Archive | Datos

El otoño podría traer irritación y sequedad ocular en tus ojos

En otoño el ambiente se oscurece, llega el frío, la lluvia y, aparentemente, no estamos expuestos tanto al sol como en verano. Sin embargo, en esta estación también debemos de cuidar nuestros ojos.

Someterse a controles oculares periódicos es de suma importancia para cuidar tus ojos. En muchas ocasiones, se piensa que solamente se debe asistir a un oftalmólogo cuando hay un problema visual, sin considerar que algunos de estos inconvenientes pueden prevenirse.

Si bien en el otoño los ojos no están totalmente expuestos al sol, en esta estación también es primordial cuidarlos. La afección más común de esta época es la sequedad visual, un trastorno que se genera en la superficie de la córnea y la conjuntiva como consecuencia de la carencia de producción de lágrimas o por su mala calidad.

Las principales manifestaciones del síndrome de ojo seco son irritación, enrojecimiento, sensación de cuerpo extraño en el interior del ojo o arenilla. La fatiga, lagrimeo y pesadez en los párpados también son síntomas.

Un ojo mal lubricado puede derivar en molestias oculares y lesiones en la córnea o conjuntiva. En este sentido, es fundamental el diagnóstico y tratamiento precoz para prevenir daños mayores. Las lágrimas artificiales y pomadas lubricantes pueden ser efectivas, ya que contribuyen a hidratar la superficie ocular. No obstante, estas deben ser recetadas por un oftalmólogo.

¿Por qué aparece sequedad ocular en otoño?

La sequedad ocular surge en otoño e invierno producto de factores ambientales asociados a espacios con alta evaporación. De esta forma, la calefacción o el viento son clásicos detonadores de este trastorno. Otro de los inconvenientes es que en otoño se habita en ambientes cerrados, con estufas o artefactos de aire acondicionado, que ayudan al desarrollo de la sequedad visual y la irritación.

El otoño también se asocia al retorno al trabajo o colegio, actividades que implican estar con la mirada fija y expuestas a pantallas digitales. Así, en esta estación también son habituales afecciones como la vista cansada o borrosa.

 

 

Posted in DatosComments (0)

Caminar una hora al día ayuda a tener ojos sanos

Realizar deporte, una dieta mediterránea, caminar al menos una hora al día y asistir a un control oftalmológico periódico son algunas recomendaciones de los expertos para mantener unos ojos sanos.

Los casos de miopía alta son bastante comunes en las consultas oftalmológicas, especialmente en pacientes diabéticos.

En personas diabéticas con un mal control de la enfermedad, se producen lesiones visuales prontamente, pudiendo llegar de forma rápida a la ceguera. De esta manera, pacientes de 30 a 40 años de edad pueden presentar una visión bastante baja.

La situación se genera porque el estrés de la rutina diaria no permite una buena alimentación y no se realiza ejercicio. La vida, cada vez más sedentaria, va acompañada con la comida rápida y muchas grasas, que empeoran la diabetes, la hipercolesterolemia y, por ende, a la salud visual. Comer a horas que no corresponden también es un factor, así como ir a todos los sitios en vehículo o transporte público.

Fumar y beber también son acciones que inciden negativamente en la salud ocular, ya que estos hábitos generan lesiones en la retina.

En personas diabéticas, es aconsejable asistir al oftalmólogo inmediatamente cuando se diagnostica la patología. Posteriormente, se necesitan controles una vez al año. Sin embargo, si ya existen lesiones en los ojos, el especialista requerirá revisiones con más frecuencia. En el caso de los niños, son revisados por un pediatra y, si nota algún problema, son derivados al oftalmólogo.

En muchas ocasiones, pacientes descubren que son diabéticos cuando van al control oftalmológico, ya que comienzan a perder la vista.

 

Posted in Datos, Enfermedades, Oftalmología, Retina, Salud VisualComments (0)

Qué es el retinoblastoma

El retinoblastoma se trata de un tumor maligno de la retina que afecta, generalmente, a niños menores de 6 años. La retina es el tejido nervioso que reviste la parte posterior de los ojos y es el encargado de detectar la luz y forma las imágenes.

El tumor se puede situar en uno o en ambos ojos y normalmente no se extiende a otros tejidos o partes del cuerpo.

Se produce una mutación en el gen RB1 (en el cromosoma 13) en una célula de la retina en crecimiento, por lo que crece sin control y se convierte en cáncer. En algunas ocasiones se desarrolla en un niño sin antecedentes familiares, aunque en otras ocasiones la mutación se encuentra presente en varios miembros de la familia: en este caso hay un 50% de posibilidades de que los hijos de la persona afectada tengan también la mutación y alto riesgo de desarrollar un retinoblastoma.

Cuando existe esta anomalía, se aprecia un color blanco en la pupila cuando la luz brilla en el ojo, como en el flash de una cámara fotográfica, por ejemplo. Otras manifestaciones de retinoblastoma pueden ser desviación visual, enrojecimiento o hinchazón de los ojos.

Ante cualquier síntoma de este tipo, es de suma importancia que los padres acudan con el menor lo antes posible a un servicio oftalmológico para conocer las causas.

retinoblastoma

Se necesitan dos mutaciones para destruir el gen RB1 y causar el crecimiento descontrolado de células. Cuando el Retinoblastoma es hereditario, la primera mutación se hereda de uno de los padres y la segunda se produce durante el desarrollo de la retina.

Cuando el Retinoblastoma es esporádico (60% de los casos), ambas mutaciones se producen durante el desarrollo de la retina.

Posted in Datos, Enfermedades, Oftalmología, Retina, Salud VisualComments (0)

Cinco mitos acerca de tus ojos y cómo mantenerlos sanos

La escuela de medicina de la Universidad de Harvard, elaboró un listado de 5 mitos acerca de tus ojos y cómo mantenerlos sanos. Acá te mencionamos de qué se tratan:

Mito: Realizar ejercicios oculares retrasará la necesidad de utilizar lentes ópticos.

Hecho: Realizar ejercicios oculares no va a mejorar ni reducirá la necesidad de utilizar lentes ópticos. La salud visual depende de muchos factores, entre ellos, la forma del ojo y la salud de los tejidos del ojo, ninguno de los cuales mejora o altera de forma significativa realizando ejercicios oculares.

Mito: Leer con poca luz empeorará tu visión.

Hecho: La poca iluminación no daña la vista. Sin embargo, Cansarás tus ojos con mayor rapidez. Es ideal  tener una lámpara de escritorio con tono opaco apuntando directamente al material de lectura.

Mito: Las zanahorias son el mejor alimento para tus ojos.

Hecho: Las zanahorias contienen vitamina A, que las hace ser muy buenas para nuestros ojos. Sin embargo, los frutos secos y los vegetales con hojas verdes, contienen vitaminas antioxidantes como la C y E, que son aún mejores ya que pueden proteger tus ojos contra las cataratas y la degeneración macular vinculada a la edad.

Mito: Es mejor no utilizar lentes ópticos o de contacto por tiempos prolongados.

Hecho: Si usted necesita lentes ópticos o de contacto para la distancia o la lectura, el no uso de ellos hará que fuerce aún más la vista y terminar provocando una fatiga ocular. Además que el uso lentes ópticos o de contacto no empeorará tu vista ni provocará enfermedades oculares.

Mito: Mirar la pantalla del computador por tiempos prolongados es malo para los ojos.

Hecho: El uso del computador no daña tus ojos. Sin embargo, mirar la pantalla del computador todo el dia puede contribuir a la fatiga visual.  El motivo es que las personas, al pasar largas horas frente a una pantalla del computador, tienden a no parpadear. Esto provoca resequedad en el ojo. Para ayudar a prevenir la fatiga visual, debes ajustar la iluminación para no crear brillos ni reflejos en las pantallas, descansar los ojos por al menos 20 segundos cada 20 minutos y parpadear periódicamente para mantener los ojos bien lubricados.

 

Fuente: www.dailyherald.com

Posted in Datos, Oftalmología, Salud VisualComments (0)

Cómo envejecen los ojos

Nuestros ojos pueden sufrir los cambios que implica el avance de la edad. Ante esto, es de suma importancia el cuidado de los mismos y acudir al oftalmólogo periódicamente, a modo de prevenir las consecuencias de ciertas afecciones visuales.

En principio, debemos considerar que la visión se da cuando la luz pasa mediante la superficie transparente del ojo, denominada córnea. Así, se enfoca por el cristalino sobre la retina, lugar donde estimula a las células llamadas bastones y conos. La función de estas es transformarla en impulsos eléctricos que son transportados por las fibras nerviosas hacia el nervio óptico y después al cerebro. Cuando este último la recibe, lo decodifica, pudiendo tener el sentido de la visión.

Como se puede advertir, es un proceso complejo, donde también forman parte otras estructuras relevantes. Entre estas, tenemos la pupila, que consiste en una abertura hacia el interior del ojo, que puede hacerse más pequeña o más grande para controlar la cantidad de luz que ingresa al globo ocular. A la misma vez, la parte coloreada, denominada iris, es un músculo que regula el tamaño de la pupila.

Sin embargo, todas las estructuras visuales cambian por un inevitable envejecimiento. En este sentido, la córnea pierde una cantidad considerable de su sensibilidad, la pupila reduce su tamaño y puede ser más lenta para modificar el tamaño como respuesta a la oscuridad o a una luz brillante. Asimismo, el cristalino pierde flexibilidad, se vuelve opaco y amarillento. Las almohadillas de grasa que soportan al globo ocular disminuyen, hundiendo a este órgano en su órbita. Por último, los músculos visuales carecen de la capacidad de rotar de manera completa al ojo.

Por ende, los especialistas recomiendan que las personas mayores de 40 años se sometan a un examen visual de rutina a lo menos una vez al año, ya que diversos problemas severos pueden tratarse si se diagnostican en etapas precoces. Además, algunos cambios visuales pueden empezar a los 30 años.

Posted in Datos, Oftalmología, Salud VisualComments (0)

Riesgos para los ojos ante excesiva exposición a rayos UV

La temporada de verano es sin duda una época hostil para los ojos. Las condiciones ambientales son una permanente agresión: aumento de la temperatura del aire, disminución de la humedad, más viento, polvo en suspensión y especialmente lo exposición al sol y a los rayos ultravioleta, pueden generar a largo plazo tumores y otras enfermedades oculares.

La capa de ozono, año a año se va deteriorando y deja de funcionar como escudo protector contra los dañinos rayos ultravioleta, aumentando así la radiación directa. Es por esto, que cada vez hay que redoblar las precauciones y estar más atentos al cuidado de nuestra piel y ojos.

Durante la época estival, para la realización de actividades recreativas al aire libre, deportes y el día a día, es de suma importancia un 100% de protección para la vista. Si  bien la mayoría de la gente sabe y se preocupa de proteger la piel de los rayos UV, también es necesario que se tome conciencia sobre el cuidado de los ojos. Estudios demuestran que una exposición sin protección es el factor principal en la génesis de tumores y otras patologías que comprometen la salud visual a lo largo de la vida.

Cáncer ocular

El tumor maligno más frecuente de piel y párpados es el cáncer basocelular, que se presenta especialmente en la cabeza y el cuello por ser las zonas más desprotegidas del cuerpo. Es el 90% de los tumores malignos de párpados en USA y 20% de todos los tumores palpebrales.  Es más común en adultos de piel clara entre los 50 y 80 años pero también puede presentarse en los más jóvenes, entre 20 y 40 años, con  5 a 15 %.  Las personas blancas, de ojos claros, demasiado expuestos a la luz solar y con antecedentes familiares de cáncer de piel son los más afectados. Si se reseca o extirpa precozmente, la mayoría de las veces se puede curar ya que rara vez da metástasis. Si se deja evolucionar sin control, las consecuencias pueden ser fatales.

Otro tumor maligno representa el 1%, es el lelanoma, se presenta intra ocularmente y es un tipo de cáncer agresivo que puede afectar varias partes del ojo: el párpado, la órbita, el iris,  la coroides, entre otros. Este cáncer puede darse únicamente en el ojo o puede hacer metástasis a otro lugar en el cuerpo, pero también puede comenzar sobre la piel u otros órganos y llegar al ojo.  Dentro de los síntomas podemos encontrar, ojos saltones, cambios en el color del iris, visión deficiente, enrojecimiento y dolor. Los tratamientos van desde láser o radioterapia, si el tumor es pequeño, aunque en algunos casos es necesario extirpar el ojo.

Para no llegar a esto, la manera más fácil es prevenir de forma conciente, evitando la exposición excesiva y directa a la luz solar, especialmente en las horas en que son más intensos (11 am a 14 pm), además usar lentes de sol, verificando que tengan protección contra los rayos UV.

TIPS DE CUIDADOS
• Los lentes de sol deben tener filtro contra los rayos ultravioletas (UV).
• Utilizar lentes de sol no sólo en época de primavera – verano. Durante los días nublados también afectan los rayos UV.
• Los lentes fotosensibles son una buena opción, ya que se oscurecen según la cantidad de rayos UV.
• Adquiri lentes de sol en ópticas o lugares especializados.
• Exigir la garantía del fabricante que avale las especificaciones del producto.
• Ojo con las imitaciones y los lentes de cuneta.
• Complementar el uso de lentes de sol, con sobrillas, viseras o gorros al realizar actividades deportivas o al estar en exposición directa, por ejemplo en la playa.  Así protegemos la parte superior, inferior y los laterales de nuestros ojos y que nos son cubiertos por los lentes.

 

Posted in Datos, Enfermedades, Lentes, Oftalmología, Retina, Salud VisualComments (0)

Parásitos que pueden habitar en tus lentes de contacto

Si usas lentes de contacto, esta información te podría ser de ayuda. Si bien los lentes de contacto son muy útiles, al mismo tiempo requieren un cuidado que no todos están dispuestos a tener.

Este objeto está pegado a tu ojo, una de las zonas más sensibles y vulnerables del cuerpo. Es obvio que cualquier descuido puede dañarlo, pero no limpiar los lentes es simplemente muy peligroso. ¿La razón? Unas amebas que parasitan tus ojos.

La Acanthamoeba es un parásito que vive en el agua que sale de la llave, los ríos, arroyos, piscinas y duchas. Esta prácticamente en todos lados. Esta ameba se alimenta de las bacterias en la córnea, y los más expuestos a ellas quienes usan lentes de contacto.

Al comienzo causan dolor, y aunque los casos de infección no son tantos, la cura es dolorosa. Consiste en un lavado de ojo realizado por un oftalmólogo, a veces es necesario realizar un trasplante de córnea. En el peor de los casos, si el parásito está muy adentro del ojo, el paciente perderá la vista.

Para reconocer este parásito debemos tener en cuenta que causa dolor, picazón, visión borrosa y sensibilidad a la luz. Claro que para confirmar si realmente se está infectado hay que consultar con un médico.

A veces ocurre porque se lava el estuche con agua del grifo o bien al ducharse. Hay que tener en cuenta que el espacio entre el ojo y el lente es donde vive la ameba, y si tienes los lentes de contacto puestos por demasiado tiempo existe la posibilidad de que se llene de habitantes indeseados.

Un caso que salió a la luz es el de una chica taiwanesa que no se quitó los lentes por 6 meses, y las amebas se comieron sus ojos. En este período el oxígeno faltó en este espacio, lastimando el tejido epitelial y creando heridas donde surgieron bacterias, alimento ideal para la ameba.

Este es un caso extremo, pero realmente es posible que un parásito se instale en tu ojo si no lavas bien el estuche y los lentes, y además los usas por algún tiempo sin quitarlos.

Posted in Datos, Enfermedades, Lentes, Oftalmología, Salud VisualComments (0)

La alta miopía es un peligro para la retina

La miopía es un defecto refractivo que causa una visión borrosa, ya que los objetos lejanos se enfocan por delante de la retina y no sobre ésta, como debería ser. La alta miopía ocurre cuando estos pacientes tienen más de 6 dioptrías, generándose un estiramiento excesivo del ojo y todas sus estructuras.

Este trastorno tiene un efecto directo sobre la retina, que puede perder su grosor. Los principales problemas que estas personas podrían sufrir son el desprendimiento de retina, membranas neovasculares, hemorragias submaculares, atrofia coriorretiniana, crecimiento de vasos por debajo de la retina en la zona macular, agujero macular miópico o separación de las capas de la retina macular.

No obstante, el diagnóstico temprano de esta enfermedad oftalmológica puede cambiar notoriamente el futuro de la visión.

Alrededor del 40% de los miopes con más de 8 dioptrías son altamente propensos a sufrir alguna enfermedad del centro de la retina, implicando una considerable pérdida de la visión. Así lo asegura el oftalmólogo Carlos Mateo, del Instituto de Microcirugía Ocular (IMO) de España. El profesional agrega que, por este motivo, esta patología es hoy una de las principales preocupaciones del mundo oftalmológico.

El experto del IMO sostiene que las enfermedades retinianas pueden ocasionar una discapacidad visual notable e influir directamente en la calidad de vida de las personas, sobre todo cuando están en edad laboral, que son los pacientes que mayormente tienen esta anomalía.

Las personas que sufren de alta miopía alcanzan un 2% de la población. Además de producir complicaciones en la retina, estos pacientes también tienen una mayor predisposición a otras enfermedades oftalmológicas, como el glaucoma o cataratas.

Síntomas de la alta miopía

Las manifestaciones de la alta miopía son líneas onduladas o manchas opacas dentro del campo visual. También ocurre una pérdida de la agudeza de la vista. No obstante, aunque no haya síntomas de este tipo y la enfermedad está diagnosticada, es importante que estos pacientes acudan a controles oftalmológicos periódicamente para descartar lesiones en la retina, que en muchas ocasiones no son detectadas.

Tratamiento para la alta miopía

Si bien los anteojos y lentes de contacto pueden ayudar a corregir la vista de los pacientes miopes, no constituyen una solución definitiva para el problema. Los procedimientos actuales que se utilizan en estos casos son la cirugía Lasik y, en los casos en que la miopía sea demasiado alta, podrían necesitarse lentes intraoculares fáquicos.

Es posible que se requiera usar técnicas combinadas de Lasik y lentes intraoculares, para tratar ametropías que no puedan corregirse con un solo método.

 

Posted in Cirugía Refractiva, Datos, Lentes, Oftalmología, Retina, Salud VisualComments (0)

¿Qué es un Entropión?

El Entropión es una alteración en la forma de los párpados que puede causar molestias por el contacto de las pestañas con la córnea o la conjuntiva. Esta afección también puede causar molestias estéticas y solo la cirugía figura como solución para esta condición.

La patología puede ser hereditaria o generada por la debilidad de los tejidos de los párpados ocasionados por la edad. No obstante, habitualmente es causada por un espasmo o el debilitamiento de los músculos que circundan la parte inferior del ojo. En los bebés, casi nunca causa problemas, ya que sus pestañas son muy suaves y no lesionan la córnea con facilidad.

Si la inversión es hacia fuera es denominado ectropión y si la inversión es hacia adentro se denomina entropión. El entropión suele ser el causante de las lesiones conjuntivo-cornéales, por el contacto con las pestañas.

Los síntomas de esta condición se manifiestan en disminución de la visión si la córnea está lesionada, lagrimeo excesivo, dolor o molestia en los ojos, Irritación en los ojos y enrojecimiento. El médico generalmente puede diagnosticar esta afección al examinar los párpados y, por lo general, no se requieren exámenes especiales.

Como tratamiento las lágrimas artificiales pueden evitar que el ojo se reseque y pueden ayudarle a que se sienta mejor, por otra parte la cirugía para corregir la posición de los párpados por lo general funciona bien. El pronóstico generalmente es bueno si la afección se trata antes de que se presente daño al ojo.

La mayoría de los casos de entropión no se pueden prevenir, pero el tratamiento reduce el riesgo de que se presenten complicaciones. Acuda al médico si tiene ojos rojos después de visitar un área donde se presenta tracoma (norte de África o el sur de Asia).

 

 

Posted in Datos, Enfermedades, Oftalmología, Retina, Salud VisualComments (0)

¿En qué consiste la opacidad del cristalino?

La opacidad del cristalino es comúnmente llamada catarata. Esta enfermedad impide que la luz entre directamente a la retina y que se formen las imágenes correctamente.

La catarata surge en una estructura natural que tenemos dentro del ojo llamada cristalino, que es un lente natural totalmente transparente que ayuda a enfocar las imágenes hacia la retina.

Los síntomas de una persona con cataratas son: una visión cada vez más pañosa (una especie de neblina) y que todo se pone más opaco, como si faltara luz. Este problema se puede presentar en personas de cualquier edad, sin embargo, es después de los 60 años que generalmente comienza a dificultar la visión.

¿Cuál es el tratamiento a seguir? La catarata se trata solamente con operación y para esto existen varias técnicas, pero al final todas se resumen en extraer este lente y colocar uno artificial. Lo positivo de esta cirugía es que no necesita anestesia general ni hospitalización. La cirugía cuenta con alto nivel de seguridad y bajos índices de complicaciones. El tiempo de recuperación varía de acuerdo al tipo de técnica y cirugía que se practica y variando de tres días a tres semanas.

Existen distintos tipos de catarata:

  • Congénita
  • Traumática
  • Metabólica
  • La medicamentosa
  • La normal por la edad

Existen diversos mitos, por tanto es importante aclara que es falso:

  • Que la catarata duele
  • Que hay que dejarla madurar
  • Que no se requiere cirugía
  • Que existen tratamientos de gotas y vitaminas que eviten la formación de una catarata.

La catarata tiende a confundirse con otras enfermedades como manchas o nubes que puedan aparecer en los ojos, como el pterigión, una telita que crece frente al ojo, no adentro de él, como el caso e la catarata.

Por todo esto recomendamos incrementar los cuidados de la vista con una visita al oftalmólogo para detectar la presencia y la gravedad de una catarata, además de cualquier otro padecimiento que pudiera estar ocasionando una visión borrosa o alguna otra molestia.

Posted in Córnea, Datos, Enfermedades, Oftalmología, Retina, Salud VisualComments (0)

PHVsPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZHNfcm90YXRlPC9zdHJvbmc+IC0gdHJ1ZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzE8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjVhLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjViLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzM8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjVjLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzQ8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjVkLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX21wdV9hZHNlbnNlPC9zdHJvbmc+IC0gPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfbXB1X2Rpc2FibGU8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfbXB1X2ltYWdlPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tL2Fkcy8zMDB4MjUwYS5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF9tcHVfdXJsPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdG9wX2Fkc2Vuc2U8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF90b3BfZGlzYWJsZTwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF90b3BfaW1hZ2U8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzQ2OHg2MGEuanBnPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdG9wX3VybDwvc3Ryb25nPiAtIHd3dy5zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmNvbTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF8xPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdXJsXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb208L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF91cmxfMzwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cud29vdGhlbWVzLmNvbTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF80PC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWx0X3N0eWxlc2hlZXQ8L3N0cm9uZz4gLSBkZWZhdWx0LmNzczwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2F1dGhvcjwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYXV0b19pbWc8L3N0cm9uZz4gLSBmYWxzZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2N1c3RvbV9jc3M8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19jdXN0b21fZmF2aWNvbjwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly9zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmNvbS93cC1jb250ZW50L3VwbG9hZHMvMjAxMC8wNi9mYXZpY29uLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ZlYXR1cmVkX2NhdGVnb3J5PC9zdHJvbmc+IC0gU2VsZWN0IGEgY2F0ZWdvcnk6PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fZmVhdF9lbnRyaWVzPC9zdHJvbmc+IC0gNTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ZlZWRidXJuZXJfaWQ8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19mZWVkYnVybmVyX3VybDwvc3Ryb25nPiAtIDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2dvb2dsZV9hbmFseXRpY3M8L3N0cm9uZz4gLSA8c2NyaXB0IHR5cGU9XCJ0ZXh0L2phdmFzY3JpcHRcIj4NCg0KICB2YXIgX2dhcSA9IF9nYXEgfHwgW107DQogIF9nYXEucHVzaChbXCdfc2V0QWNjb3VudFwnLCBcJ1VBLTE2NTA0Mzc0LTFcJ10pOw0KICBfZ2FxLnB1c2goW1wnX3RyYWNrUGFnZXZpZXdcJ10pOw0KDQogIChmdW5jdGlvbigpIHsNCiAgICB2YXIgZ2EgPSBkb2N1bWVudC5jcmVhdGVFbGVtZW50KFwnc2NyaXB0XCcpOyBnYS50eXBlID0gXCd0ZXh0L2phdmFzY3JpcHRcJzsgZ2EuYXN5bmMgPSB0cnVlOw0KICAgIGdhLnNyYyA9IChcJ2h0dHBzOlwnID09IGRvY3VtZW50LmxvY2F0aW9uLnByb3RvY29sID8gXCdodHRwczovL3NzbFwnIDogXCdodHRwOi8vd3d3XCcpICsgXCcuZ29vZ2xlLWFuYWx5dGljcy5jb20vZ2EuanNcJzsNCiAgICB2YXIgcyA9IGRvY3VtZW50LmdldEVsZW1lbnRzQnlUYWdOYW1lKFwnc2NyaXB0XCcpWzBdOyBzLnBhcmVudE5vZGUuaW5zZXJ0QmVmb3JlKGdhLCBzKTsNCiAgfSkoKTsNCg0KPC9zY3JpcHQ+PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29faG9tZTwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29faG9tZV90aHVtYl9oZWlnaHQ8L3N0cm9uZz4gLSA1NzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2hvbWVfdGh1bWJfd2lkdGg8L3N0cm9uZz4gLSAxMDA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV9zaW5nbGU8L3N0cm9uZz4gLSBmYWxzZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2xvZ288L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy8xMi1zdi5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19tYW51YWw8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vc3VwcG9ydC90aGVtZS1kb2N1bWVudGF0aW9uL2dhemV0dGUtZWRpdGlvbi88L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19yZXNpemU8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc2hvcnRuYW1lPC9zdHJvbmc+IC0gd29vPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc2hvd19jYXJvdXNlbDwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaG93X3ZpZGVvPC9zdHJvbmc+IC0gZmFsc2U8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaW5nbGVfaGVpZ2h0PC9zdHJvbmc+IC0gMTgwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc2luZ2xlX3dpZHRoPC9zdHJvbmc+IC0gMjUwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fdGFiczwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fdGhlbWVuYW1lPC9zdHJvbmc+IC0gR2F6ZXR0ZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3VwbG9hZHM8L3N0cm9uZz4gLSBhOjEwOntpOjA7czo1NzoiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvMTItc3YuanBnIjtpOjE7czo4MzoiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvMTEtSGVhZGVyX0Jsb2dfU2FsdWRfYV9sYV9WaXN0YS5qcGciO2k6MjtzOjc4OiJodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy8xMC11bHRyYV9ub3Zfc2FsdWRhbGF2aXN0YS5qcGciO2k6MztzOjgxOiJodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy85LXVsdHJhX29jdHVicmVfc2FsdWRhbGF2aXN0YS5qcGciO2k6NDtzOjY3OiJodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy84LXNhbHVzYWxhdmlzdGEuanBnIjtpOjU7czo2NjoiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvNy1sb2dvXzAwMV8oMikuanBnIjtpOjY7czo3NToiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvNi1sb2dvX3NhbHVkX2FfbGFfdmlzdGEuanBnIjtpOjc7czo3NToiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvNS1sb2dvX3NhbHVkX2FfbGFfdmlzdGEuanBnIjtpOjg7czo1ODoiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvNC1sb2dvLmpwZyI7aTo5O3M6NTg6Imh0dHA6Ly9zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmNvbS93cC1jb250ZW50L3dvb191cGxvYWRzLzMtbG9nby5qcGciO308L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb192aWRlb19jYXRlZ29yeTwvc3Ryb25nPiAtIFNlbGVjdCBhIGNhdGVnb3J5OjwvbGk+PC91bD4=