Categorizado | Oftalmología, Salud Visual

Los niños pequeños tienen mayor probabilidades de sufrir quemaduras químicas en los ojos

Los niños pequeños tienen mayor probabilidades de sufrir quemaduras químicas en los ojos

Los accidentes que involucran productos químicos fueron por mucho tiempo relacionados como accidentes laborales.

Pero según un estudio publicado por JAMA Ophthalmology los niños pequeños tienen mayor riesgo de  este tipo de lesiones, en algunos casos incluso provocando ceguera.

Esto se debe a que los niños son  curiosos y pueden rociarse a sí mismos en la cara con un limpiador doméstico o apretar un paquete de detergente líquido hasta que explote.

La mayoría de los padres aleja los productos de limpieza del alcance de los niños por el miedo a que ellos los ingieran, pero pueden no ser conscientes de que incluso los aerosoles de limpieza o desinfectantes para las manos a base de alcohol también deben mantenerse fuera de su alcance.

Las quemaduras químicas en los ojos ocasionadas por productos industriales y productos de limpieza generalmente se consideran accidentes laborales, por lo mismo es que se exige a las personas que manipulan este tipo de productos que utilicen gafas de seguridad y protectores faciales y así evitar accidentes.

Los investigadores detectaron que los niños de 1 y 2 años de edad tienen las tasas más altas de lesiones en los ojos a causa de productos químicos en el hogar. Aproximadamente 28 de cada 100.000 niños de 1 año y 23 de cada 100.000 de 2 años tenían quemaduras en los ojos, mientras que los adultos de 18 y 64 años sólo alcanzaban a 13 de cada 100.000

Según el Dr. Alex Levin, jefe de oftalmología pediátrica del Eye Hospital in Philadelphia, este “es un problema que puede causar ceguera que es una tragedia totalmente evitable”.

Este estudio sirvió para dimensionar la real magnitud de estos accidentes, según explica el  Dr. R. Sterling Haring, el primer autor del estudio. “No sabíamos el volumen relativo de los niños con este tipo de lesiones en relación con los adultos”, sostiene.

Este tipo de accidente son de carácter de emergencia. “Si el ojo entra en contacto con alguna sustancia química lo primero que se debe hacer es lavar el ojo con mucha agua durante al menos 20 minutos”, dijo el Dr.Cecil J. McCollum, un oftalmólogo y el director de los servicios de emergencia en el Callahan Eye Hospital de  U.A.B en Birmingham, Alabama. “Mientras más tiempo el químico esté en el ojo el daño será más grande”. Por lo mismo, es importante actuar rápido.

Después de eso, se aconseja ir de inmediato a un servicio de urgencias.

 
Tipos de productos que pueden dañar los ojos de los niños

Al momento de pensar en productos químicos peligrosos que se pueden encontrar en casa

todos pensamos en blanqueadores o limpiadores de baño, pero también lo pueden ser el vinagre , el quitaesmalte y los desinfectantes para manos a base de alcohol, ya que estos con tan solo una gota pueden ocasionar daños graves al ojo.

Bolsas de detergentes, que pueden parecerse a la de los dulces, son también una amenaza. Entre el 2012 y 2013, al menos 17.000 niños menores de 6 años ingirieron o tuvieron contacto con este líquido.

Por otra parte los niños en edad escolar esto quiere decir de 6 a 14 años tenían menor tasa de lesiones provocadas por químicos en el hogar, al igual que los adultos mayores de 74 años.

Consecuencias de una quemadura con químicos en los ojos

Dependiendo del paciente, existen distintas consecuencias. A veces, la irritación dura unos pocos días, en otras las quemaduras mas graves pueden disminuir la agudeza visual o incluso provocar ceguera.

Las córneas que generalmente son transparentes al ser expuestas a una quemadura química pueden dejar cicatrices en la capa frontal de esta , incluso también provocar la ceguera.

Los agentes alcalinos que se encuentran en los limpiadores de hornos, de drenaje y productos de amoníaco son generalmente más destructivo que los ácidos. “Las quemaduras alcalinas son realmente malas”, dijo el Dr. Levin, debido a que algunos productos pueden “comer a través del tejido”.

Por desgracia, aún no está definido qué productos son realmente los que pueden causar un daño permanente en los ojos tanto de niños como de adultos.

Mientras tanto, para prevenir es importante mantener los limpiadores para el hogar en alto al igual que los medicamentos con recetas. Las cerraduras en los gabinetes también pueden ser una muy buena idea, además presta atención una vez que hayas ocupado un producto como el blanqueador o limpiadores de baños, siempre torciendo en “off” cuando ya no estén en uso.

 

Fuente: www.nytimes.com

Este post fue escrito por:

- quién ha escrito 1208 post en Salud a la Vista, El Sitio de Salud Visual // Oftalmología.


Contacto

Leave a Reply

PHVsPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZHNfcm90YXRlPC9zdHJvbmc+IC0gdHJ1ZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzE8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjVhLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjViLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzM8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjVjLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzQ8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjVkLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX21wdV9hZHNlbnNlPC9zdHJvbmc+IC0gPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfbXB1X2Rpc2FibGU8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfbXB1X2ltYWdlPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tL2Fkcy8zMDB4MjUwYS5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF9tcHVfdXJsPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdG9wX2Fkc2Vuc2U8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF90b3BfZGlzYWJsZTwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF90b3BfaW1hZ2U8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzQ2OHg2MGEuanBnPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdG9wX3VybDwvc3Ryb25nPiAtIHd3dy5zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmNvbTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF8xPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdXJsXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb208L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF91cmxfMzwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cud29vdGhlbWVzLmNvbTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF80PC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWx0X3N0eWxlc2hlZXQ8L3N0cm9uZz4gLSBkZWZhdWx0LmNzczwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2F1dGhvcjwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYXV0b19pbWc8L3N0cm9uZz4gLSBmYWxzZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2N1c3RvbV9jc3M8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19jdXN0b21fZmF2aWNvbjwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly9zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmNvbS93cC1jb250ZW50L3VwbG9hZHMvMjAxMC8wNi9mYXZpY29uLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ZlYXR1cmVkX2NhdGVnb3J5PC9zdHJvbmc+IC0gU2VsZWN0IGEgY2F0ZWdvcnk6PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fZmVhdF9lbnRyaWVzPC9zdHJvbmc+IC0gNTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ZlZWRidXJuZXJfaWQ8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19mZWVkYnVybmVyX3VybDwvc3Ryb25nPiAtIDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2dvb2dsZV9hbmFseXRpY3M8L3N0cm9uZz4gLSA8c2NyaXB0IHR5cGU9XCJ0ZXh0L2phdmFzY3JpcHRcIj4NCg0KICB2YXIgX2dhcSA9IF9nYXEgfHwgW107DQogIF9nYXEucHVzaChbXCdfc2V0QWNjb3VudFwnLCBcJ1VBLTE2NTA0Mzc0LTFcJ10pOw0KICBfZ2FxLnB1c2goW1wnX3RyYWNrUGFnZXZpZXdcJ10pOw0KDQogIChmdW5jdGlvbigpIHsNCiAgICB2YXIgZ2EgPSBkb2N1bWVudC5jcmVhdGVFbGVtZW50KFwnc2NyaXB0XCcpOyBnYS50eXBlID0gXCd0ZXh0L2phdmFzY3JpcHRcJzsgZ2EuYXN5bmMgPSB0cnVlOw0KICAgIGdhLnNyYyA9IChcJ2h0dHBzOlwnID09IGRvY3VtZW50LmxvY2F0aW9uLnByb3RvY29sID8gXCdodHRwczovL3NzbFwnIDogXCdodHRwOi8vd3d3XCcpICsgXCcuZ29vZ2xlLWFuYWx5dGljcy5jb20vZ2EuanNcJzsNCiAgICB2YXIgcyA9IGRvY3VtZW50LmdldEVsZW1lbnRzQnlUYWdOYW1lKFwnc2NyaXB0XCcpWzBdOyBzLnBhcmVudE5vZGUuaW5zZXJ0QmVmb3JlKGdhLCBzKTsNCiAgfSkoKTsNCg0KPC9zY3JpcHQ+PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29faG9tZTwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29faG9tZV90aHVtYl9oZWlnaHQ8L3N0cm9uZz4gLSA1NzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2hvbWVfdGh1bWJfd2lkdGg8L3N0cm9uZz4gLSAxMDA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV9zaW5nbGU8L3N0cm9uZz4gLSBmYWxzZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2xvZ288L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy8xMi1zdi5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19tYW51YWw8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vc3VwcG9ydC90aGVtZS1kb2N1bWVudGF0aW9uL2dhemV0dGUtZWRpdGlvbi88L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19yZXNpemU8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc2hvcnRuYW1lPC9zdHJvbmc+IC0gd29vPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc2hvd19jYXJvdXNlbDwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaG93X3ZpZGVvPC9zdHJvbmc+IC0gZmFsc2U8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaW5nbGVfaGVpZ2h0PC9zdHJvbmc+IC0gMTgwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc2luZ2xlX3dpZHRoPC9zdHJvbmc+IC0gMjUwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fdGFiczwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fdGhlbWVuYW1lPC9zdHJvbmc+IC0gR2F6ZXR0ZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3VwbG9hZHM8L3N0cm9uZz4gLSBhOjEwOntpOjA7czo1NzoiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvMTItc3YuanBnIjtpOjE7czo4MzoiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvMTEtSGVhZGVyX0Jsb2dfU2FsdWRfYV9sYV9WaXN0YS5qcGciO2k6MjtzOjc4OiJodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy8xMC11bHRyYV9ub3Zfc2FsdWRhbGF2aXN0YS5qcGciO2k6MztzOjgxOiJodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy85LXVsdHJhX29jdHVicmVfc2FsdWRhbGF2aXN0YS5qcGciO2k6NDtzOjY3OiJodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy84LXNhbHVzYWxhdmlzdGEuanBnIjtpOjU7czo2NjoiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvNy1sb2dvXzAwMV8oMikuanBnIjtpOjY7czo3NToiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvNi1sb2dvX3NhbHVkX2FfbGFfdmlzdGEuanBnIjtpOjc7czo3NToiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvNS1sb2dvX3NhbHVkX2FfbGFfdmlzdGEuanBnIjtpOjg7czo1ODoiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvNC1sb2dvLmpwZyI7aTo5O3M6NTg6Imh0dHA6Ly9zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmNvbS93cC1jb250ZW50L3dvb191cGxvYWRzLzMtbG9nby5qcGciO308L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb192aWRlb19jYXRlZ29yeTwvc3Ryb25nPiAtIFNlbGVjdCBhIGNhdGVnb3J5OjwvbGk+PC91bD4=