Archive | Datos

¿Qué son los espejismos?

Los espejismos son un interesante efecto visual causado por la refracción atmosférica. Aunque están principalmente relacionados con condiciones desérticas y calientes, los espejismos también tienen lugar cuando la temperatura es extremadamente baja.

La principal explicación de cómo se producen los espejismos viene de las diferencias de densidad entre distintas capas de aire, lo que afecta a la difracción y refracción de la luz.

Espejismos más comunes

El espejismo más común, tiene lugar cuando una carretera calentada parece estar cubierta de agua. Este efecto de capa de agua produce el espejismo, el reflejo del entorno llegando a nuestros ojos una imagen invertida, imagen que no es real sino virtual. Es lo mismo que el reflejo en un espejo.

Los espejismos que tienen lugar bajo condiciones de frío, producen el efecto opuesto y las imágenes son visibles por encima de sus posiciones. Estos espejismos superiores se pueden ver cuando las capas más bajas de aire están más frías que las de arriba, de forma que los rayos de luz se curvan hacia abajo.

En ocasiones, el espejismo puede dar lugar a una imagen virtual de un objeto que llega a nosotros y vemos esta imagen del objeto pero sin que podamos ver el objeto real. Objetos distantes también pueden aparecer verticalmente estirados, en un efecto conocido por alargamiento.

Causas de los espejismos

Los espejismos son causados por una curvatura de la luz por efecto de la temperatura. Por ello los espejismos son frecuentes en zonas cálidas. Cuándo el sol calienta la superficie el aire más próximo al suelo se calienta mucho y rápido con lo que aumenta su densidad e índice de refracción, los dos factores que producen los espejismos.

El espejismo aparece como una pared vertical, edificio o cordillera de altas montañas, pero en realidad es una imagen del mar, tierra o superficie de hielo. El nítido borde superior es causado por una inversión superpuesta que corta los rayos de luz, impidiéndoles llegar a la vista.

¿Alucinación o espejismo?

La alucinación es una visión de algo no real producida por la mente, mientras que los espejismos son producidos por fenómenos físicos reales que afectan a la luz que llega a los ojos. Por tanto, la alucinación, normalmente afecta sólo a quién la sufre mientras que el espejismo es visto por todos los observadores.

Posted in Cross-linking, Datos, Oftalmología, RetinaComments (0)

Cómo los pistachos benefician tu salud visual

Los pistachos son uno de los frutos secos más beneficiosos para la salud, incluyendo para los ojos, según los expertos. No obstante, estos deben consumirse con moderación, como todo alimento.

Profesionales de la nutrición siguieren ingerir un pequeño puño de no más de 30 gramos al día, lo que equivale a unas 50 unidades que brindarán 160 kilocalorías.

El pistacho cuenta con un alto nivel de antioxidantes, como la luteína y las vitaminas E y B2. De esta manera, estos frutos secos se transforman en un alimento beneficioso para la salud visual, así como también ayuda a mantener la piel cuidada e hidratada.

Otros nutrientes que contiene, como la riboflavina, también actúan como antioxidantes y protegen a los ojos del daño del sol.

Otros beneficios para la salud

Los pistachos también constituyen un gran beneficio para la salud cardiovascular, ya que son ricos en grasas polisaturadas y monoinsaturadas, ayudando a reducir la concentración de colesterol LDL (conocido como el colesterol “malo”). Asimismo,regulan la presión arterial y frecuencia cardiaca, ya que aportan potasio y magnesio.

Por otra parte, debido a su contenido en fibra y betacarotenos, son positivos para las personas diabéticas, ya que reducen los niveles de glucosa en la sangre y mejoran la resistencia a la insulina. Esto también contribuye a evitar la retinopatía diabética, una afección visual derivada de esta enfermedad crónica de la diabetes.

Por último, la fibra causa que los consumidores de pistachos se sientan saciados, ayudando a controlar el peso corporal y regular el tránsito intestinal.

Posted in Datos, Salud VisualComments (0)

Miopía: cómo evitar que aumenten las dioptrías

La miopía es una condición visual que genera un error de refracción, en donde los objetos lejanos se ven borrosos. Si bien esta afección puede desarrollarse a cualquier edad, lo común es que se manifieste entre los 10 y 23 años.

El avance de la tecnología y el incremento de las horas que se pasa ante dispositivos electrónicos ha generado que la incidencia de la miopía aumente, por lo que los especialistas indican que el cuidado de la visión es primordial para detener la evolución de las enfermedades oculares.

En este sentido, los expertos aseguran que existen diversas técnicas que podrían frenar el avance de la miopía. Entre estas medidas preventivas, tenemos:

  • Regla 20-20-20: al trabajar frente a una pantalla electrónica, es primordial que cada 20 minutos se haga un descanso de 20 segundos, mirando algún objeto a unos 20 pies (5 o 6 metros). De esta manera, el sistema ocular se relaja, evitando la fatiga visual.

  • Mayor tiempo al aire libre: es necesario pasar más tiempo realizando actividades fuera de todo recinto, especialmente los niños. Asimismo, tanto adultos como menores deben proteger su vista de los rayos ultravioleta con lentes de sol.

  • Ergonomía visual: es importante mantener una buena posición al sentarse y leer, apoyando la espalda en el respaldo y colocando las piernas de manera que se forme un ángulo de 90º. También es relevante controlar la luz que se recibe para evitar el esfuerzo de los ojos.

 

Fuente: dmedicina.com

Posted in Datos, Salud VisualComments (0)

Lentes de contacto alteran 5 mil bacterias en los ojos

Los usuarios de lentes de contacto son más proclives a sufrir infecciones visuales. No obstante, no se conocía exactamente la cantidad de bacterias y variaciones a las que es expuesta el ojo. En la actualidad, un reciente estudio descubrió con precisión cuántas bacterias se afectan o intervienen en el uso de estos lentes.

Según la investigación llevada a cabo por NYU Langone Medical Center y reportada por The Scientist, las alteraciones en las 5.245 variantes de bacterias que habitan generalmente el ojo al insertar un lente de contacto, podría ser uno de los motivos por lo que los usuarios de este elemento son más propensos a sufrir infecciones visuales.

Maria Gloria Dominguez-Bello, microbióloga del NYU Langone Medical Center y una de las autoras principales del trabajo, explicó que “nuestra investigación muestra claramente que poner un objeto extraño, como un lente de contacto, en el ojo no es un acto neutral. Lo que esperamos que muestren nuestros experimentos futuros es si estos cambios en el microbioma ocular de las personas que usan lentes de contacto se debe a que la presión del lente afecta y altera de forma directa al sistema inmunitario del ojo, distinguiendo qué bacterias son suprimidas o impulsadas con su uso”.

En la primera fase del estudio, los expertos tomaron muestras de nueve usuarios de lentes de contacto y otras once de personas que no los usaban. Así, hallaron que los tipos de bacterias de los usuarios eran casi idénticas a las que están de forma común en la piel de los párpados y eran tres veces mayores en proporciones que las que están normalmente en los ojos de los que no usan los lentes.

La interrogante es que si estos cambios en la composición de las bacterias se causa directamente por el contacto de los dedos al poner el lente, o si originalmente la integración de este elemento al ojo ajeno crea esta gran alteración en las bacterias.

Fuente: fayerwayer.com

Posted in Datos, LentesComments (0)

¿Qué es la “visión en túnel”

La “visión en túnel” recibe este nombre debido a la pérdida de la visión lateral, quedando útil solamente la vista central. Este problema de salud ocular puede estar vinculado con dos enfermedades: glaucoma y retinitis pigmentaria.

El glaucoma consiste en una patología que daña el nervio óptico del ojo. Este se conecta a la retina (capa de tejido sensible a la luz que cubre la zona posterior del globo ocular), y se forma por muchas fibras nerviosas, como un cable eléctrico que se compone de diversos cables. El nervio óptico manda señales desde la retina al cerebro, donde estas se interpretan como las imágenes que percibimos.

En tanto, la retinitis pigmentaria se trata de un grupo de desórdenes genéticos que inciden en la capacidad de respuesta de la retina a la luz. Esta es una patología hereditaria que provoca una pérdida lenta de la vista, empezando por una vista nocturna reducida y la pérdida de la visión lateral ya mencionada. Al paso del tiempo, esta afección deriva en ceguera. Lamentablemente, no existe una cura para la retinitis pigmentaria.

Las células de la retina, denominadas bastones y conos, mueren con esta enfermedad. En la mayor parte de variedades de retinitis pigmentaria los bastones (hallados principalmente en las áreas externas de la retina, y encargadas de la visión periférica y nocturna), son los primeros en sufrir una degneración. Cuando las células de la retina más centralmente localizadas (conos) se afectan por esta patología, hay una pérdida en la percepción del color y la vista central.

Es importante controlar la visión periódicamente con el fin de descartar posibles enfermedades. Esta medida puede prevenir daños irreversibles en nuestros ojos, incluso la ceguera.

Fuente: aao.org

 

 

Posted in Datos, Glaucoma, RetinaComments (0)

Qué es la epiescleritis

La epiescleritis es la inflamación de la epiesclerótica, una delgada capa de tejido que cubre la zona blanca de la esclerótica del ojo. Cabe mencionar que no corresponde a una infección.

Esta es una enfermedad común. En la mayor parte de los casos, el inconveniente es leve y la visión es normal.

Si bien la causa por lo general se desconoce, puede desencadenarse en conjunto con ciertas enfermedades como:

  • Herpes zóster.

  • Artritis reumatoidea.

  • Síndrome de Sjogren.

  • Sífilis.

  • Tuberculosis.

Síntomas de la epiescleritis

Las manifestaciones de la episcleritis incluyen:

  • Coloración rosada o púrpura de la parte del ojo normalmente blanca.

  • Dolor ocular.

  • Sensibilidad ocular.

  • Sensibilidad a la luz.

  • Lagrimeo del ojo.

Tratamiento

La episcleritis generalmente desaparece sin tratamiento entre una y dos semanas. Sin embargo, la utilización de gotas oftálmicas con corticosteroides pueden contribuir a aliviar los síntomas de forma más rápida.

En algunas ocasiones, la afección puede volver a surgir. En extraños casos, puede haber irritación e inflamación de la esclerótica del ojo, llamada escleritis.

Si los síntomas de la epiescleritis duran más de dos semanas, es necesario acudir a una consulta oftalmológica para descartar otros inconvenientes visuales y tratar el problema.

Posted in Datos, Enfermedades, Oftalmología, Salud VisualComments (0)

Caminar una hora al día ayuda a tener ojos sanos

Realizar deporte, una dieta mediterránea, caminar al menos una hora al día y asistir a un control oftalmológico periódico son algunas recomendaciones de los expertos para mantener unos ojos sanos.

Los casos de miopía alta son bastante comunes en las consultas oftalmológicas, especialmente en pacientes diabéticos.

En personas diabéticas con un mal control de la enfermedad, se producen lesiones visuales prontamente, pudiendo llegar de forma rápida a la ceguera. De esta manera, pacientes de 30 a 40 años de edad pueden presentar una visión bastante baja.

La situación se genera porque el estrés de la rutina diaria no permite una buena alimentación y no se realiza ejercicio. La vida, cada vez más sedentaria, va acompañada con la comida rápida y muchas grasas, que empeoran la diabetes, la hipercolesterolemia y, por ende, a la salud visual. Comer a horas que no corresponden también es un factor, así como ir a todos los sitios en vehículo o transporte público.

Fumar y beber también son acciones que inciden negativamente en la salud ocular, ya que estos hábitos generan lesiones en la retina.

En personas diabéticas, es aconsejable asistir al oftalmólogo inmediatamente cuando se diagnostica la patología. Posteriormente, se necesitan controles una vez al año. Sin embargo, si ya existen lesiones en los ojos, el especialista requerirá revisiones con más frecuencia. En el caso de los niños, son revisados por un pediatra y, si nota algún problema, son derivados al oftalmólogo.

En muchas ocasiones, pacientes descubren que son diabéticos cuando van al control oftalmológico, ya que comienzan a perder la vista.

 

Posted in Datos, Enfermedades, Oftalmología, Retina, Salud VisualComments (0)

Uso excesivo de la calefacción influye en aparición de ‘ojo seco’

La sensación de arena en los ojos, el escozor y la secreción mucosa son los principales síntomas de esta alteración causada en muchos casos por factores ambientales.

El ojo seco es una alteración de la superficie externa del ojo que se produce en personas que tienen alterada la composición de sus lágrimas, ya sea en cantidad o en calidad.

Las corrientes de aire son un factor causante de este problema, ya que favorecen la evaporación de la película lacrimal. Por ello deben ser evitadas. Un ejemplo de corrientes sensorialmente perceptibles son el viento atmosférico, los ventiladores de las habitaciones, las ventanillas de autos abiertas, y el aire acondicionado y calefacción, que favorece la resequedad del ambiente.

Otras causas para esta enfermedad

  • Vejez: la producción de lágrimas decrece en personas mayores.
  • Las mujeres son más propensas a tener ojo seco, debido, entre otras causas, a factores hormonales como la menopausia.
  • Hay medicamentos que disminuyen la producción de lágrimas, como tranquilizantes, antidepresivos, somníferos, anticonceptivos, diuréticos, algunos anestésicos, descongestivos, antihistamínicos, algunos antiglaucomatosos, anticolinérgicos y hipocolesterolémicos.
  • Usar computadoras por muchas horas, ya que al mirar la pantalla baja la frecuencia del parpadeo y eso hace que los ojos se sequen más.

Posted in Datos, Oftalmología, Salud VisualComments (0)

Cuida tu vista al hacer deportes de invierno

Se debe tener en cuenta la protección visual en la estaciones de esquí y ambientes nevados en general donde se realizan estos deportes, ya que los riesgos se extienden al realizar estas actividades.

Uno de los peligros más grandes para los ojos son los rayos ultravioleta, los que pueden generar grandes dolores de cabeza, fotofobias, oftalmia de nieve, conjuntivitis, entre varias afecciones oculares y problemas en la visión. La incidencia de estos rayos es mayor en zonas altas, incrementándose los daños que generan en un 15% por cada 1.000 metros de altura.

Entre los esquiadores y otros deportistas invernales, la enfermedad más habitual es la oftalmia. Las manifestaciones son un gran dolor, sensación de tener arena dentro de los ojos, lagrimeo y espamos de los párpados al tener contacto con la luz. Los ojos rojos y la reducción de la agudeza visual también son síntomas.

Lo idóneo para que la oftalmia no tenga una duración superior a las 24 horas, es el reposo en la oscuridad, con los ojos cerrados o con lentes oscuros. No obstante, es importante consultar a la brevedad con un oftalmólogo, para aplicar un tratamiento apropiado.

Para prevenir esta situación, es primordial optar con un material adecuado en las gafas que se utilizarán para estos deportes. Es importante adoptar algunos consejos y precauciones.

Lo primordial en estos elementos es que los cristales posean una gran capacidad filtrante, con categoría 3 o 4. Esto significa que tienen el poder de filtrar, al menos, el 95% de los rayos ultravioleta. En ocasiones, es aconsejable administrar un colirio protector, antes de empezar con estos deportes. No obstante, estos fármacos siempre deben ser recetados previamente por un oftalmólogo.

Asimismo, dentro de los cuidados que podemos llevar a cabo, tenemos una serie de ejercicios para los ojos, como el “palmeado”. Este consiste en intentar ver una total oscuridad, tapándose los ojos con las palmas de las manos por al menos 30 segundos. Así, se repone el pigmento de la retina. El parpadeo también es otra acción, donde la idea es abrir y cerrar los ojos – tal como se parpadea con normalidad – a una gran velocidad. Este ejercicio sirve para la hidratación visual.

Posted in Datos, Oftalmología, Salud VisualComments (0)

La córnea: Enfermedades que pueden afectarla

La córnea es la parte frontal transparente del ojo que cubre el iris, la pupila y la cámara anterior. Junto con la cámara anterior y el cristalino, refracta la luz y es responsable de dos terceras partes de la potencia total del ojo y ayuda a proteger el ojo de gérmenes, polvo y otros materiales dañinos. En los humanos, el poder refractivo de la córnea es de aproximadamente 43 dioptrías.

 Las enfermedades de la córnea son variadas y pueden causar dolor y pérdida de la visión. Entre ellas podemos encontrar errores de refracción, alergias, infecciones, lesiones, distrofias (condición en que algunas partes de la córnea pierden transparencia debido a la acumulación de material turbio).  El tratamiento de las enfermedades de la córnea incluye medicinas, trasplante y cirugía láser.

 Queratitis punteada superficial

Esta  enfermedad consiste en que las células de la superficie de la córnea mueren a causa de una infección vírica o bacteriana, sequedad de los ojos, exposición a los rayos UV (luz solar, lámparas solares o arcos de soldadura), la irritación por el uso prolongado de lentes de contacto o una reacción alérgica. También puede ser el efecto secundario de la administración de vidarabina.

Se siente dolor en los ojos, que se tornan llorosos, sensibles a la luz e inyectados de sangre, y la visión puede ser ligeramente borrosa. Cuando los rayos ultravioleta causan esta enfermedad, los síntomas generalmente no aparecen hasta al cabo de varias horas y duran unos días. Cuando un virus provoca este proceso, el ganglio linfático que se encuentra delante de la oreja puede estar inflamado y doloroso.

Casi todas las personas que padecen esta enfermedad se recuperan por completo. Cuando la causa es un virus, no se necesita ningún tratamiento y la recuperación suele completarse en 3 semanas. Cuando la causa es una infección bacteriana, se recurre a los antibióticos y cuando es debida a la sequedad de los ojos o los rayos UV, se aplica un tratamiento con pomadas y lágrimas artificiales.

 Úlcera de la córnea (úlcera corneal)

Esta condición es una perforación de la córnea, generalmente debida a una infección provocada por bacterias, hongos, virus o la Acanthamoeba. En otras ocasiones, es consecuencia de una herida. Cuando los párpados no se cierran correctamente para proteger el ojo y humedecer la córnea, pueden aparecer úlceras debidas a la sequedad y la irritación.

Las bacterias (en general los estafilococos) pueden infectar y ulcerar la córnea cuando el ojo ha sufrido una herida, haya entrado en él un cuerpo extraño o esté irritado por las lentes de contacto. Los hongos pueden causar úlceras de crecimiento lento. En muy raras ocasiones, la deficiencia de vitamina A o de proteínas puede producir una ulceración de la córnea.

Las UC producen dolor, sensibilidad a la luz y una mayor secreción de lágrimas. Puede aparecer un punto blanco amarillento de pus. En ciertos casos, las úlceras aparecen sobre toda la córnea y pueden penetrar en profundidad y cierta cantidad de pus puede acumularse además detrás de la córnea. Cuanto más profunda es la úlcera, más graves son los síntomas y las complicaciones.

Las úlceras de la córnea pueden cerrarse con un tratamiento, pero pueden dejar como secuelas un material turbio y fibroso que causa cicatrización e impide la visión. Otras complicaciones incluyen las infecciones persistentes, la perforación de la córnea, el desplazamiento del iris y la destrucción del ojo.

Infección por herpes simple

La manifestación inicial de la infección corneal por herpes puede parecer una infección bacteriana leve porque los ojos están ligeramente doloridos, llorosos, rojos y sensibles a la luz. La inflamación de la córnea nubla la visión. Sin embargo, la infección por herpes no responde a los antibióticos, como haría una infección bacteriana, y suele empeorar cada vez más.

Con mayor frecuencia, la infección produce solo ligeros cambios en la córnea y desaparece sin tratamiento. En muy raras ocasiones, el virus penetra profundamente en la córnea, destruyendo su superficie. La infección puede ser recurrente, dañando aún más la superficie de la córnea. El virus del herpes simple también puede provocar un incremento en el crecimiento de los vasos sanguíneos, empeoramiento de la visión o pérdida total de la misma.

El médico puede recetar un fármaco antivírico como la trifluridina, la vidarabina o la idoxuridina, que en general se recetan en forma de pomada o solución que se aplica sobre el ojo varias veces al día. A veces, para contribuir a acelerar la curación, el oftalmólogo tiene que raspar suavemente la córnea con un bastoncito con punta de algodón para eliminar las células muertas y las dañadas.

Infección por herpes zoster

El herpes zoster es un virus que crece en los nervios y puede diseminarse por la piel, provocando lesiones muy típicas. Esta enfermedad no necesariamente afecta al ojo, incluso aparece en la cara y la frente. Pero si la división oftálmica del quinto nervio craneal (nervio trigeminal) resulta infectada, esta infección probablemente se extienda hacia el ojo.

Esta infección produce dolor, enrojecimiento e hinchazón de los párpados. Una córnea infectada puede hincharse, resultar gravemente dañada y desarrollar cicatrices. Las complicaciones más comunes de la infección corneal incluyen el glaucoma permanente y la falta de sensibilidad cuando se toca la córnea.

Cuando el herpes zoster infecta la cara y amenaza el ojo, el tratamiento precoz con aciclovir administrado en forma oral durante 7 días reduce el riesgo de complicaciones oculares. Los corticosteroides, generalmente en forma de gotas, también pueden resultar de gran ayuda. Las gotas de atropina suelen utilizarse con frecuencia para mantener la pupila dilatada y ayudar a evitar que aumente la presión ocular.

Queratitis ulcerativa periférica

 Esta enfermedad consiste en una inflamación y ulceración de la córnea que suele aparecer en personas que padecen enfermedades del tejido conectivo como la artritis reumatoide. Esta condición empeora la visión, aumenta la sensibilidad a la luz y produce la sensación de que un cuerpo extraño está atrapado en el ojo.

Entre las personas que padecen artritis reumatoide y queratitis ulcerativa periférica, alrededor del 40% mueren tras 10 años de la aparición de la queratitis ulcerativa periférica, a menos que se sometan a un tratamiento. Los tratamientos con medicamentos que inhiben el sistema inmunitario reducen el índice de mortalidad a un 8 por ciento en 10 años.

 Queratomalacia

La queratomalacia (xeroftalmía, queratitis xerótica) es una enfermedad en la que la córnea se seca y se vuelve opaca debido a una deficiencia de vitamina A, proteínas y calorías en la dieta. La superficie de la córnea muere y pueden aparecer úlceras e infecciones bacterianas. Las glándulas lagrimales y la conjuntiva también se ven afectadas, lo que deriva en una inadecuada producción de lágrimas y sequedad de los ojos.

La ceguera nocturna (visión muy deficiente en la oscuridad) puede desarrollarse debido a una deficiencia de vitamina A. Las gotas o pomadas con antibiótico pueden ayudar a curar las infecciones, pero es aún más importante corregir la falta de vitamina A con suplementos vitamínicos o bien solucionar la desnutrición con una dieta enriquecida o con suplementos.

Queratocono

 El queratocono es un cambio gradual de la forma de la córnea, que acaba pareciéndose a un cono. La enfermedad comienza entre los 10 y los 20 años. Uno o ambos ojos pueden verse afectados, lo que produce grandes cambios en la visión y exige frecuentes cambios en la prescripción de gafas o lentes de contacto.

Los lentes de contacto suelen corregir los problemas de visión mejor que las gafas, pero a veces el cambio de la forma de la córnea es tan intenso que las lentes de contacto no pueden ser utilizadas o bien no consiguen corregir la visión. En casos extremos, puede ser necesario realizar un trasplante de córnea.

Queratopatía ampollar

La queratopatía ampollar es una tumefacción de la córnea que aparece con más frecuencia en los ancianos. En casos excepcionales, la queratopatía ampollar tiene lugar tras una cirugía de los ojos, como la de cataratas. La tumefacción produce ampollas llenas de líquido sobre la superficie de la córnea que pueden romperse, causando dolor y disminuyendo la visión.

La queratopatía ampollar se trata reduciendo la cantidad de líquido en la córnea mediante soluciones salinas o lentes de contacto blandas. En muy raras ocasiones, es preciso hacer un trasplante de córnea.

Posted in Córnea, Datos, Enfermedades, Queratócono, Salud VisualComments (0)

PHVsPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZHNfcm90YXRlPC9zdHJvbmc+IC0gdHJ1ZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzE8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjVhLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjViLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzM8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjVjLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzQ8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjVkLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX21wdV9hZHNlbnNlPC9zdHJvbmc+IC0gPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfbXB1X2Rpc2FibGU8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfbXB1X2ltYWdlPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tL2Fkcy8zMDB4MjUwYS5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF9tcHVfdXJsPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdG9wX2Fkc2Vuc2U8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF90b3BfZGlzYWJsZTwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF90b3BfaW1hZ2U8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzQ2OHg2MGEuanBnPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdG9wX3VybDwvc3Ryb25nPiAtIHd3dy5zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmNvbTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF8xPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdXJsXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb208L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF91cmxfMzwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cud29vdGhlbWVzLmNvbTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF80PC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWx0X3N0eWxlc2hlZXQ8L3N0cm9uZz4gLSBkZWZhdWx0LmNzczwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2F1dGhvcjwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYXV0b19pbWc8L3N0cm9uZz4gLSBmYWxzZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2N1c3RvbV9jc3M8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19jdXN0b21fZmF2aWNvbjwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly9zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmNvbS93cC1jb250ZW50L3VwbG9hZHMvMjAxMC8wNi9mYXZpY29uLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ZlYXR1cmVkX2NhdGVnb3J5PC9zdHJvbmc+IC0gU2VsZWN0IGEgY2F0ZWdvcnk6PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fZmVhdF9lbnRyaWVzPC9zdHJvbmc+IC0gNTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ZlZWRidXJuZXJfaWQ8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19mZWVkYnVybmVyX3VybDwvc3Ryb25nPiAtIDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2dvb2dsZV9hbmFseXRpY3M8L3N0cm9uZz4gLSA8c2NyaXB0IHR5cGU9XCJ0ZXh0L2phdmFzY3JpcHRcIj4NCg0KICB2YXIgX2dhcSA9IF9nYXEgfHwgW107DQogIF9nYXEucHVzaChbXCdfc2V0QWNjb3VudFwnLCBcJ1VBLTE2NTA0Mzc0LTFcJ10pOw0KICBfZ2FxLnB1c2goW1wnX3RyYWNrUGFnZXZpZXdcJ10pOw0KDQogIChmdW5jdGlvbigpIHsNCiAgICB2YXIgZ2EgPSBkb2N1bWVudC5jcmVhdGVFbGVtZW50KFwnc2NyaXB0XCcpOyBnYS50eXBlID0gXCd0ZXh0L2phdmFzY3JpcHRcJzsgZ2EuYXN5bmMgPSB0cnVlOw0KICAgIGdhLnNyYyA9IChcJ2h0dHBzOlwnID09IGRvY3VtZW50LmxvY2F0aW9uLnByb3RvY29sID8gXCdodHRwczovL3NzbFwnIDogXCdodHRwOi8vd3d3XCcpICsgXCcuZ29vZ2xlLWFuYWx5dGljcy5jb20vZ2EuanNcJzsNCiAgICB2YXIgcyA9IGRvY3VtZW50LmdldEVsZW1lbnRzQnlUYWdOYW1lKFwnc2NyaXB0XCcpWzBdOyBzLnBhcmVudE5vZGUuaW5zZXJ0QmVmb3JlKGdhLCBzKTsNCiAgfSkoKTsNCg0KPC9zY3JpcHQ+PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29faG9tZTwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29faG9tZV90aHVtYl9oZWlnaHQ8L3N0cm9uZz4gLSA1NzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2hvbWVfdGh1bWJfd2lkdGg8L3N0cm9uZz4gLSAxMDA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV9zaW5nbGU8L3N0cm9uZz4gLSBmYWxzZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2xvZ288L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy8xMi1zdi5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19tYW51YWw8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vc3VwcG9ydC90aGVtZS1kb2N1bWVudGF0aW9uL2dhemV0dGUtZWRpdGlvbi88L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19yZXNpemU8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc2hvcnRuYW1lPC9zdHJvbmc+IC0gd29vPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc2hvd19jYXJvdXNlbDwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaG93X3ZpZGVvPC9zdHJvbmc+IC0gZmFsc2U8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaW5nbGVfaGVpZ2h0PC9zdHJvbmc+IC0gMTgwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc2luZ2xlX3dpZHRoPC9zdHJvbmc+IC0gMjUwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fdGFiczwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fdGhlbWVuYW1lPC9zdHJvbmc+IC0gR2F6ZXR0ZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3VwbG9hZHM8L3N0cm9uZz4gLSBhOjEwOntpOjA7czo1NzoiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvMTItc3YuanBnIjtpOjE7czo4MzoiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvMTEtSGVhZGVyX0Jsb2dfU2FsdWRfYV9sYV9WaXN0YS5qcGciO2k6MjtzOjc4OiJodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy8xMC11bHRyYV9ub3Zfc2FsdWRhbGF2aXN0YS5qcGciO2k6MztzOjgxOiJodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy85LXVsdHJhX29jdHVicmVfc2FsdWRhbGF2aXN0YS5qcGciO2k6NDtzOjY3OiJodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy84LXNhbHVzYWxhdmlzdGEuanBnIjtpOjU7czo2NjoiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvNy1sb2dvXzAwMV8oMikuanBnIjtpOjY7czo3NToiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvNi1sb2dvX3NhbHVkX2FfbGFfdmlzdGEuanBnIjtpOjc7czo3NToiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvNS1sb2dvX3NhbHVkX2FfbGFfdmlzdGEuanBnIjtpOjg7czo1ODoiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvNC1sb2dvLmpwZyI7aTo5O3M6NTg6Imh0dHA6Ly9zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmNvbS93cC1jb250ZW50L3dvb191cGxvYWRzLzMtbG9nby5qcGciO308L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb192aWRlb19jYXRlZ29yeTwvc3Ryb25nPiAtIFNlbGVjdCBhIGNhdGVnb3J5OjwvbGk+PC91bD4=