aire libre y la exposición excesiva a la luz solar.

Como sabemos, en este hemisferio los rayos del sol son más fuertes desde las 10 am a las 4 p.m., y en lugar de estar encerrado capeando los rayos del sol, aquí te daremos algunos tips para que mantengas tus ojos a salvo este verano:

Dieta saludable

De acuerdo con el sitio web Health.com, “La protección de tus ojos comienza con la comida”. Comer alimentos ricos en nutrientes con ácidos grasos omega-3, luteína, zinc y vitaminas C y E, ayudan a combatir la degeneración macular relacionada con la edad y las cataratas. Al comer regularmente verduras de hoja verde, pescado, huevos, nueces y frutas cítricas, estarás ayudando a mantener una buena salud ocular. Además, de una buena alimentación para la salud de tu cuerpo en general.

Protección UV adecuada

Lentes de sol con protección UV o sombreros de ala ancha ayudan a proteger los ojos, como también la cara de los brillantes rayos del sol de verano. Los expertos recomiendan utilizar lentes de sol  que bloquean el 99-100 por ciento de los rayos UVA y UVB para ayudar a proteger tus ojos.

Abstenerse de fumar

Las cataratas son la principal causa de pérdida de visión en el mundo. Entre los muchos efectos negativos que tiene el tabaquismo en su salud, se suma el aumenta de las probabilidades  de tener cataratas en comparación con las personas que no fuman.

Visitas médicas regulares

Muchas enfermedades se pueden prevenir con el solo hecho de visitar periódicamente a tu oftalmólogo, la detección a tiempo de algunas patologías ayudan a mantener una buena salud visual.  La Asociación Americana de Optometría recomienda exámenes anuales de la vista para todos los mayores de 60 años, y exámenes bianuales para adultos entre 41-60 años para detectar problemas a la visión.

Fuente: www.huffingtonpost.com

Posted in Enfermedades, Oftalmología, Salud VisualComments (0)

Cómo prevenir la conjuntivitis este verano

La conjuntivitis es una enfermedad oftalmológica que se presenta con mayor frecuencia durante la época de verano. En esta temporada existe un aumento del número de casos de conjuntivitis virales y alérgicas, originadas por el incremento de la temperatura.

Esta consiste en una inflamación de la conjuntiva, generalmente causada por virus, bacterias o una alergia. La conjuntiva puede resultar inflamada debido a una reacción alérgica al polvo, el moho, la caspa animal o el polen, y puede verse irritada por la acción del viento, el polvo, el humo y otras clases de agentes que producen polución del aire. También puede sufrir irritación debido a un resfriado común o un brote de sarampión. La luz ultravioleta de una soldadura eléctrica de arco, una lámpara solar o incluso la intensa luz solar reflejada en la nieve pueden irritar la conjuntiva.

Según los expertos, cuando la membrana que cubre el interior de los párpados y la zona posterior del ojo se inflama, tenemos como resultado una conjuntivitis.

Las causas de la inflamación son variadas, dando lugar a diversos tipos de conjuntivitis, aunque existen síntomas comunes:

  • Enrojecimiento y lagrimeo del ojo.

  • Sensación de ardor en los párpados.

  • Sensación de un cuerpo extraño en el ojo.

  • Molestias, dolor, insomnio.

Otras causas de conjuntivitis:

  • Un traumatismo, o la penetración en el ojo de un cuerpo extraño.

  • Una mala higiene de las lentes de contacto.

  • La exposición prolongada a otras fuentes de luz, como los rayos X o los rayos ultravioleta (conjuntivitis actínica).

Prevención:
Una buena higiene puede ayudar a prevenir la propagación de la conjuntivitis:

  • Cambiar las fundas de las almohadas con frecuencia.

  • No compartir los cosméticos para los ojos y cámbielos regularmente.

  • Manipular y limpie los lentes de contacto apropiadamente.

  • Evitar tocarse los ojos con las manos.

  • Lavarse la manos con frecuencia.

Las personas afectadas por esta dolencia necesitan tratamiento médico para evitar complicaciones. En tal sentido, un estudio destacó que el 80% de las personas que no reciben tratamiento oportuno presentan alguna complicación como queratitis (inflamación e infección de la córnea) o úlceras corneales.

Cuidados para mejorar la conjuntivitis

Además de seguir el plan de tratamiento oftalmológico, se pueden tomar medidas de cuidados personales para mejorar la conjuntivitis, incluyendo:

  • No usar lentes de contacto.

  • Descansar los ojos de trabajo de la computadora o la lectura intensa si sus ojos se sienten incómodos.

  • Usar lágrimas artificiales varias veces al día para lavar los alérgenos.

  • Utilizar compresas frías sobre los ojos para aliviar la picazón.

  • Aplicarr compresas tibias y húmedas en los párpados para reducir la formación de costras.

Posted in Datos, Enfermedades, Salud VisualComments (0)

Datos sobre la presbicia

La presbicia es una condición que no permite ver claramente los objetos o textos cercanos. Aprende más sobre sus características:

 

que es la presbicia

 

 

Posted in Enfermedades, Salud VisualComments (0)

PHVsPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZHNfcm90YXRlPC9zdHJvbmc+IC0gdHJ1ZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzE8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjVhLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjViLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzM8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjVjLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzQ8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjVkLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX21wdV9hZHNlbnNlPC9zdHJvbmc+IC0gPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfbXB1X2Rpc2FibGU8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfbXB1X2ltYWdlPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tL2Fkcy8zMDB4MjUwYS5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF9tcHVfdXJsPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdG9wX2Fkc2Vuc2U8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF90b3BfZGlzYWJsZTwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF90b3BfaW1hZ2U8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzQ2OHg2MGEuanBnPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdG9wX3VybDwvc3Ryb25nPiAtIHd3dy5zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmNvbTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF8xPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdXJsXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb208L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF91cmxfMzwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cud29vdGhlbWVzLmNvbTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF80PC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWx0X3N0eWxlc2hlZXQ8L3N0cm9uZz4gLSBkZWZhdWx0LmNzczwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2F1dGhvcjwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYXV0b19pbWc8L3N0cm9uZz4gLSBmYWxzZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2N1c3RvbV9jc3M8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19jdXN0b21fZmF2aWNvbjwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly9zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmNvbS93cC1jb250ZW50L3VwbG9hZHMvMjAxMC8wNi9mYXZpY29uLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ZlYXR1cmVkX2NhdGVnb3J5PC9zdHJvbmc+IC0gU2VsZWN0IGEgY2F0ZWdvcnk6PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fZmVhdF9lbnRyaWVzPC9zdHJvbmc+IC0gNTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ZlZWRidXJuZXJfaWQ8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19mZWVkYnVybmVyX3VybDwvc3Ryb25nPiAtIDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2dvb2dsZV9hbmFseXRpY3M8L3N0cm9uZz4gLSA8c2NyaXB0IHR5cGU9XCJ0ZXh0L2phdmFzY3JpcHRcIj4NCg0KICB2YXIgX2dhcSA9IF9nYXEgfHwgW107DQogIF9nYXEucHVzaChbXCdfc2V0QWNjb3VudFwnLCBcJ1VBLTE2NTA0Mzc0LTFcJ10pOw0KICBfZ2FxLnB1c2goW1wnX3RyYWNrUGFnZXZpZXdcJ10pOw0KDQogIChmdW5jdGlvbigpIHsNCiAgICB2YXIgZ2EgPSBkb2N1bWVudC5jcmVhdGVFbGVtZW50KFwnc2NyaXB0XCcpOyBnYS50eXBlID0gXCd0ZXh0L2phdmFzY3JpcHRcJzsgZ2EuYXN5bmMgPSB0cnVlOw0KICAgIGdhLnNyYyA9IChcJ2h0dHBzOlwnID09IGRvY3VtZW50LmxvY2F0aW9uLnByb3RvY29sID8gXCdodHRwczovL3NzbFwnIDogXCdodHRwOi8vd3d3XCcpICsgXCcuZ29vZ2xlLWFuYWx5dGljcy5jb20vZ2EuanNcJzsNCiAgICB2YXIgcyA9IGRvY3VtZW50LmdldEVsZW1lbnRzQnlUYWdOYW1lKFwnc2NyaXB0XCcpWzBdOyBzLnBhcmVudE5vZGUuaW5zZXJ0QmVmb3JlKGdhLCBzKTsNCiAgfSkoKTsNCg0KPC9zY3JpcHQ+PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29faG9tZTwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29faG9tZV90aHVtYl9oZWlnaHQ8L3N0cm9uZz4gLSA1NzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2hvbWVfdGh1bWJfd2lkdGg8L3N0cm9uZz4gLSAxMDA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV9zaW5nbGU8L3N0cm9uZz4gLSBmYWxzZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2xvZ288L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy8xMi1zdi5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19tYW51YWw8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vc3VwcG9ydC90aGVtZS1kb2N1bWVudGF0aW9uL2dhemV0dGUtZWRpdGlvbi88L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19yZXNpemU8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc2hvcnRuYW1lPC9zdHJvbmc+IC0gd29vPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc2hvd19jYXJvdXNlbDwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaG93X3ZpZGVvPC9zdHJvbmc+IC0gZmFsc2U8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaW5nbGVfaGVpZ2h0PC9zdHJvbmc+IC0gMTgwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc2luZ2xlX3dpZHRoPC9zdHJvbmc+IC0gMjUwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fdGFiczwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fdGhlbWVuYW1lPC9zdHJvbmc+IC0gR2F6ZXR0ZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3VwbG9hZHM8L3N0cm9uZz4gLSBhOjEwOntpOjA7czo1NzoiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvMTItc3YuanBnIjtpOjE7czo4MzoiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvMTEtSGVhZGVyX0Jsb2dfU2FsdWRfYV9sYV9WaXN0YS5qcGciO2k6MjtzOjc4OiJodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy8xMC11bHRyYV9ub3Zfc2FsdWRhbGF2aXN0YS5qcGciO2k6MztzOjgxOiJodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy85LXVsdHJhX29jdHVicmVfc2FsdWRhbGF2aXN0YS5qcGciO2k6NDtzOjY3OiJodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy84LXNhbHVzYWxhdmlzdGEuanBnIjtpOjU7czo2NjoiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvNy1sb2dvXzAwMV8oMikuanBnIjtpOjY7czo3NToiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvNi1sb2dvX3NhbHVkX2FfbGFfdmlzdGEuanBnIjtpOjc7czo3NToiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvNS1sb2dvX3NhbHVkX2FfbGFfdmlzdGEuanBnIjtpOjg7czo1ODoiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvNC1sb2dvLmpwZyI7aTo5O3M6NTg6Imh0dHA6Ly9zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmNvbS93cC1jb250ZW50L3dvb191cGxvYWRzLzMtbG9nby5qcGciO308L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb192aWRlb19jYXRlZ29yeTwvc3Ryb25nPiAtIFNlbGVjdCBhIGNhdGVnb3J5OjwvbGk+PC91bD4=